La vendimia 2022 de Rioja confirma las expectativas de ofrecer «grandes vinos»

Por Pilar Mazo

Logroño (EFE).- La vendimia en la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja encara su recta final con la expectativa de los enólogos de que podrá ser una añada de «grandes vinos» , debido a las condiciones finales en el proceso de maduración de la uva.

En un momento en el que se superan los 340 millones de uva recogidos, la uva se confirma muy sana y los primeros descubes apuntan a que podrá ser una añada de «grandes vinos» en Rioja, ha informado a Efe el director general del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja, José Luis Lapuente.


La misma línea comparten diferentes operadores del sector, tanto de la rama productora como comercializadora, entre ellos, el director general del Grupo Rioja, Íñigo Torres, y organizaciones agrarias como ARAG-Asaja y UAGR, según han detallado a Efe.

Sin embargo, pese a la mejora en las condiciones climatológicas de septiembre, la cosecha será algo más corta que la del pasado año, en el que se recogieron 414 millones de kilos, pero lo importante es que reporte unos vinos excelentes, ha precisado Lapuente.

La previsión es que se sitúe en el entorno de los 400 millones de kilos de uva, aunque, según las fuentes consultadas por EFE, lo importante es la calidad que reportará una añada para grandes caldos en esta DOCa, en la que están inscritas 66.860 hectáreas de viñedo y de la que forman parte La Rioja, País vasco y Navarra.


MUCHA UVA SE RECOGE SIN PRECIO

El director general del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOCa), José Luis Lapuente, en la entrevista con Efe en la que informa de la situación de la vendimia, en su recta final. EFE/ Raquel Manzanres


Los responsables de ARAG-Asaja siguen denunciando la falta de contratos previos por parte de algunas bodegas, ya que, «un año más, los agricultores han recogido la uva sin conocer, en una gran parte de los casos, el precio que van a cobrar por sus uvas».

Sin embargo, «buena parte de las operaciones que tenemos constancia son optimistas, los precios medios están mejorando aún muy tímidamente respecto al año pasado» y «deseamos que esto solo sea un adelanto y que, al final de la liquidación, el precio final mejore considerablemente», han detallado desde esta organización.

Por su parte, Roberto Salinas, vocal de la UAGR en el Consejo Regulador, ha explicado que existe hermetismo y «miedo en el viticultor» a hablar públicamente de precios de sus uvas, aunque se apunta a que la tinta se pague a una media de 72 céntimos el kilo, algo superior a los 68 del pasado año.
Salinas ha coincido con ARAG-Asaja en la necesidad de que se cumpla la Ley de la Cadena Alimentaria, en cuanto a la claridad de las operaciones y que estén documentadas por escrito.

LAS BODEGAS SUFREN

Por su parte, Torres ha recalcado que «las bodegas están sufriendo, de forma especialmente dura, el incremento de costes», debido al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, que «ha disparado los precios de la energía y la cesta de la compra».

«Las materias auxiliares, como botellas, corchos, etiquetas o cajas, muy dependientes de la energía, -ha incidido- han incrementado de forma intensa sus precios y los repercuten de forma directa a las bodegas».

En este contexto, ha asegurado que «las bodegas lo tienen muy complicado para trasladar los incrementos al mercado, ya que éste es un sector muy competitivo donde la oferta supera con creces la demanda».

Pese a esta complicada situación, las bodegas del Grupo Rioja aseguran que «siguen cumpliendo de forma ejemplar la Ley de la Cadena Alimentaria» y «el sector bodeguero de Rioja ha asimilado de forma rápida las exigencias de la ley en materia de contratos y de plazos de pago».

Edición web: Pilar Mazo