Los pilotos aprueban un reajuste propuesto y ponen fin a su huelga en Brasil

Río de Janeiro, (EFE).- Los pilotos y tripulantes de aerolíneas comerciales suspendieron este domingo definitivamente la huelga que realizaban desde el pasado lunes en Brasil tras aceptar una nueva propuesta de ajuste salarial realizada por las líneas aéreas, con un aumento muy inferior al que reivindicaban.

El Sindicato Nacional de Aeronautas (SNA), que representa a pilotos, copilotos y auxiliares de vuelo, informó que la última propuesta de ajuste realizada por las aerolíneas, la tercera desde que comenzaron las negociaciones, fue aprobada por el 70,1 % de los 5.834 miembros del sindicato que participaron en una asamblea general virtual en la tarde de este domingo.

«Fue la huelga más larga que realizamos en los últimos 30 años. Ahora aceptamos la voluntad de la mayoría y se termina la paralización», afirmó el secretario general del SNA, Clauver Castilho, en un video en Twitter divulgado por el sindicato.

Los pilotos realizaron entre el lunes y el viernes de esta semana una huelga de dos horas diarias, entre las 6.00 y las 8.00 hora local (entre las 9.00 y las 11.00 GMT), que provocó decenas de atrasos y cancelaciones de vuelos en los principales aeropuertos de Brasil, así como filas de pasajeros en las terminales.

Los pilotos exigían que sus salarios fueran corregidos por la inflación del último año, de cerca del 5,97 %, y que se les concediera un aumento real adicional de 5 puntos porcentuales para reponer las pérdidas en los sueldos tras 2 años sin reajuste.

La propuesta aprobada este domingo prevé un reajuste del salario del 6,97 %, por lo que tan solo corrige la inflación y ofrece un aumento real adicional del 1,0 %.

Las peticiones de los trabajadores

Los pilotos alegaban que sus salarios no fueron aumentados en 2020 y 2021 por la crisis generada por la pandemia de la covid, que dejó los aviones en tierra por varias semanas y provocó millonarias pérdidas a las aerolíneas, pero que actualmente las empresas están recuperándose y lucrando con los elevados precios a los pasajes.

«Puede no parecer mucho, pero fue una victoria. Conseguimos traer mejorías en la parte financiera y en la parte social, algo que no ocurría hacía mucho tiempo», afirmó el presidente del sindicato, Henrique Hacklaender.

La huelga, en la práctica, terminó el viernes debido a que el sindicato la suspendió provisionalmente sábado y domingo mientras analizaba la nueva propuesta de la patronal y para no perjudicar a los miles de brasileños con vuelos programados en la Navidad.

La huelga provocó decenas de atrasos y numerosas cancelaciones de vuelos en nueve de los mayores aeropuertos de Brasil, principalmente en los dos de Sao Paulo, la mayor ciudad del país y los de más tránsito aéreo.

Tan solo el viernes el aeropuerto de Congonhas, destinado a los vuelos regionales desde y hasta Sao Paulo, tuvo que cancelar 14 vuelos y atrasar otros 78. El mismo día el aeropuerto Santos Dumont de Río de Janeiro, igualmente de vuelos regionales, registró 50 atrasos y 6 cancelaciones.

La paralización también provocó atrasos de vuelos y generado largas filas matinales de pasajeros en los aeropuertos de Brasilia, Belo Horizonte, Porto Alegre, Fortaleza y Campinas.