Laboral Kutxa prevé que la economía vasca crecerá un 1,3 % en 2023

Bilbao (EFE).- El departamento de Estudios de Laboral Kutxa prevé un crecimiento del 1,3 por ciento de la economía vasca en 2023.

Si embargo, durante este ejercicio augura un ligero incremento de la tasa de paro, que subiría del 8,3 al 8,5.


En una rueda de prensa celebrada en Bilbao, el director del departamento de Estudios de Laboral Kutxa, Joseba Madariaga, ha señalado que no ve una recesión en Euskadi, Navarra ni España en 2023 y que si la hubiera sería «no significativa» y limitada a algún trimestre.


El informe prevé que en el País Vasco el PIB crezca un 1,3 %, el empleo lo haga en un 1,1 % y los precios suban un 4,1 %.

Estas cifras son mejores que las que augura para Navarra, con un crecimiento del 1,2 %, un aumento del empleo del 1 %, una tasa de paro del 9,3 y un IPC del 4 %.


Para España la ralentización sería mayor, con un PIB que avanza el 0,8 %, el empleo sube un 0,9, el IPC baja hasta el 3,9 y la tasa de paro queda en el 12,9 %.


Laboral Kutxa ha modificado de forma notable las últimas previsiones que hizo en verano, «sensiblemente al alza» para el año 2022 y con una corrección «claramente a la baja» para 2023.

El director de desarrollo de negocio de Laboral Kutxa Joseba Ibon Urgoiti, en la presentación de su informe sobre Perspectivas de la Economía Vasca para 2023. EFE/Luis Tejido


La previsión de crecimiento del PIB para 2023 es también más baja que la realizada por los Gobiernos vasco y español, en ambos casos del 2,1 %, algo habitual porque los Ejecutivos suelen ser más optimistas para disponer de unos presupuestos mayores.

Fortaleza del empleo



Madariaga ha señalado que la subida de la tasa de paro (que el Gobierno Vasco prevé que baje) se debe a que el crecimiento previsto de la economía vasca es inferior al crecimiento «potencial» estimado.

Sin embargo, ha reconocido que últimamente el mercado laboral se está comportando, en toda Europa y Estados Unidos, mucho mejor de lo esperado.


Ha explicado que una de las causas puede ser el envejecimiento y la falta de relevo, que hace que las empresas en crisis coyunturales no despidan trabajadores por la dificultad que tendrían para encontrar nuevos empleados cuando superen los problemas.


Precisamente la fortaleza del mercado laboral es, junto al ahorro de las familias durante la pandemia, el principal factor para mantener el crecimiento en 2023 pese a la crisis energética, la alta inflación, la subida de los tipos de interés y la guerra en Ucrania, que provocan un escenario de alta incertidumbre.

Crece la demanda interna


De hecho, Laboral Kutxa basa el crecimiento del 2023 en la demanda interna, sobre todo en el sector servicios.

Se espera un aumento del consumo del 1 % en España gracias al «colchón» de ese ahorro acumulado en las familias, que se sitúa aún en más de 100.000 millones en España.


Tampoco espera una ralentización de las inversiones de las empresas porque las transiciones energética y digital son inaplazables, en la banca hay mucha liquidez y no traslada la subida de tipos y hay que ejecutar los fondos Next Generation de la UE, que Laboral Kutxa no ha contemplado al hacer sus previsiones.


La inflación, según la entidad financiera de Mondragón Corporación, se reducirá notablemente en España y Europa (6,3 % según la media de los principales estudios) tras los máximos de este año.

Persiste la duda de cuánto subirá los tipos el BCE (al menos 0,5 puntos hasta el 3 %, según Laboral Kutxa). EFE