La Fiscalía pide no descafeinar el perdón a víctimas de ETA

Vitoria (EFE).- La Fiscalía de vigilancia penitenciaria de la Audiencia Nacional considera que no se puede «descafeinar» el perdón a las víctimas del terrorismo de ETA con «fórmulas generales».


El fiscal coordinador de vigilancia penitenciaria de la Audiencia Nacional, Carlos Bautista, así lo ha expresado en una mesa redonda organizada por la Asociación Víctimas del Terrorismo en Vitoria. En esta jornada, titulada «La Justicia y las víctimas del terrorismo: tareas pendientes», ha participado también el asesor del Gobierno Vasco para la política penitenciaria, Jaime Tapia.


El fiscal coordinador de vigilancia penitenciaria de la Audiencia Nacional ha expuesto la posición que mantiene este órgano a la hora de aceptar la progresión de grado de los presos etarras.

El fiscal Carlos Bautista y el asesor del Gobierno Vasco Jaime Tapia. EFE/L. Rico

Desde que Euskadi recibió la trasferencia de la gestión de las cárceles el Gobierno Vasco ha concedido 32 progresiones a tercer grado de presos de ETA. De ellas 26 han sido recurridas por la Fiscalía, 6 han sido revocadas y 4 confirmadas.


Bautista ha argumentado que cuando la Fiscalía recurre esas progresiones de grado, se limita a cumplir la ley porque «no juega a hacer política».


Ha recordado que para la progresión de grado tiene que haber signos inequívocos de haber abandonado fines y medios terroristas y de colaborar con las autoridades para el esclarecimiento de los atentados.

Colaboración con la Justicia

Respecto a esta colaboración ha dicho que lleva 17 años en la Audiencia Nacional y que no ha visto «nada» de eso salvo en los presos acogidos a la vía Nanclares. Por el contrario ha dicho que observa un «muro» de una organización que impone a sus miembros un posicionamiento en este ámbito.

Sobre el repudio de la actividad terrorista y el abandono de la violencia, Bautista ha afirmado que no se puede «descafeinar» o «sustituir» la petición expresa de perdón a las víctimas por «fórmulas generales». A su juicio a las víctimas solo les queda que llegue el asesino y en una carta diga ‘lo siento'». «No es otra cosa», así las «victimas descansan».


«Esta cuestión simbólica es considerada esencial por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional porque supone romper una barrera», según Bautista. Ha remarcado sin embargo que es algo que la «inmensa mayoría» de presos no hace.

Respecto a los informes técnicos para determinar que los presos están desvinculados de la banda terrorista y de su entorno, Bautista ha indicado que estos reflejan lo que el preso dice.

Los reclusos afirman que «respetan el dolor de las víctimas pero no piden perdón», «fórmula» que ha rechazado hasta en 22 ocasiones la Audiencia Nacional.

rnada de la AVT en Vitoria. EFE/L.Rico


«Entiendo que cueste ver lo que dice la ley y lo que no podemos hacer es descafeinar las expresiones», ha mantenido Bautista.

Gobierno Vasco: Pedir perdón no debe ser un tótem

Tapia ha argumentado que cada progresión de grado que firma el Gobierno Vasco está avalada por los informes de las Juntas de Tratamiento. Pero ha considerado que el requisito de petición de perdón no debe ser un «tótem». «Lo peor que pudiera ocurrir es que se utilice esa palabra con un fin utilitarista», ha dicho.

«Pensamos que es preferible la constatación de un pesar genuino por los actos ilícitos y el daño causado a sus víctimas, se traduzca o no en la utilización de tal expresión», ha añadido Tapia.

En materia de colaboración ha dicho que no han «descubierto que haya una organización» que dé a los presos «unas instrucciones o directivas» al respecto. EFE