Policías forales muestran su «hastío» y exigen al Gobierno que cumpla la ley

Pamplona (EFE).- Policías forales se han concentrado frente al Parlamento para mostrar su «malestar y hastío» por la «inacción» del Gobierno navarro, al que han exigido que cumpla la ley. El consejero de Interior, cuya dimisión han pedido, ha apuntado que hay cuestiones que «no son de voluntad política, sino de margen legal» y él no va a incumplir la ley.

De forma personal, sin siglas sindicales y al margen de unidades, los policías han protagonizado una concentración ruidosa encabezada por una pancarta en la que se leía: «El Gobierno de Navarra incumple la ley de policías. Remírez ponte a trabajar ya».

Coincidiendo con el inicio de la sesión plenaria los pitidos y los gritos, sobre todo pidiendo la dimisión del consejero, pero también alguno de la presidenta, han arreciado según los miembros del Ejecutivo, entre los que no se encontraba el consejero de Interior, iban entrando en la Cámara.

«Basta ya a la inacción de este Gobierno»

Allí, un agente ha agradecido a sus compañeros su capacidad de organizarse para alzar la voz y «decir basta ya a la inacción de este Gobierno porque lleva tres años y medio sin hacer su trabajo, sin aprobar el Reglamento de la Ley de Policías de Navarra».

Tras avanzar que no van a parar hasta que «se apruebe el Reglamento de todos», ha dicho que confía, espera y desea que si el consejero Javier Remírez «no hace su trabajo tenga la suficiente dignidad como para dimitir».

«Señor consejero deje de tuitear y póngase a reglamentar», le ha instado, para concluir agradeciendo especialmente el esfuerzo de sus compañeros de Tudela y demandar «por todos y para todos, Reglamento ya».

Posteriormente, una vez ya iniciado el pleno, el consejero de Interior ha llegado al Parlamento, al que ha accedido desde el garaje, y allí, en declaraciones a los medios de comunicación ha manifestado que no va a saltarse la ley.

Policías forales frente al Parlamento de Navarra
Los policías forales se han concentrado frente al Parlamento de Navarra. EFE/Jesús Diges

«El consejero tiene que cumplir la ley y moverse dentro de los márgenes de la ley. Hay cuestiones que no son de voluntad política, sino de margen legal y si me salgo del margen legal eso tiene un nombre y se llama prevaricación», ha aseverado Remírez.

Ha explicado que «hay cuestiones pendientes de desarrollo y otras dependen del margen legal, como el incremento de retribuciones por encima de lo ya incrementado que exige una habilitación específica del Gobierno de España que está ya solicitada»

Como ejemplo ha mencionado que en la pasada legislatura «un decreto que no cumplió con los trámites oportunos se anuló y provocó que hubiera que impulsar una ley específica que evitó que se redujera la retribución a más de 700 policías forales».

Asimismo ha insistido en la necesidad de gestionar de forma correcta las expectativas. «No se pueden generar expectativas que se sabe que no se van a poder cumplir como ocurrió con la ley foral de 2018 que nació bloqueada en términos retributivos», ha agregado.

El consejero Remírez tiene la «mano tendida» para trabajar

Remírez, quien ha opinado que las reivindicaciones son «justas y legítimas», ha aludido al hecho de que la convocatoria estaba al margen de los propios sindicatos, por lo que, ha indicado, todos deben hacer una «crítica constructiva», tras lo que ha asegurado que tiene la «mano tendida para trabajar».

En cuanto a la petición de dimisión, ha dicho: «Creo que han pedido la dimisión de consejero de Interior en todas las legislaturas, por lo tanto una tradición».

Ha insistido, no obstante, en que «los datos objetivos señalan que esta ha sido una legislatura de avances en materia de Policía Foral, tanto de recursos materiales y humanos como de condiciones laborales».

En ese sentido ha resaltado el incremento presupuestario, la puesta en marcha del PSIS para la construcción de una nueva comisaría, la jubilación anticipada desde los 59 o 60 años, incrementos salariales o las 200 plazas convocadas. 

Edición web: Javier Rodrigo