Controlado el incendio forestal de Balmaseda tras arrasar 500 hectáreas

Bilbao (EFE).- El incendio forestal de Balmaseda (Bizkaia), que ha afectado también a los municipios de Zalla y Gordexola y a zonas boscosas del Valle de Mena, en el norte de Burgos, está controlado tras arder más de 500 hectáreas, lo que le convierte en el de mayor magnitud de los últimos 33 años en este territorio.

El fuego se inició a mediodía de este domingo en una zona montañosa del municipio de Balmaseda y se extendió por cuatro focos a zonas boscosas de las localidades vecinas de Zalla y Gordexola, así como al Valle de Mena, en el norte de Burgos.


En la zona vizcaína, las primeras estimaciones de terreno quemado sitúan en más de 500 las hectáreas afectadas, cuando lo habitual en todo un año es que este tipo de incendios no calcinen más de 200 hectáreas, con lo que se ha convertido en el que mayor extensión forestal destruida desde 1989.


La mejoría en las condiciones meteorológicas, con un descenso notable de la velocidad del viento sur en la zona, ha permitido a primeras horas de la tarde de este lunes la incorporación a las tareas de extinción de medios aéreos del Ejercito del Aire, que ayer no se pudieron utilizar.


Desde las 13:30 horas han realizado descargas dos hidroaviones y dos helicópteros.

Controlado el incendio de Balmaseda


Medios terrestres y aéreos

Actualmente la principal actividad de los efectivos terrestres y aéreos de extinción se concentra en la zona montañosa del barrio de La Herrera, en Zalla, de difícil acceso por su complicada orografía, donde se han producido las descargas continúas de dos hidroaviones y un helicóptero, que proseguirán durante toda la tarde mientras haya luz diurna suficiente.


En una última comparecencia del jefe del Servicio de Montes de la Diputación Foral de Bizkaia, Carlos Uriagereka, se ha señalado que actualmente los trabajos se encuentran en la fase de remate y extinción y que la vigilancia sobre las zonas calcinadas se mantendrá durante toda la noche para evitar que el fuego se reavive.


Uriagereka ha señalado también que a causa de este incendio el domingo fueron desalojadas 12 personas de sus viviendas, que ya han tenido la posibilidad de regresar a sus hogares.


La magnitud e intensidad del fuego ayer domingo, incrementada por las fuertes rachas de viento sur que azotaron la comarca de las Encartaciones y el resto de Bizkaia, provocó que los vecinos de zonas habitadas a las que se acercó peligrosamente el fuego sintiesen «pánico».

Críticas de los vecinos


La tardanza e, incluso, la no aparición de los efectivos de extinción en algunas de estas zonas ha levantado las críticas de vecinos este lunes, que en varios casos tuvieron que organizarse para luchar solos contra las llamas con azadas y otras herramientas, y evitar que llegasen a sus propiedades.


En concreto, Jesús, un ganadero de 70 años que tiene su explotación a unos quinientos metros de distancia del casco viejo de Balmaseda, se ha quejado a EFE de que las patrullas de extinción no llegaron al lugar hasta las cinco de la tarde de ayer, a pesar de que los vecinos habían avisado de la proximidad de las llamas sobre las once de la mañana.


Pese a los esfuerzos de vecinos y servicios de extinción, el fuego alcanzó a dos viviendas rurales, una habitada y otra no, que quedaron afectadas por las llamas.

Edición web: Naiale Urkijo