Quiénes son los dibujantes españoles que triunfan en la industria del cómic de EEUU

Jorge Fuentelsaz |

Nueva York (EFE).- El ilustrador Álvaro Martínez Bueno, ganador del prestigioso premio de novela gráfica estadounidense Eisner y que estos días atiende al público en la feria Comic Con de Nueva York, asegura a EFE en una entrevista que «probablemente» los dibujantes de cómic españoles son la segunda potencia en la industria estadounidense.

«La realidad de los que trabajamos para EE.UU. es que estamos súpervalorados, somos probablemente, después de los americanos, la segunda potencia en artistas trabajando para este mercado. Copamos las series más importantes», dice Martínez tras la mesa de su puesto en el que se exhiben muchos de sus trabajos originales.

Este dibujante cántabro, nacido en 1981 y residente en Guipúzcoa, y que este verano recibió el premio Eisner, considerado el Óscar de los cómic» por su serie «The Nice House On The Lake» (La casa bonita del lago), destaca a varios dibujantes españoles que trabajan en Estados Unidos.

Entre otros, cita a Jorge Fornés, que dibuja a Batman; a Pepe Larra, ilustrador de X-Men o a Javier Garró, de los Vengadores.

Un trabajo duro y sacrifricado

Martínez relata cómo Carlos Pacheco o Salvador Larroca, el primer español en ganar en 2009 un premio Eisner, fueron los primeros en llegar y «a base de calidad y trabajo durísimo, abrir la veta».

Por un lado, la conquista del mundo de los superhéroes responde a que, «España tiene una gran tradición artística» y, por otro lado, a que los dibujantes españoles han tenido influencias tanto del cómic estadounidense, como del franco-belga y del manga.

Asimismo, cita con pesar que también ha contribuido el hecho de que «al no haber una industria muy fuerte (del cómic) en España, digamos que permite trabajar solo a algunos autores escogidos: casi nadie puede vivir de esto y nos obliga a emigrar aquí».

Su aventura estadounidense comenzó en 2013 a través de un agente y siempre le ha requerido mucha entrega y esfuerzo.

Confiesa que su profesión es «muy dura» y es que asegura que lleva trabajando entre 12 y 13 horas al día y casi sin descansos desde que entró en el mundo de los superhéroes, aunque ahora, dice, quiere enfocarse en sacar más días libres.

El dibujante español Carlos Pacheco (San Roque, Cádiz, 1962) posa para una fotografía junto a sus libros de tebeos tras ofrecer una entrevista a EFE a raíz de su elección por la firma norteamericana de cómics Marvel para dibujar la nueva saga de X-Men, "
Imagen de archivo del dibujante español Carlos Pacheco en una entrevista a EFE. EFE/A.Carrasco Ragel

«Los premios trastocan todo un poco momentáneamente

«Los premios son como la culminación de estos dos últimos años, que han sido una locura a nivel profesional», dice Martínez, cuya última serie también estuvo nominada a los galardones Harvey, que se entregaron durante la Comic Con de Nueva York.

«The Nice House On The Lake», escrita por James Tynion IV, supone el ingreso del ilustrador español en un mundo de fantasía distinto al de los superhéroes, un trabajo «que empezamos de cero y sobre el que no teníamos una expectativa muy grande».

Sin embargo, con la aparición de más números -hasta el momento diez de los doce que tendrá la serie-, se «han ido pulverizando esas expectativas, creciendo mogollón. Cada vez teniendo más lectores, mayor relevancia, mejores críticas y ya culminando con los premios que han supuesto la guinda del pastel».

«Es el mejor momento que he tenido», concluye.

A pesar de ello, asegura que aunque «los premios trastocan todo un poco, momentáneamente», él se describe entre risas como un «poco borrico, por decirlo de alguna manera»

«No suelo ver mucho más allá de lo que tengo delante, de hecho la noche previa a la entrega de los premios (Eisner), recuerdo irme a la cama bastante cabreado conmigo mismo porque había hecho una página que no me gustaba», dice.

Otro premio, sin duda, sería que este trabajo, que cuenta con muchos recursos cinematográficos, se convirtiera en una serie televisiva, algo que Álvaro no descarta.

«Si algún día surge una serie de televisión o una película, que existe alguna posibilidad, y ya hay algún acercamiento, será una cosa totalmente diferente y yo seré feliz. ¡Ojalá!», comenta.

Una vinculación emocional con la Comic Con

Frente a la portada del primer número de la serie, Álvaro asegura que tiene una «vinculación emocional» con la feria del cómic de Nueva York, que ya ha visitado en dos ocasiones anteriores, pero nunca antes con un puesto propio en el que atender a visitantes los cuatro días del evento.

«En esta feria y en la de San Diego (California) están todos los autores que te gustan, las editoriales, viene gente de todo Estados Unidos, coleccionistas… A la mayor parte de la gente de la industria la he conocido aquí», comenta sin ocultar su deseo de poder vivir una temporada en Nueva York.

Visitantes de la Comic Con de Nueva York en el Centro de Convenciones Jacob K. Javits en Nueva York, Nueva York, EE. películas y libros de historietas y muchas personas asisten vestidas como su personaje de ficción favorito.
Decenas de personas en Comic Con de Nueva York en el Centro de Convenciones Jacob K. Javits .EFE/EPA/Sarah Yenesel

A los visitantes a la feria les recomienda traer un buen calzado para caminar, una carpeta grande para que puedan comparar y disfrutar, dejándose llevar por el buen ambiente en un lugar en el que «la gente, por lo general, está feliz».

Jorge Fuentelsaz