Borja Sémper vuelve a la política para ser el portavoz de campaña del PP

Madrid/San Sebastián (EFE).- Borja Sémper vuelve a la política para ser el portavoz de campaña del PP en las elecciones locales y autonómicas de mayo tres años después de dejar esta actividad.

El PP ha anunciado quince minutos antes de la convocatoria de su rueda de prensa que el encargado de ofrecerla sería su portavoz de campaña, sin desvelar su identidad, y el propio presidente del partido, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado ante los periodistas su designación.

Sémper (Irun, 1976) regresa como portavoz del Comité de Campaña de los populares tras abandonar la política en enero de 2020, cuando fichó como director de Relaciones Institucionales de la consultora Ernst & Young.

El que fuese presidente del PP de Gipuzkoa y portavoz en el Parlamento Vasco se marchó mostrando su rechazo a la «política de trincheras que se empeña en levantar muros» tras 25 años en la primera línea de la política vasca, 15 de ellos amenazado de muerte por ETA.

Sémper reivindica «moderación y centralidad»

Vuelve de la mano de Feijóo y con el convencimiento de que «es el momento de darlo todo» para «cambiar las cosas». Su meta es contribuir a una «política serena», de «moderación y centralidad» frente al ruido, la radicalidad, los decibelios, insultos o descalificaciones.

Sémper ha aludido a la rebaja de penas a agresores sexuales por la ley del solo sí es sí -y las consiguientes críticas desde el Gobierno a los jueces- o a la supresión de la sedición como puntos de inflexión para decidirse a dar el paso de «arrimar el hombro».

Regresa tras meses hablando con Feijóo. Se incorporará al Comité de Dirección y está a disposición del líder del PP para lo que este requiera una vez que termine la campaña electoral, una vez finalizado su paso por la consultoría política.

La campaña del PP, según su nuevo portavoz, será «auténtica, honesta y honrada» y «pegada al territorio», hablando de lo que importa a quienes viven en una u otra comunidad.

Licenciado en Derecho por la UPV/EHU y experto en Gestión Púbica por el IESE de la Universidad de Navarra, ha publicado el ensayo político «Sin complejos» (2013) y los poemarios «Maldito (des) amor» (2015) y «Cosas que pasan» (2021).

En política forjó su carrera en las peores condiciones posibles, cuando ETA puso en su diana al PP vasco. Fue uno más de los jóvenes que dio el paso bajo el influjo de otro gran carismático, Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA en enero de 1995.

Concejal con 19 años

Meses después de este asesinato, Sémper resultó elegido, con solo 19 años, concejal en Irun, su ciudad natal, donde llegó a ser teniente de alcalde y delegado de Urbanismo. Pronto se convirtió en uno de los puntales de lo que se llamó «la generación de Miguel Ángel Blanco».

Su pujanza no pasó desapercibida para ETA, que trató de matarlo. En una ocasión, cuando tenía 21 años, salvó la vida por no asistir a la Facultad de Derecho de la Universidad del País Vasco en la que cursaba sus estudios, donde lo esperaba un comando terrorista, liderado por la última jefa de ETA, Iratxe Sorzabal, también natural de Irun.

Parlamentario vasco desde 2003, se erigió como portavoz del grupo popular en la cámara vasca tras la crisis que acabó en 2013 con su predecesora, Arantza Quiroga, a quien no apoyó en su intento de promover un acuerdo de convivencia que incluía a EH Bildu.

En 2009 fue elegido presidente del PP de Gipuzkoa con el respaldo de cerca del 95 % de los votos y desde entonces hasta su retirada en 2020 lideró a los populares guipuzcoanos sin apenas oposición.

Borja Sémper vuelve a la política
Borja Sémper en su primera comparecencia como portavoz de campaña del PP. EFE/Sergio Pérez

Candidato en Donostia en 2019

Encabezó en dos ocasiones (2015 y 2016) la lista guipuzcoana en las elecciones generales, pero no logró asiento en el Congreso de los Diputados, tras lo que en 2019 sorprendió al presentarse como candidato a la Alcaldía de San Sebastián, donde logró mantener los tres concejales que tenía el PP, en un contexto general de retroceso electoral.

Con la dirección de Pablo Casado mantuvo varios sonados encontronazos públicos, como el originado por la imposición desde Génova de Iñigo Arcauz como cabeza de lista de Gipuzkoa en las generales o el que protagonizó con Cayetana Álvarez de Toledo después de que esta tildara de «tibios» a los populares vascos con respecto al nacionalismo.

Además, se mostró como uno de los políticos del PP más contundentes contra el discurso de Vox, pese a que, como ha hecho hoy mismo, hable siempre con respeto personal de su presidente, Santiago Abascal, con el que comparte orígenes políticos y un pasado de resistencia en Euskadi.

Despedida en enero de 2020

En enero de 2020, Sémper anunció que dejaba la política -que no el PP- para fijar su residencia en Madrid y aceptar el puesto de director de relaciones institucionales de la multinacional Ernst & Young.

Su renuncia no implicó su desaparición, porque durante estos tres años ha mantenido presencia mediática junto con el expolítico socialista Eduardo Madina, con quien ha compartido espacio radiofónico y también un libro y un documental, «Todos los futuros perdidos», en el que compartían reflexiones sobre la política y la convivencia, diez años después del fin de la violencia terrorista en Euskadi.

Además, en marzo del pasado año resultó elegido como compromisario del congreso extraordinario del PP que eligió a Feijóo como presidente, un hecho que él mismo desvinculó de una posible vuelta a la política, pero que avanzó una sintonía con el actual líder popular que ha terminado por devolver a Borja Sémper a la arena política.

Su reto, como portavoz de campaña del PP, consistirá en mantenerse fiel a su discurso contra la crispación, la polarización y la política de «trincheras» en pleno contexto electoral, precisamente cuando más se embarra el campo de juego político.