Por qué hay menos huevos o leche en el súper

Juan Javier Ríos |

Madrid (EFE).- Antes de la pandemia ver un lineal vacío de alimentos era muy raro; llegó la covid-19 y fue algo más normal; ahora, tras superarla, los consumidores observan estantes en los que escasean leche o huevos puntualmente y que hacen pensar en un adiós a la época de nadar en la abundancia.

Las fuentes del sector lácteo, del huevo, del cárnico y del gran consumo consultadas por Efeagro coinciden en ello: no es que vaya a haber desabastecimiento pero sí escasez en momentos puntuales y es consecuencia de una reestructuración que, en el caso de la ganadería, pasa por tener menos animales en producción.

Leche en un supermercado. Claves del adiós a la abundancia en la alimentación
Leche en un supermercado. EFE/ Fernando Villar

Se debe al hecho de que el ganadero sigue teniendo dificultades para repercutir todos sus costes al resto de los eslabones de la cadena en una época en la que están disparados, como sucede con los piensos, pero también hay otros motivos, como en el caso de los huevos es la eliminación progresiva del sistema intensivo de jaulas.

También hay otras claves que tienen que ver con la demanda internacional.

Huevos

Es probablemente uno de los alimentos en los que pueden verse lineales con menos abundancia de producto, sobre todo a determinadas horas del día, y hay causas multifactoriales, según explican a Efeagro fuentes de Dagu, empresa líder en la producción de huevos en España.

Apuntan a que hay menos huevo disponible en los supermercados porque hay menos producción, debido a esa subida del coste de los insumos y a la eliminación progresiva del sistema de jaulas, y porque hay más exportación a países del norte de Europa cuya cabaña está mermada por la gripe aviar.

Venta de huevos en un mercado. Claves del adiós a la abundancia en la alimentación.
Una pollería muestra los precios de la docena de huevos en el mercado de Barceló en Madrid. EFE/ Mariscal

Esto ha llevado a que se acabe con el «histórico» excedente de huevos que tenía España, a que la oferta-demanda nacional esté por lo tanto más ajustada y el precio del alimento haya subido entre un 32 y un 48 % desde principios de año, según datos del Gobierno.

El gerente de Granjas Villarreal, Jaime Villarreal, tampoco cree que vaya a haber desabastecimiento porque hay producción para ello y para responder a esa mayor demanda del exterior.

Ellos siguen funcionando «con normalidad» y, aunque haya puntualmente estantes más vacíos no cree que sea «alarmante».

Leche

En el caso de la leche y de los lácteos, hay que partir de que España produce menos de lo que consume, por lo que tiene que importar pero es que ahora la dependencia del exterior es mayor hasta el punto de que las compras han subido más de un 17 % en el último año, según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Es más necesario porque la producción nacional de leche ha caído un 2 % en enero-octubre, respecto al mismo período anterior, y un 4 % si se compara octubre de 2022 con octubre de 2021 porque se han sacrificado casi 26.000 vacas lecheras en un año.

La industria láctea Gaza, en Zamora. claves del adiós a la abundancia de alimentos
La industria láctea Gaza, en Zamora. EFE/ Mariam A. Montesinos

El director de la mayor asociación de productores de leche (Agaprol), Francisco Fernández, ha confirmado que la producción «sigue bajando» aunque el ritmo de envío de vacas al matadero es ahora menor que hace unos meses.

Esto ha llevado a que haya «algo de escasez» de leche y a que algunas industrias dejen de fabricar «referencias de lácteos muy específicos».

La Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil) decidió esta semana salir al paso de las «afirmaciones aparecidas» sobre «un supuesto desabastecimiento» para asegurar que el abastecimiento en España «está asegurado».

Fuentes de la industria lechera privada confirman a Efeagro que ha habido una reducción de la producción nacional en los últimos meses por la sequía o por el aumento del coste de los insumos, pero las ganaderías están reponiendo novillas para producir más en el futuro.

Desde el gran consumo, la asociación de fabricantes y distribución Aecoc indica que la leche «siempre está» entre las categorías con más rupturas de «stock» pero, «aún así, tiene una tasa de disponibilidad del 92,1 %».

Transmiten el mensaje de que «leche siempre hay» y que el tiempo de reposición, si faltara producto, «es de 24 horas».

Carne

Dentro de los productos obtenidos de la ganadería, la carne es la que ahora sufre menos escasez, según aseguran fuentes solventes del sector cárnico.

En primavera sí hubo problemas con la irrupción de la guerra y la crisis de las materias primas y el resto de los insumos pero ahora la situación se ha normalizado.

Una carnicería. Claves del adiós a la abundancia en la alimentación
Vista de una carnicería en un mercado de Zaragoza. EFE/ Javier Cebollada

Desde la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice) han indicado que no tienen «constancia alguna» de que «exista escasez en estos momentos».

No obstante, sí reconocen que hay menor producción en la ganadería y eso puede llevar a momentos de «menor disponibilidad» de alimento.