Azpiazu: Las inversiones del Estado en Euskadi siempre han sido muy bajas

Bilbao (EFE).- El consejero de Economía, Pedro Azpiazu, ha comentado sobre el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) que «las inversiones del Estado en Euskadi siempre han sido muy, muy bajas».

Azpiazu ha criticado la inversión real de 558,8 millones de euros en Euskadi a lo largo de 2023 prevista en los Presupuestos, un 4,2 % del total de la inversión en las comunidades autónomas.

El consejero ha hecho estas declaraciones antes de asistir a la presentación de un informe sobre la situación del mercado laboral.

«Las inversiones siempre han sido muy, muy bajas, han estado por debajo del índice de población, por supuesto del de rentas, a veces en entornos del 0,80 por ciento. Es algo que es un defecto estructural», ha señalado.

Retrasos en la Alta Velocidad


Casi la mitad de ese dinero irá para la red vasca de alta velocidad, que aún así acumulará más retrasos.

Sobre este punto, el consejero ha recordado que en el año 1992 empezó el AVE Sevilla-Madrid, «y 30 años después todavía estamos aquí en obras. Posiblemente diez años más tarde se ponga en marcha (el tren vasco), con 40 de retraso».

«Eso significa que la importancia a las inversiones en Euskadi no ha sido la debida», ha lamentado.

El consejero de Economía, Pedro Azpiazu, en una rueda de prensa anterior. EFE/David Aguilar.

Acuerdo sobre el Cupo vasco


Menos crítico ha sido con la previsión del Cupo que el Gobierno de España ha calculado en el proyecto presupuestario, que establece que el año que viene el País Vasco pagará al Estado 1.680 millones de euros en concepto de Cupo «bruto provisional».

El Cupo es el dinero que Euskadi paga al Estado por las competencias no transferidas, como Defensa o Asuntos Exteriores.


La cifra son 273 millones más que la prevista para este año, casi un 20 por ciento más, y el consejero ha reconocido que la previsión hecha por el Gobierno vasco para el cupo del año que viene «es parecida en principio a la que han estimado ellos».


La explicación es que el cupo que se va a liquidar este año es bastante superior al presupuestado, por lo que se partirá de una base más alta.

«Habrá que ver la liquidación del presupuesto de este año, que en base al crecimiento de los tributos concertados -los que recauda Euskadi, que han subido mucho este año- (la liquidación final) va a subir relativamente bastante», ha señalado.


A partir de esta previsión de liquidación de 2022, «si aplicamos la estimación de crecimiento del 2023, pues más o menos da esa cifra» (la que ha puesto el Estado), ha detallado Azpiazu.


El consejero ha matizado que este es el cupo bruto, y luego hay que hacer cálculos para fijar el definitivo, por ejemplo, deduciendo el gasto en políticas activas de empleo.


Para calcular esta cifra se ha utilizado la metodología acordada para el periodo 2017-2021, que está en prórroga, ya que la ley para el siguiente quinquenio aún no ha sido renovada. Azpiazu ha recordado que esta ley fue pactada y se respetará. EFE

Edición Web: José María Villate