Sequía en Bardenas: se adelanta el cierre de la campaña de riegos

La Comunidad General de Regantes del Canal de las Bardenas ha acordado el cierre de la campaña de riegos, dos semanas antes de lo habitual. La medida se toma tras la temporada más seca de la historia y con el embalse de Yesa en niveles mínimos, informa la entidad en su página web.

De las aportaciones al embalse de Yesa del año hidrológico, dos meses se han situado por encima de la media de los diez últimos años (diciembre y enero), mientras que los diez meses restantes han estado claramente por debajo de la media.

Sequía en Yesa
El pantano de Yesa, en mínimos históricos. EFE/Jesús Diges

Así, la situación hídrica desde el 1 de febrero se enmarca en la campaña de riego con menos aportaciones de la historia de Bardenas, concretamente un 17,4 % menos de aportaciones que el anterior periodo más seco.

A esta escasez de aportaciones, se ha añadido la carencia de precipitaciones en la zona regable (un 46 % menos respecto a la media de los últimos diez años) y las altas temperaturas de primavera y verano. Esta situación ha disparado las necesidades hídricas de los cultivos.

Una de las campañas más secas de la historia

Desde el pasado 9 de marzo, fecha en la que arrancó la campaña de riegos, con reparto de dotaciones o cupos y con una reserva hídrica total por entonces del 69 %, a principios de abril se produjo una parcial recuperación de las reservas. Se debió a un prematuro deshielo en un embalse de Yesa que no llegó a llenarse, así como por unas bajas necesidades de riego debido a un episodio de lluvias.

De esta manera, se reinició el reparto de dotaciones el 17 de mayo con 396 hectómetros cúbicos almacenados en el embalse de Yesa (89 % del volumen bruto y un 76 % del volumen neto utilizable). En ese sentido, esta campaña han salido 159 hectómetros cúbicos al río Aragón, mientras que la media de los últimos 10 años se sitúa en 574.

A partir del 19 de mayo, el volumen almacenado en el embalse de Yesa comenzó a situarse en nivel de prealerta, posteriormente en alerta y los últimos tres meses se vienen situando en nivel de emergencia. Todo ello según los umbrales de sequía establecidos en el Plan Especial de Sequía establecidos por la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Sequía en Yesa
La sequía es evidente en muchas zonas del pantano de Yesa. EFE/Jesús Diges

En consecuencia, se han producido importantes restricciones de riego, especialmente en cultivos de alto valor añadido, lo que ha derivado en pérdidas de cosecha y con incertidumbre para las próximas siembras de otoño.

Con todo, la campaña 2021-2022 acaba en niveles mínimos históricos y con preocupación, «pues de nuevo deja a la campaña que viene al azar de la climatología», señala la Comunidad de Regantes.

La Comunidad denuncia la falta de regulación estructural

Una vez más, destaca este organismo, «se refleja la falta de regulación estructural que padece el Sistema de Bardenas, poniéndose nuevamente de manifiesto que el presente y futuro de Bardenas pasa por la terminación de la obra del recrecimiento del embalse de Yesa, la terminación de los planes coordinados, la modernización de regadíos y la gestión del recurso».

Por estos motivos, la Junta de Gobierno de la Comunidad de Regantes ha acordado el final de la campaña de riegos para tratar de recuperar las reservas y poder dar comienzo el periodo de mantenimiento del Canal de Bardenas, acequias principales y redes secundarias. 

Edición: Javier Rodrigo