Las 10 claves de las quintas elecciones en Israel en menos de cuatro años

Sara Gómez Armas |

Jerusalén (EFE).- Israel se prepara para acudir hoy a las urnas por quinta vez en menos de cuatro años, otros comicios que parecen condenados a perpetuar la parálisis política que sufre el país desde 2019, aunque el auge de la ultraderecha, la baja participación árabe o el desprestigio de la izquierda pueden cambiar la ecuación en su fragmentado sistema electoral.

Aquí las diez claves de la cita electoral:

1- Fatiga electoral

Los israelíes acuden a votar por quinta vez desde 2019, con apatía y pocas expectativas de que la nueva cita electoral sirva para sacar al país de su bloqueo político. Aunque la participación se ha mantenido estable en los cuatro comicios previos, entre el 71 % y el 67,4 % de los últimos en marzo de 2021.

Los analistas no se ponen de acuerdo en si la fatiga electoral y falta de mayorías claras que arrojan las encuestas animarán o no a acudir a votar a los 6,78 millones de israelíes convocados a las urnas.

2- Netanyahu sí o no

De nuevo, el principal dilema en estas elecciones es «Bibi sí o Bibi no». El ex primer ministro Benjamín Netanyahu -el jefe de gobierno más longevo de Israel apodado Bibi- sigue siendo la figura más polémica y popular de Israel. Su posible retorno al poder, mientras tiene tres causas abiertas por corrupción, divide al país.

Un cartel del exprimer ministro de Israel Benjamin Netanyahu de cara a las elecciones en Israel
Un cartel del exprimer ministro de Israel Benjamin Netanyahu. EFE/EPA/Abir Sultan

Las encuestas consolidan a su partido, Likud, como el más votado con unos 30 o 31 escaños, pero el bloque derechista religioso que le apoya (la extrema derecha del Sionismo Religioso y los ultraortodoxos) se quedaría a las puertas de una mayoría con 60 diputados en una Knéset (Parlamento israelí) de 120 escaños.

3- Auge de la ultraderecha

La revelación de estas elecciones es la coalición conocida como Sionismo Religioso, escorado a la derecha más extrema con posiciones abiertamente racistas, antiárabes y homófobas. Era una tendencia marginal hace escasos años, pero las encuestas le dan ahora entre 14 y 15 escaños, su mejor resultado de la historia que lo convierte en la llave para que Netanyahu retome el poder.

Su base de votantes está sobre todo entre los colonos, los defensores de la anexión total de los territorios palestinos y la comunidad judía mizrají -procedente de Oriente Medio y norte de África-, tradicionalmente marginada en Israel. Su número dos, el extremista Itamar Ben Gvir, es la figura que más sube, un imán para atraer a jóvenes votantes a su partido, que defiende la deportación de árabes «desleales», aunque hace unos años directamente hablaba de matarlos.

4- Participación árabe

Aunque un partido árabe, el islamista Raam, integró por primera vez un Ejecutivo israelí, el llamado «Gobierno del cambio» que en junio de 2021 desbancó a Netanyahu, buena parte de la comunidad árabe -el 21 % de la población y el 15 % de los votantes de Israel- lo ve como un experimento fallido, que no resolvió sus problemas endémicos, como la falta de acceso a infraestructuras, marginalidad o crimen organizado.

Las encuestas auguran una participación mínima de esta comunidad, algo que podría condenar a los partidos árabes -Raam y la coalición Hadash-Taal- a quedarse por debajo del umbral del 3,25 % de votos o 4 escaños necesarios para entrar a la Knéset. Las encuestas les dan a ambas formaciones el mínimo de 4 diputados, rozando el límite, que podrían no superar si la participación es baja.

5- La izquierda rozando el umbral

Al borde del umbral también se encuentran las formaciones de izquierda, el partido Laborista y Meretz, cuyos escaños rondan entre los 6 y los 4 dependiendo de la encuesta. El resultado sería el peor de la historia para la izquierda israelí, en particular para el Laborismo, que fue la fuerza dominante en el país desde su fundación en 1948 y durante buena parte de su historia.

Los cuatro sondeos publicados el pasado viernes, los últimos antes de los comicios, consolidaban cinco escaños para cada formación, pero en las semanas previas se quedaban en cuatro, al límite del umbral del 3,25 % de los votos y complicando las opciones de gobernar del bloque anti-Netanyahu, liderado por el actual primer ministro en funciones, Yair Lapid.

6- Subida de Lapid

El actual jefe de Gobierno y líder del centrista Yesh Atid, Yair Lapid, es el candidato que más ha subido en las últimas semanas, llegando a alcanzar hasta 27 escaños en algunas encuestas, y asegurándose en todas un mínimo de 24. Es su mejor resultado, muy por encima de los 17 diputados de la pasada legislatura y de los 19 que le daban los primeros sondeos tras la convocatoria de elecciones en junio.

Sin embargo, su ascenso se produce a costa de sus socios en la izquierda, y no en el bando rival, por lo que esos votos se quedarían dentro del bloque anti-Netanyahu que lidera (una amalgama de partidos de derecha y centro derecha), que no logra sumar más de 56 escaños. Los votos que araña a la izquierda pueden llevar a los Laboristas o Meretz a quedarse fuera de la Knéset, aupando indirectamente a Netanyahu al poder.

El primer ministro en funciones de Israel, Yair Lapid, cuando hoy se celebran las elecciones en Israel
El primer ministro en funciones de Israel, Yair Lapid, en una imagen de archivo. EFE/EPA/Ronen Zvulun

7- La opción improbable

Ante las dificultades que tanto Netanyahu como Lapid tendrán para formar un gobierno, hay una improbable tercera vía. Y es que el actual ministro de Defensa, Benny Gantz, al frente de la formación de centro-derecha Unidad Nacional que integra el bloque anti-Netanyahu, consiga atraer a los ultraortodoxos a un gobierno alternativo, con él como primer ministro y no Lapid.

De esa forma, no necesitarían el apoyo de los islamistas de Raam, que causó no pocas tensiones al «Gobierno del cambio». Aún así, es improbable que los haredíes pacten con la izquierda o con el ultraderechista laico -y muy crítico de los ultraortodoxos- Avigdor Liberman, también parte del bloque que se opone a Netanyahu.

8- Coste de vida

El elevado coste de vida ha acaparado buena parte del debate electoral en Israel, que según análisis recientes se ubica como el séptimo país más caro del mundo y el segundo en el mercado inmobiliario. El acceso a la vivienda, que se ha encarecido un 18 % en lo que va de año, es la principal preocupación de los jóvenes.

Según el Instituto de Democracia Israelí (IDI), el 44 % de los israelíes basarán su voto en el programa económico de los partidos para revertir esa situación, frente el 24 % que decidirán en función de la personalidad de los candidatos, un giro respecto a elecciones anteriores.

9- Violencia en Cisjordania ocupada

La campaña se ha desarrollado en paralelo a un fuerte pico de violencia con los palestinos en Cisjordania ocupada, donde incluso ha nacido una nueva milicia, los Lions’ Den. Es el año más violento en la zona desde 2015, con 136 palestinos muertos y 23 israelíes, 16 de ellos civiles.

Este clima de tensión, con la cuestión de la seguridad de nuevo presente en el debate, puede aupar aún más a la ultraderecha, partidaria de la «mano dura» contra los palestinos.

10- ¿Nuevas elecciones?

Con este panorama, la opción de que nadie pueda formar gobierno y el país se vea abocado a otros comicios, los sextos en cuatro años, es más que probable. En ese caso, según los tiempos electorales, deberían ser convocados en mayo de 2023.
Otro sondeo del IDI muestra que solo la mitad de los israelíes planea repetir el martes su voto de marzo de 2021, lo que, junto con el margen de error de las encuestas, abre un panorama impredecible.

Edición web: Rocío Casas