Declarado culpable de asesinato con alevosía por matar a su tío en Amorebieta

Bilbao (EFE).- El jurado ha declarado culpable de asesinato con alevosía a J.M.G., de 41 años, acusado de matar a su tío el 20 de mayo de 2020 cuando ambos se encontraban en una huerta ubicada en Amorebieta (Bizkaia).


En el veredicto leído este martes en la Audiencia de Bizkaia, los integrantes del jurado consideran que está probado que el acusado golpeó reiteradamente a su tío, de 66 años, con la parte trasera de un hacha porque se negó a darle más dinero.


Durante el juicio, J.M.G. reconoció que había atacado a su familiar y aceptó de conformidad la calificación de los hechos tanto de la Fiscalía como de la Acusación Particular.


Ambas acusaciones mantuvieron que se trataba de un delito de asesinato con alevosía y sin ninguna atenuante, por el que piden una pena de 18 años de cárcel. J.M.G. está en prisión provisional desde que se perpetró el crimen.

Culpable de asesinato por matar a su tío en Amorebieta
El acusado durante una de las sesiones del juicio. EFE/Luis Tejido

Alevosía: no hubo posibilidad de defensa


La decisión del jurado se basa en que estiman acreditado que el acusado «sabía lo que iba a hacer, y lo hizo», de forma «planificada y sorpresiva», y sin posibilidad de defensa para la víctima.


Mantienen también que se ha probado durante el juicio que «quería quedarse solo con el tío en la huerta y anticipó ese escenario», y afirman, asimismo, que «mintió cuando dijo que después de golpearle, le auxilió, porque los agentes de la Ertzaintza encontraron el cuerpo tumbado boca abajo en el suelo».


El jurado recuerda también la declaración del acusado durante el juicio, en la que dijo que tras una discusión en la que le pedía más dinero a su tío para pagar las deudas que había acumulado «le di y pasó lo que no tenía que haber pasado».


Argumentan también que los médicos forenses indicaron que el cadáver presentaba «al menos» 18 heridas contusas en la parte posterior de la cabeza, compatibles con la trasera de un hacha, y rechazaron que pudieran haberse ocasionado en un accidente con una rotavator, tal y como mantuvo J.M.G. hasta el juicio.


En el veredicto, además de declarar al procesado culpable de asesinato con alevosía, se indica que el jurado es contrario a la suspensión de penas y al indulto.