Culpable de asesinatos el acusado de matar a su esposa e hija en Bizkaia

Bilbao, (EFE).- El jurado popular del doble crimen de Abanto (Bizkaia), perpetrado el 10 de marzo de 2020, ha declarado al acusado F.M.S. culpable de los delitos de asesinato a su esposa e hija con los agravantes de parentesco y género, como sostenían las acusaciones.

El acusado F.M.S (d) durante el veredicto donde el jurado popular del doble crimen de Abando (Bizkaia) ha declarado al acusado F.M.S. culpable de un delito sendos asesinatos a su esposa e hija con los agravantes de parentesco y género, como sostenían las acusaciones. EFE/Luis Tejido
El acusado F.M.S (d) durante el veredicto donde el jurado popular del doble crimen de Abando (Bizkaia) ha declarado al acusado F.M.S. culpable de un delito sendos asesinatos a su esposa e hija con los agravantes de parentesco y género, como sostenían las acusaciones. EFE/Luis Tejido

» data-image-caption=»» data-medium-file=»https://efe.com/wp-content/uploads/2022/09/rss-efe7d62e0a57f631ed8432bc8de1a21a3e7c955e127w-300×115.jpg» data-large-file=»https://efe.com/wp-content/uploads/2022/09/rss-efe7d62e0a57f631ed8432bc8de1a21a3e7c955e127w-1024×391.jpg»>

Con este veredicto, dado a conocer este miércoles, las siete mujeres y dos hombres miembros del jurado han rechazado el argumento de la defensa, que mantenía que se trataba de dos delitos de homicidio con circunstancias que atenúan la condena, como su adicción al alcohol y el padecimiento de una grave depresión.

F.M.S., de 57 años, reconoció durante el juicio haber matado a ambas mujeres en el domicilio familiar golpeándolas con una maza de demolición en el cráneo y degollándolas después, en un arrebato que, según dijo, no pudo controlar, y que al día siguiente informó de ello a su propia familia, que después le denunció.

Ahora se enfrenta a penas de hasta 50 años de prisión, como solicitan la acusación particular y la acusación popular en nombre de la asociación Clara Campoamor, o de 48 años, como han pedido el Ministerio Fiscal y la Abogacía del Estadio.

Según las conclusiones a las que ha llegado el jurado, F.M.S. atacó primero a la madre, de 56 años, y después a la hija, de 24, en sendos «ataques por sorpresa» en los que «no hubo ninguna posibilidad de defensa».

El acusado «se aseguró» en ambos casos de que se produjera la muerte y «utilizó métodos que provocaron un gran sufrimiento» en las víctimas.

Respecto a la agravante de género, en el veredicto se citan declaraciones de varios testigos del juicio que afirmaron escuchar del acusado frases claramente machistas, como que obligó a su mujer a dejar de trabajar «para que llevara una vida más tranquila; es su naturaleza» o las manifestadas por él mismo en el juicio: «las maté porque no quería que sufrieran», o ante un pretendido suicidio por su parte cuestionaba cómo podrían vivir sin él.

Otros testigos, según argumenta el jurado, hablaron sobre su actitud «autoritaria» ante ambas mujeres y su carácter narcisista y manipulador.

Sobre el alcoholismo, en el veredicto se indica que no existen pruebas que confirmen que le han visto borracho, ni informe que lo constate y respecto a su depresión, se establece que, tal y como mantienen los informes peritos, «no presenta alteraciones significativas y mantiene su capacidad volitiva y cognitiva».

También consideran probado que cuando informó a su familia de que había matado a su esposa e hija y les pidió cuatro horas para «suicidarse con tranquilidad», en realidad estaba pidiendo «implícitamente» que no le denunciaran.

Una vez publicado el veredicto, la magistrada tendrá que dictar sentencia, en la que detallará las penas de prisión que se impondrán al acusado.

EFE