Navarra asumirá la obra para sacar la vía férrea del polígono de Landaben

Pamplona (EFE).- La Comunidad foral asumirá el coste, en principio de 40 millones de euros, para sacar del polígono de Landaben la actual vía férrea. La actuación permitirá la expansión del terreno industrial donde se ubica Volkswagen, una infraestructura «estratégica» que se entregará a Adif para su integración en la línea convencional.

Así consta en el acuerdo entre los Gobiernos central y foral con Adif, la empresa pública gestora de las conexiones ferroviarias en España. Sus responsables han firmado este jueves en Pamplona el protocolo general de actuación para impulsar una nueva línea ferroviaria entre los polígonos de Landaben y Arazuri-Orkoien.

Rubricado el acuerdo, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha subrayado la importancia del mismo «para el desarrollo industrial de Navarra y para el impulso del transporte ferroviario de mercancías, de carácter estratégico para este Gobierno por su influencia en la necesaria transición ecológica de nuestro modelo productivo».

Se eliminará la «barrera» para ampliar Landaben

En el caso de Navarra, la actuación supone sacar del polígono de Landaben el tramo de vía férrea convencional por el que se acede a la estación de Pamplona. Actualmente supone una «barrera para la ampliación» de este polígono industrial donde se ubica la mayor factoría de Navarra, la fábrica de coches de Volkswagen, a la que se facilita así su expansión sin dejar de transportar sus vehículos en ferrocarril.

La ministra ha valorado que la decisión del Gobierno foral de financiar la obra «supondrá el impulso a la actividad industrial y la garantía de permanencia» de Volkswagen, en «una solución racional y eficiente que beneficia a todos» porque posteriormente se entregará a Adif para su gestión en la red ferroviaria convencional.

Por ello, el acto de hoy es «una manifestación de que la verdadera política significa vocación de servicio, escuchar las necesidades de la sociedad y dar respuesta a sus demandas», al tiempo que evidencia que «la cooperación -en este caso entre administraciones- redunda siempre en progreso y desarrollo».

En este caso además, supone un impulso al ferrocarril como vehículo menos contaminante que los de carreteras, ha dicho una ministra que, tras asegurar que «el objetivo compartido» por los Gobiernos central y foral es «que la alta velocidad llegue a Navarra», en varias ocasiones ha lamentado la gestión que se ha hecho en las últimas décadas para conseguirlo.

Firma del acuerdo para sacar la línea férrea de Landaben
La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, el consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza y la presidenta de ADIF Maria Luisa Domínguez tras la firma del protocolo que impulsará una nueva línea ferroviaria entre los polígonos de Landaben y Arazuri-Orkoien. EFE/ Jesus Diges

«La alta velocidad en Navarra ha adolecido de una planificación coherente y efectiva hasta hace pocos años. Ejecutarla como se planteaba de forma independiente a las de sus territorios vecinos que garantizan la continuidad y por tanto su funcionalidad aminoraba la eficiencia de esta gran inversión», ha dicho para señalar que ahora, con el estudio de «nuevas alternativas», su Gobierno trabaja para la conexión de los tramos navarros con Aragón y Euskadi.

Sobre esta última cuestión, y sobre la conexión de la Y vasca por Vitoria o por Ezkio, no ha aclarado posturas, al remitirse a los estudios complementarios, en redacción actualmente, que aclararán las circunstancias geotécnicas e hidrogeológicas que tienen estas opciones.

Así, ha sido contundente al asegurar que el año 2023 «va a ser un año crucial para el TAV navarro, pues todos los tramos estarán en obras o estarán finalizados», ha dicho ras anunciar que hoy mismo Adif publicará la licitación de la obra del viaducto sobre el Ebro, una actuación de 60 millones de euros que «permitirá adelantar su uso en tanto se desarrollan las conexiones planificadas que darán continuidad a la nueva línea».

Con todo, Sánchez ha defendido que su Gobierno «casi ha triplicado la inversión en el TAV navarro que realizaban los gobiernos anteriores» y ha comprometido su deseo de «maximizar esta inversión para ponerla al servicio de los navarros lo antes posible».

La cogobernanza «funciona»

«La cogobernanza funciona», ha subrayado sobre su entendimiento en este caso con el Gobierno foral, y que ha contrapuesto a los «comportamientos lamentables» de estos días «de algunos partidos que desprecian el consenso, que cuestionan la legitimidad emanada de las urnas, que usan las instituciones en su provecho y que se dicen defensores del orden constitucional mientras incumplen de manera contumaz y reiterada los preceptos de la propia Constitución».

También ha intervenido la presidenta del Gobierno foral, María Chivite, quien ha defendido el «trabajo intenso» realizado para que el Tren de Altas Prestaciones avance en Navarra, que le ha hecho asegurar que «2022 pasará a la historia como el año de mayor inversión en una infraestructura estratégica», ya que «dos de cada tres euros invertidos en el TAP desde 2009 se han ejecutado en esta legislatura».

En cuanto a la obra hoy acordada, la nueva variante entre los polígonos de Landaben y Arazuri-Orkoien, «permitirá impulsar el transporte ferroviario de mercancías, mucho más sostenible que el de carreteras, y que supondrá mayor competitividad» para las empresas navarras, especialmente para la factoría de Volkswagen.