El patrimonio geológico, clave contra la crisis climática

San Sebastián (EFE).- La conservación de la geodiversidad y del patrimonio geológico es fundamental para abordar los grandes retos ambientales de este siglo, como el calentamiento global, la gestión del agua, la demanda de materias primas, los recursos energéticos, los riesgos naturales y la sostenibilidad de las poblaciones.

Pliegues del «flysch» de Zumaia. EFE/ Javier Etxezarreta


Esta es una de las conclusiones que se recogen en la Declaración de Zumaia, cuya lectura ha puesto fin este viernes al congreso celebrado en esta localidad guipuzcoana en el que se ha dado a conocer el listado de los cien lugares de máximo interés geológico del planeta.

Declaración de Zumaia


El «flysch» de Zumaia (Gipuzkoa), las minas de mercurio de Almadén (Ciudad Real) y el relieve volcánico de La Palma figuran en este icónico inventario, elaborado por la Unión Internacional de Ciencias Geológicas, una de las mayores organizaciones científicas del mundo.


La playa de Itzurun, cuyos acantilados albergan unos plegamientos sedimentarios de gran valor científico, conocidos por el nombre de «flysch», ha sido el escenario elegido para la lectura de la Declaración de Zumaia, el mayor posicionamiento público realizado por la comunidad internacional de las Ciencias de la Tierra.

El geólogo Stanley Finney, secretario general de la IUGS, en Zumaia. EFE/Javier Etxezarreta


Este documento destaca la conservación y catalogación de la geodiversidad y del patrimonio geológico como un factor clave para abordar los grandes retos ambientales y defiende para ello el impulso de unas «políticas basadas en el conocimiento científico».


El acto, que ha servido para cerrar un evento de trascendencia internacional, ha contado con la presencia del presidente de la Red Mundial de Geoparques, Nickolas Zouros, y del presidente de la International Union of Geological Sciencies-IUGS, John Ludden, así como de representantes institucionales como la consejera vasca de Desarrollo Económico y Sostenibilidad Arantxa Tapia.

La playa de itzurun, en Zumaia, inicio del Geoparke de la Costa Vasca. EFE/ Javier Etxezarreta


Tapia ha considerado un «honor» recibir en Zumaia a una extensa comunidad científica en torno a la geología gracias a este congreso promovido por una organización internacional, que cuenta con 121 miembros nacionales y asociaciones afiliadas que representan a más de un millón de geocientíficos.

Conservar el patrimonio geológico


En referencia al cambio climático, la consejera ha señalado que «lo que le sucede hoy al planeta ya le sucedió de alguna manera en el pasado geológico».


«Lo que ocurre es que ahora somos nosotros los principales causantes del cambio», ha señalado Tapia, quien ha destacado también la importancia capital de la «conservación del patrimonio geológico» para enfrentar la crisis climática y de biodiversidad.


Este congreso ha servido también para la puesta de largo del primer listado que elabora la IUGS con los cien lugares de máximo interés geológico del mundo en el que Zumaia comparte espacio con el Gran Cañón del Colorado o el glaciar Perito Moreno.

Edición web: Rafael Herrero