El laboratorio alavés Alba Biotech presenta las primeras tiras reactivas que detectan drogas de sumisión en bebidas, que ha desarrollado junto con la Universidad del País Vasco y que serán comercializados próximamente. EFE / L. Rico

Unas tiras que detectan drogas de sumisión en las bebidas, a la venta a final de año

Vitoria, 20 jul (EFE).- Las primeras tiras reactivas que detectan al momento drogas de sumisión en bebidas serán comercializadas en farmacias a finales de año,.

Así lo han anunciado sus creadores, el laboratorio alavés Alba Biotech.

Ane Fernández de Arbina, consejera delegada (CEO) del laboratorio, ha presentado en Vitoria -donde se ha diseñado y se fabricará- este producto.

Se ha desarrollado junto con la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

Su nombre comercial será “Test4Safe.

Según sus creadores se trata de una novedad mundial, con una tecnología que ya se ha patentado en España y está en proceso de patente europea.

Su funcionamiento es muy sencillo: se trata de un tira reactiva, del tamaño de un tirita, que se sumerge en la bebida y en unos segundos cambia de color.

Se pone rosa si no hay drogas y azul intenso si las detecta.

Lo que diferencia a este producto es la tecnología que se aplica para que sea sencillo, ya que se trata de una simple tira, no un test de plástico como el de la covid.

Además es muy rápido en la detección. Es una tira que está pensada para llevar en la cartera, el bolso o en la funda del móvil.

Las tiras detectan dos de las cuatro drogas

La tira reacciona a dos de las cuatro drogas más usadas en la sumisión química, la ketamina y el diazepán, y se está ya ultimando la tecnología para que detecte la burundanga.

No detecta por ahora la cuarta droga más usada en esta sumisión, el éxtasis líquido.

Fernández de Arbina ha resaltado que la fiabilidad de detección es muy alta.

Han hecho pruebas con distintos volúmenes de bebida y cantidades de droga y los resultados son siempre correctos.

Tira para detección de drogas en las bebidas. EFE/Lino Rico

Según los datos del Instituto Nacional de Toxicología, 1 de cada 3 agresiones sexuales en España se produce bajo los efectos de esta sumisión química.

Fernández de Arbina ha explicado que el problema con estas drogas es que son inodoras e incoloras, y saben muy poco, de manera que la víctima no se entera de que se las han echado en la bebida.

Además, suelen provocar lagunas mentales y desaparecen rápidamente de la sangre, de manera que para cuando la víctima se siente rara y va al médico los análisis no las detectan.

Unas tiras para situaciones de duda

Los creadores de las tiras han hecho hincapié en que apuestan por la prevención, no por crear alarma.

La idea no es que la usuaria esté continuamente metiendo las tiras en la bebida, sino que se usen en situaciones de duda.

Por ejemplo, cuando se va al baño y se deja el vaso en la barra, al volver se puede comprobar si han echado alguna sustancia o no.

El lanzamiento del producto, que se va a comercializar en sobres de cinco tiras, será a finales de año en farmacias, aunque los creadores también contemplan otros canales de distribución como puede ser el sector de la hostelería, los ayuntamientos o las empresas que organizan eventos masivos en directo, como los grandes festivales. EFE