Cruce de mensajes a los socios en la semana decisiva para Ulma y Orona

San Sebastián (EFE).- En la semana decisiva para que los socios de Ulma y Orona voten su continuidad en el Grupo Mondragón, sigue el cruce de mensajes para convencer a los cooperativistas de las distintas posiciones en juego.


El último hito de la batalla por el voto de los socios lo constituye un vídeo difundido en el órgano interno Tu Lankide, con el que la Corporación Mondragón ha vuelto a ensalzar los principios de «intercooperación y solidaridad» de grupo.


El vídeo, de algo más de cinco minutos y medio de duración, consta de los testimonios de representantes de numerosas cooperativas del grupo, como Orkli, Lanki, Eika, Ategi, Grupo Fagor, Eroski, Lana, Laboral Kutxa, Lagun Aro, Fagor Ederlan, Mondragon Unibertistatea, Mundkide y Bexen Medical, entre otras, en los que desglosan, mirando a cámara, las ventajas de pertenecer a la Corporación.


Términos como «solidaridad», «orgullo», «seña de identidad propia», «autonomía», «apoyo», «reparto de la riqueza», son empleados por los representantes de cada cooperativa para valorar la aportación del grupo a sus empresas.

Mensajes cruzados


La Corporación Mondragón ya avanzó sus argumentos en comunicaciones internas y a través de entrevistas a algunos medios de comunicación de su presidente, quien hoy mismo volverá a hablar en ETB.


Ucín afirmó la semana pasada que las propuestas de Ulma y Orona obedecen a razones que no se pueden decir «porque cosméticamente no quedan bien», al tiempo que sugirió que ambas empresas no desean hacer frente a las implicaciones económicas que conlleva el hecho de que ahora marchan bien.


Por su parte, Ulma respondió ayer con un mensaje a sus socios en el que afirma que el Grupo Mondragón había «faltado a la verdad» en sus mensajes y argumenta que la Corporación «negó dos veces» a Ulma y Orona la posibilidad de debatir su propuesta de nueva relación, planteada en el último congreso cooperativo.


«Nos ofenden cuando usan nuestra propuesta para insinuar conductas insolidarias, egoístas o contrarias al cooperativismo», sostiene Ulma, que aclara que seguirá siendo socio de Lagun Aro, Laboral Kutxa, la Universidad de Mondragón y «otras entidades cooperativas».


De hecho, asegura que aportan lo mismo que el resto de cooperativas al fondo de intercooperación.

Cruce de mensajes por Ulma y Orona
Vista de la sede central de la Corporación Mondragón. EFE/ Javier Etxezarreta

«Cooperativa convenida»


También niega que su propuesta de «cooperativa convenida» suponga «un cambio profundo en la naturaleza de Mondragón», porque este cambio «ya se contemplaba en la ponencia aprobada en el último congreso.


«Cualquiera que lea la ponencia que se aprobó en el último Congreso, y la compara con la presentada por Orona y Ulma, comprobará que proponemos, en esencia, lo mismo que se ha aceptado para el caso de Laboral Kutxa», que consiste en reconocer «la independencia y autonomía plena» de esta empresa y formalizar un convenio de colaboración.


La diferencia, explica Ulma, es que no participarán en el congreso y en los órganos de gobierno de Mondragón, ya que no les afectarían «las normas congresuales».


«Manipulan los sentimientos de la gente cuando apelan al diálogo como solución de concordia, mientras publican declaraciones que van en sentido contrario. ‘Ni ahora, ni nunca’ fue lo que respondieron los representantes de Mondragón a la propuesta alternativa de Ulma y Orona en una reunión mantenida el 28 de junio de 2022. Un no rotundo al diálogo», sostiene la empresa de Arrasate.

De esta manera, cuando solo faltan tres días para que los socios de Ulma y Orona decidan si continúan en el Grupo Mondragón, continúan el cruce de mensajes para intentar convencer a los cooperativistas.