La borrasca Arwen deja nevadas copiosas en el norte y mínimas de -12 grados

Madrid, 28 nov (EFE).- La nieve y el frío han continuado siendo protagonistas este domingo en el norte peninsular; tres comunidades, Cantabria, Navarra y País Vasco, han amanecido en alerta máxima (rojo) por riesgo extremo de nevadas debido al paso de la borrasca Arwen, que ha dejado en algunos puntos temperaturas de -12 grados.

Dos personasa caminan por la N-135 completamente cubierta de nieve en una jornada donde tras la intensa nevada caída en las últimas horas ha dejado espesores de nieve de mas de 40 centimetros en Roncesvalles. EFE/Jesús Diges

En concreto, los termómetros de Cap de Vaquèira (Lleida) han marcado -12.7 grados a las 15:30 horas de este domingo. La mínima nocturna se registró en Cerler, Cogulla, (Huesca), con -11.9 grados a la 1:30 horas.

El temporal de nieve ha llegado de lleno este fin de semana a Pamplona donde este domingo ha empezado a nevar con fuerza en la capital navarra. EFE/Villar López

Este sábado, las mínimas se alcanzaron en Dílar, Sierra Nevada (Granada), a las 22:30 horas con -12.6 grados, y en Port Ainé (Lleida) a las 17:30 horas con -11.2 grados, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Además de Cantabria -que ha pasado ya de alerta roja a naranja-, Navarra y País Vasco, el mapa de avisos de esta jornada también incluyó a Aragón, Castilla y León, Cataluña y La Rioja.

Estas últimas en naranja, un aviso menor pero también con riesgo importante de acumulación de nieve en 24 horas, entre 25 y 35 centímetros según qué puntos y por encima de los 700/800 metros.

Esto se debe a la borrasca Arwen que afecta desde este sábado a la península con un frente frío que penetró por la costa cantábrica y recorre el mapa peninsular de norte a sur, acentuando el episodio de nevadas y precipitaciones persistentes en la mitad norte peninsular.

El viento también ha sido protagonista en algunas zonas de Cataluña, Andalucía, Aragón, Murcia, Comunidad de Valencia y Comunidad de Madrid, con una previsión de rachas máximas entre los 70 y 85 kilómetros por hora.

El lunes la situación mejora. En gran parte del país se espera una tendencia progresiva a la estabilización, aunque continuarán las precipitaciones en el extremo norte peninsular y la cota de nieve subirá en todos los puntos, tendiendo en general a remitir la nieve.

Las temperaturas sufrirán un aumento acusado casi generalizado, excepto en Canarias, donde descenderán ligeramente.

Pero antes de esta mejoría, la jornada del domingo ha vuelto a estar marcada por una estampa típica invernal: nieve, frío y viento.

Por eso, tanto el sábado como el domingo la Dirección General de Tráfico (DGT) ha pedido a los conductores que eviten los desplazamientos por carretera en la zona norte peninsular, sobre todo en aquellos municipios en alerta roja o naranja por riesgo de fuertes nevadas.

En sus recomendaciones, la DGT ha recordado que hay que dejar libre el carril izquierdo para permitir el paso de vehículos de conservación y quitanieves, y prestar atención a la señalización.

Los cortes en carreteras y algunos problemas se han repetido este domingo. Por ejemplo, un millar de camiones, según fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla y León, han pasado la noche en diversas áreas de servicio situadas en la AP-1 junto a las poblaciones burgalesas de Rubena y Miranda de Ebro, ante la imposibilidad de circular debido a la nieve.

Detrás de las máquinas quitanieves, con la calzada despejada de nieve, han podido circular en caravana los camiones y abandonar este corredor de la AP-1.

Además, el temporal de nieve ha complicado el tráfico en las carreteras del Pirineo aragonés, donde era obligatorio el uso de cadenas o neumáticos de invierno, y quedaba prohibido el tráfico de camiones y autobuses.

Según informa la DGT en su página web, la mayor parte de las restricciones en esta zona se han situado en carreteras nacionales o regionales en el entorno de Jaca, en trayectos a Villanúa, Puente la Reina, Aísa, Candanchú, Ansó y Hecho, entre otros municipios.

También ha habido cortes o restricciones en Asturias, País Vasco, La Rioja o Cantabria; en esta última una veintena de carreteras se han visto afectadas, tres de ellas en la red principal, con los puertos de El Escudo (N-623), Los Tornos (N-629) y San Glorio (N-621) cerrados a la circulación de camiones y vehículos articulados.

En gran parte del país se espera una tendencia progresiva a la estabilización, aunque continuarán las precipitaciones en el extremo norte peninsular, sin descartar que sean localmente fuertes o persistentes en el Cantábrico, tendiendo a disminuir en general a lo largo del día.

En zonas aledañas del norte peninsular, así como sistemas Central, Ibérico y Penibético, también son probables las precipitaciones, más débiles y dispersas cuanto más hacia el sur.

La cota de nieve subirá en todos los puntos, tendiendo en general a remitir la nieve.

Precisamente, el Gobierno Vasco prevé activar la fase de emergencia por el riesgo de inundaciones en esa comunidad ante la previsión de que a las lluvias persistentes se le sume el deshielo por la subida de la cota de nieve a lo largo de este domingo, lo que puede hacer crecer los cauces de unos ríos que ya bajan muy cargados.

La previsión de la Aemet es que el País Vasco pase de alerta roja a naranja a partir de las 18:00 horas.