«Khao soi», la sopa tailandesa de «las abuelas» que conquistó al mundo

Nayara Batschke y Sirin Mungcharoen |

Bangkok (EFE).- Un tradicional puchero del norte de Tailandia, conocido como «khao soi» y que se considera un símbolo de la gastronomía local, ha roto fronteras y se alzó como la mejor sopa del mundo gracias a su compleja combinación de sabores, texturas y múltiples influencias culturales.

La sopa tailandesa, originaria de la región norte del país y cuya antigüedad exacta se desconoce, consiste en un caldo de leche de coco con pollo en el que se combinaron numerosas influencias culinarias, entre ellas las chinas e indias, y resultan en la creación de algo «nuevo y único».

YouTube player


«El ‘khao soi’ es una mezcla completa de sabores que es una combinación de Tailandia y muchas otras naciones del Sudeste Asiático», con elementos de «partes de Birmania, el sur de China y también Laos», dice en una entrevista con Efe la antropóloga Nattha Chuenwattana, experta en estudios de gastronomía y cultura.

Entre los ingredientes clave para esta cremosa sopa figuran los fideos de huevo, una pasta de curry, carne de pollo, cerdo o ternera, leche de coco, pepinillos de mostaza y fideos crujientes, finalizados con ensalada picada.

La peculiar combinación, en la que alcanzar el perfecto equilibrio entre el picante, la acidez, el amargor y la dulzura es fundamental, ha ido ganando cada vez más adeptos no solo en Tailandia sino en todo el mundo en los últimos años.

«Khao soi»: mejor del mundo de la guía TasteAtlas

Recientemente, el «khao soi» fue elegido el mejor del mundo por la guía de viajes TasteAtlas, que reúne recetas auténticas, reseñas de críticos gastronómicos y artículos de investigación sobre ingredientes y platos populares, al derrotar otras 99 delicatessen y con una puntuación de 4,9 sobre 5.

Aunque sus orígenes y longevidad son inciertas, las evidencias sugieren que las primeras versiones del plato nacieron a partir del fuerte comercio de especias en la región norte de Tailandia, en aquel entonces parte del reino Lanna (siglos 12-16) y cuyo territorio se extendía por algunas áreas de lo que hoy es Birmania (Myanmar), China y Laos.

«Era una región con un intenso flujo de mercancías, especias, comidas, así como de intenso movimiento de diferentes personas y culturas. Por eso, se presentaba como la zona ideal para que naciera un plato como el ‘khao soi'», asegura la experta.

«La ascensión del ‘khao soi’ como la mejor sopa del mundo es realmente la elección y reconocimiento de la cultura regional de Tailandia», completa.

La comida afectiva que rompió fronteras

En el norte de Tailandia, el «khao soi» está presente en el día a día de los lugareños y se puede encontrar «en cada rincón» de la zona, por lo que es considerado una suerte de «comfort food» para los originarios de esa región.

En la última década, sin embargo, el puchero se expandió a otras partes del país y se convirtió, también, en un símbolo del «desplazamiento de la población y globalización» que marcan los días actuales.

Una pareja toma sopa tailandesa
Una pareja toma la tradicional sopa tailandesa, «khao soi». EFE/ Nicole Protonentis

«Cuando la gente del norte viene a nuestro restaurante, siempre me dicen que nuestra comida es igual a la que sus madres les solían cocinar. Es una comida que despierta tus memorias afectivas», señala a Efe Kanyarat Thasutam, de 71 años y propietaria de uno de los pioneros y más populares restaurantes de comida norteña en Bangkok.

En una discreta calle del barrio de Ekkamai de la capital tailandesa, el restaurante Hom Duan, creado en 2011, poco a poco construyó su reputación y hoy es considerado uno de los mejores sitios en la ciudad para saborear este auténtico plato con raíces únicas.

Sopa tailandesa: fusión de especias

«Yo he estado comiendo ‘khao soi’ desde que era una niña» y «cuando preparo el mío, utilizo la receta de mi familia para la mezcla de chile y especias. Hay muchas variaciones, depende de cada persona. Aquí, utilizo mi propia receta», afirma.

Tanto la experta como la cocinera coinciden en que el «secreto» para la creciente popularidad del plato está en la impecable armonía entre las fusiones del chili y otras especias utilizadas para la base de esta cremosa y ligeramente picante sopa.

«Es un plato cuya esencia realmente está en el norte y la gente de allí es muy leal y orgullosa de su estilo único», por lo que «es algo que también está vinculado a la construcción de sus identidades», sintetiza Nattha. E

Edición web: Rocío Casas