Europa aprueba 3.000 millones en ayudas para la industria española del automóvil

Bruselas/Madrid, 9 dic (EFE).- La Comisión Europea ha dado luz verde este jueves un esquema de ayudas de 3.000 millones de euros para la industria española del automóvil, fondos que, según el Gobierno, contribuirán a la transformación del sector y a la creación de 140.000 empleos, además de aportar al PIB entre un 1 y un 1,7 %.

Las ayudas se enmarcan en el proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (PERTE) del automóvil eléctrico y conectado, como parte del plan español de recuperación y resiliencia tras la pandemia de la COVID.

El esquema español prevé ayudas para inversiones en investigación, desarrollo e innovación y en protección medioambiental -incluyendo la eficiencia energética- para la implementación de varios proyectos integrados en la cadena de valor de los vehículos eléctricos y conectados, según explicó la Comisión Europea en un comunicado.

El programa estará vigente hasta finales de 2023 y las ayudas se concederán a través de un proceso de selección competitivo y se concederán en forma de subvenciones directas y préstamos preferentes a tipos de interés reducidos.

Para la Comisión, este plan “ayudará a España a acelerar la transición hacia una movilidad más sostenible y conectada sin distorsionar indebidamente la competencia”.

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha celebrado el visto bueno europeo y ha añadido que, además de la creación de empleos y la contribución al PIB, se prevé alcanzar la cifra de 250.000 vehículos eléctricos matriculados y entre 80.000 y 110.000 puntos de recarga desplegados en 2023.

El departamento que dirige Reyes Maroto destaca en un comunicado que se trata del primer plan presentado por el Gobierno español, a través del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que autoriza Bruselas y que será financiado, en parte, con los fondos Next Generation EU.

El Perte va dirigido a uno de los sectores estratégicos de la economía española, con un efecto tractor por su peso en el PIB nacional y el empleo directo e indirecto y su aportación a la balanza comercial.

España es el segundo fabricante europeo de vehículos, el noveno a nivel mundial y la automoción representa el 11 % de la cifra de negocios del total industrial.

Para Reyes Maroto, la aprobación del Perte “es una magnífica noticia tras meses de negociación con Bruselas. La autorización de la Comisión Europea servirá para la recuperación digital y sostenible de un sector como el de la automoción, donde España es uno de los principales fabricantes europeos».

En su opinión, este proyecto es una oportunidad histórica de convertir la fabricación del vehículo eléctrico y conectado en un proyecto tractor que refuerce la industria de automoción en todo el país.

Para el Gobierno, el sector de automoción es «prioritario» y va a ser protagonista del Plan de Recuperación, ya que España cuenta con las capacidades industriales y el liderazgo de las empresas para invertir en la movilidad del futuro, «que será más sostenible, digital, conectada y segura”.

Tras examinar en detalle el Perte, la Comisión ha llegado a la conclusión de que la iniciativa es necesaria para facilitar las inversiones en I+D y en medidas de protección medioambiental en la cadena de suministro para vehículos eléctricos y conectados.

AYUDAS DEL PLAN MOVES

Los 3.000 millones corresponden a la parte industrial del Perte, que luego se completa con las ayudas del Plan Moves, el Programa Moves Proyectos singulares, el programa tecnológico de movilidad sostenible del CDTI, inteligencia artificial y vehículo conectado hasta llegar a 4.300 millones.

De esta manera, el desarrollo del proyecto prevé una inversión total de más de 24.000 millones en el periodo 2021-2023 entre inversiones públicas y privadas.

La asociación de fabricantes de automóviles y camiones, Anfac, ha valorado también la aprobación del perte, una herramienta necesaria para abordar la transformación del sector hacia una movilidad de cero y bajas emisiones, en la que el sector «ya está trabajando y liderando con la oferta y desarrollo de vehículos electrificados».

Aun así, aunque la dotación del Perte es «importante», Anfac sostiene que debe acompañarse de una serie de medidas que impulsen la demanda de vehículos electrificados y las infraestructuras de recarga, al tiempo que mantengan la competitividad y salud laboral que han hecho de la automoción española «un referente industrial».