2022 acaba con 49.413 titulares de RGI, la menor cifra desde 2012

Vitoria (EFE).- Euskadi cerró 2022 con 49.413 titulares de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), la menor cifra desde 2012. El 31 de diciembre del año pasado había 3.310 perceptores menos que doce meses antes (-6,28 %). Se encadenan así siete meses consecutivos por debajo de 50.000, cifra similar al primer año de reconocerse este derecho en 2009.

Según un balance hecho público este lunes por el Departamento de Trabajo y Empleo, el descenso de preceptores de la RGI ha sido paulatino desde febrero de 2021. En ese momento, se «consolidó» la fase de recuperación del empleo, que en el año que acaba de terminar ha superado los «máximos» de afiliación a la Seguridad Social.

La cifra definitiva se conocerá mañana, cuando el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social publique los datos del desempleo correspondientes a diciembre y los acumulados del año 2022, así como los relativos a la afiliación a la Seguridad Social.

Casi 10.000 beneficiarios del IMV

Lanbide ofrece además cobertura a 9.866 personas más que tienen derecho al Ingreso Mínimo Vital (IMV) pero no a la RGI gracias a la ventanilla única creada desde que Euskadi asumió esa transferencia.

De esta forma 2022 ha terminado con 19.794 expedientes que reconocen el derecho al IMV en el País Vasco de los cuales 9.928 pueden complementarla con la RGI.

A ello se suma que, también en virtud de la transferencia del Gobierno de España, Lanbide reconoce el derecho a la Ayuda para la Infancia (API), el complemento para unidades convivenciales con menores cuyos ingresos, en función del tipo de hogar, sean de hasta un máximo de 37.000 euros.

El servicio público tiene reconocido este complemento a 8.488 familias vascas, de las cuales 646 no acceden al IMV por no cumplir con los requisitos para esta prestación.

467 millones en prestaciones

Al cierre provisional del año, los pagos en todas estas prestaciones han sumado un total de 467.121.576 euros, de los cuales 302 millones corresponden a RGI (43 menos de los 345 millones presupuestados), 87,5 millones al IMV (de los cuales 6 corresponden a API) y 77,6 millones a la Prestación Complementaria de Vivienda (10 menos de lo previsto para 2022).

Este año la cuantía base de la RGI se incrementará un 8,5 %, hasta que dentro de tres meses entre en vigor la nueva Ley del Sistema vasco de Garantía de Ingresos e Inclusión aprobada el pasado 22 de diciembre y publicada en el Boletín Oficial del País Vasco del 29 de diciembre.

La nueva norma prevé que se incorporen personas que ahora no pueden acceder a esta prestación, y el presupuesto para ello es de 565 millones de euros, un 20 % más de lo ejecutado este año.