La Comisión Global sobre Política de Drogas apoya el cambio de la estrategia de Colombia en la lucha antidrogas

Bogotá (EFE).- La Comisión Global sobre Política de Drogas expresó este miércoles en Bogotá su apoyo a la estrategia del presidente colombiano, Gustavo Petro, de darle un vuelo a la lucha contra el narcotráfico, al tiempo que hizo cinco recomendaciones al país para avanzar en esa iniciativa.

El informe «La política de drogas en Colombia: el camino a una regulación justa», presentado hoy, incluye recomendaciones sobre regulación de las drogas, el enfoque de políticas basadas en derechos humanos, la despenalización, una agenda antidrogas que no esté ligada a la seguridad nacional y el fortalecimiento institucional.

El expresidente colombiano y Premio Nobel de Paz Juan Manuel Santos, que hace parte de la Comisión junto con otros líderes mundiales, dijo que las recomendaciones tienen en cuenta cambios recientes como «un presidente que acaba de ser elegido y que está comprometido con una nueva política contra las drogas».

Explicó que el informe de la Comisión tiene especial importancia en este momento por lo que «está sucediendo no solamente en Colombia sino en el resto del mundo».

Apoyo al llamado de Petro

El documento presentado fue revisado «a la luz de los últimos acontecimientos, entre ellos la elección del presidente Gustavo Petro y las manifestaciones que ha hecho sobre este tema», añadió Santos.

El mes pasado, en su intervención en el pleno de la ONU Petro pidió acabar con la guerra contra las drogas, a la que calificó como «irracional», al tiempo que convocó a América Latina a unirse en ese propósito.

Por su parte, el expresidente mexicano Ernesto Zedillo, que también es miembro de la Comisión, aseguró que el llamamiento de Petro es esperanzador luego de la decepción vivida en 2016 después de la Asamblea Especial de la ONU sobre el Problema de las Drogas, que no arrojó los resultados esperados.

El expresidente mexicano Ernesto Zedillo habla durante la presentación del informe sobre Colombia de la Comisión Global de Política de Drogas, hoy en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

«Nos preparamos tantos años para esto y no se logró nada sustantivo» en asuntos que tienen ver con un cambio de los gobiernos para enfrentar el problema de las drogas, manifestó Zedillo.

Por eso, el exmandatario mexicano afirmó: «Creo que la iniciativa del presidente Petro nos vuelve a ese momento de esperanza de que algo puede suceder aquí en Colombia, ciertamente, pero él habló de América Latina».

En esa dirección, Zedillo dijo que ahora espera «que el presidente Petro hable con sus colegas latinoamericanos» para discutir este tema.

Recomendaciones a Colombia

Los miembros de la Comisión coinciden en que la lucha contra las drogas fracasó con un costo elevado en vidas y afectación a la democracia.

Según el informe anual de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, sigla en inglés) presentado el pasado 20 de octubre en Bogotá, los cultivos de coca en Colombia crecieron un 43 % en 2021, año en que fueron registradas 204.000 hectáreas sembradas.

Por esas cifras la Comisión recomendó a Colombia «regular» las drogas, no solo la marihuana, sino la cocaína, para lo cual es «crucial la inclusión de las comunidades sistemáticamente marginadas en el diseño y la aplicación del proceso de reforma, en particular las mujeres, los campesinos, las comunidades indígenas y los afrocolombianos».

Enfoque en los derechos humanos

El expresidente colombiano Juan Manuel Santos habla durante la presentación del informe sobre Colombia de la Comisión Global de Política de Drogas, hoy en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda
El expresidente colombiano Juan Manuel Santos habla durante la presentación del informe sobre Colombia de la Comisión Global de Política de Drogas, hoy en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

El segundo punto tiene que ver en que las políticas de drogas, que deben ser basados en los derechos humanos y las estrategias que se adopten en ese sentido deben tener en cuenta «especialmente a las personas que consumen drogas, las comunidades indígenas y afrocolombianas, la sociedad civil y las comunidades que cultivan plantas que hoy son ilegales», entre otros.

Por otro lado se debe trabajar para la despenalización de «todas las actividades, incluido el cultivo» para lo cual las autoridades «deben poner fin a todas las sanciones penales, administrativas y civiles por el consumo».

En cuarto lugar, se recomienda al Estado «una agenda sobre políticas de drogas que sea autónoma y no securitizada» porque «la lucha antidrogas no es un tema de seguridad nacional», según explicó Santos, y los militares y policías no deberían dedicarse a labores de erradicación de matas de coca.

Finalmente el informe recomienda el «fortalecimiento institucional» con el fin de «aumentar la eficacia y crear un sólido enfoque en derechos humanos» en la lucha antidrogas.