La masa de frío polar que recorre la Península afecta vía una principal de Navarra

Pamplona, 16 ene (EFE).- La masa de aire frío polar que recorre la Península ha teñido ya de blanco el norte de Navarra, donde una carretera principal, la N-135, se ha visto ya afectada, y se espera que la nieve alcance a partir del miércoles la zona centro de la Comunidad foral, donde ya se han activado los dispositivos de vialidad invernal.

A lo largo de la mañana de este lunes, la nieve ha afectado a la N-135, Pamplona-Francia por Valcarlos, de forma que se ha prohibido la circulación de vehículos pesados a partir del kilómetro 31 y se ha exigido el uso de cadenas a partir de Burguete (kilómetros 42-45), en sentido Roncesvalles.

El resto de vías afectadas pertenecen a la red secundaria de carreteras, todas ellas ubicadas en los valles del Pirineo. Así, por causa de la nieve se ha cerrado la NA-176, Garde-Ansó, en el Puerto de Matamachos; y la NA-137 Burgui/Francia, en el Puerto de Belagua a partir de Juan Pito (kilómetro 47).

Además, se ha exigido el uso de cadenas en la NA-200 Isaba-Zuriza, informa en un comunicado el Gobierno de Navarra, que recomienda circular con precaución ante el progresivo descenso de la cota de nieve, que este martes se situará en promedios de 500 metros en la Comunidad foral.

Si el tiempo estaba siendo hasta ahora anormalmente cálido en Navarra, con temperaturas impropias para esta época del año, el fuerte temporal, asociado a las borrascas Gérard y Fien, ha devuelto a Navarra las imágenes típicamente invernales, con abundantes precipitaciones de nieve en la zona norte y los primeros problemas para el tráfico.

Para intentar minimizar estos problemas, la Dirección General de Obras Públicas e Infraestructuras ha activado un dispositivo de hasta 25 máquinas quitanieves a partir de la próxima madrugada. En concreto, los recursos alertados se distribuirán por los valles pirenaicos, Urbasa y Lizarraga y puerto de Etxauri y las localidades del entorno de Irurtzun.

Para este martes, se espera un descenso de la cota de nieve a 500 metros con riesgo de acumulaciones, por encima de esa altitud, de hasta 15 centímetros, así como viento racheado en las zonas altas de la mitad norte de Navarra.

Según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), se registra un riesgo naranja por nevadas en el tercio norte y de viento en toda la Comunidad Foral.

En Pamplona, la cota de nieve se situará este martes por la tarde en 500-700 metros, pero el miércoles bajará a los 400, lo que podría ocasionar la primera nevada de importancia de este invierno.

Por ello, el Ayuntamiento de Pamplona prepara sus recursos humanos y técnicos con un plan en el que también participan Policía Municipal, empresas de servicios contratadas por el Consistorio, Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, DYA y Cruz Roja.