Las protestas se expanden en el sur de Perú, con nuevos incidentes en Cuzco

Lima, (EFE).- Las protestas antigubernamentales se expendieron este miércoles en el sur de Perú, donde se reportaron enfrentamientos de manifestantes con las fuerzas de seguridad en Cuzco, mientras se mantiene el pedido de renuncia de la presidenta Dina Boluarte tras las muertes de 17 civiles y un policía en la ciudad surandina de Juliaca.

Las manifestaciones reunieron a cientos de personas, gran parte de ellos campesinos llegados desde localidades del interior a las capitales de las regiones de Cuzco, Ayacucho, Apurímac, Arequipa y Tacna, esta última fronteriza con Chile.

En Cuzco se reportó que decenas de personas marcharon por la ciudad y luego intentaron llegar hasta el aeropuerto internacional, que es vigilado por un numeroso contingente policial, que incluye la presencia de tanquetas antidisturbios.

Una mujer camina entre barricadas durante las manifestaciones hoy, en la ciudad de Tacna, (Perú). EFE/ Rafael Arancibia
Una mujer camina entre barricadas durante las manifestaciones hoy, en la ciudad de Tacna, (Perú). EFE/ Rafael Arancibia

Mientras que los manifestantes lanzaron arengas contra el Gobierno, un grupo de personas buscó acercarse a la terminal aérea y se originó enfrentamientos con el uso de gases lacrimógenos, sin que hasta el momento se reporten heridos.

En Ayacucho, donde en diciembre pasado murieron 10 personas en las protestas, se cumplió con el segundo día de una paralización de 48 horas y hacia el mediodía una marcha numerosa llegó hasta la plaza principal, donde los participantes guardaron un minuto de silencio en homenaje a los fallecidos en Juliaca.

En la región Apurímac, que fue otro de los epicentros de las protestas de diciembre, se reportó una paralización parcial, aunque paulatinamente se restableció el transporte público, pero manifestantes recorrieron las calles de la ciudad de Andahuaylas de manera pacífica para reiterar su rechazo al Ejecutivo y el Congreso.

En Arequipa también se reportaron movilizaciones y el bloqueo de un puente en el norte de la ciudad, lo que obligó a numerosas personas a cruzar la zona caminando, bajo la vigilancia de militares y efectivos de la Policía Nacional.

Violencia incesante en Perú

Los incidentes también se presentaron en la región de Tacna, fronteriza con Chile, donde manifestantes quemaron las casetas de un peaje en la carretera Panamericana Sur, a la altura de la localidad de Sama.

Aunque no se reportó heridos, los trabajadores de la empresa Concesionaria Peruana de Vías (Covinca), tuvieron que abandonar la zona por razones de seguridad.

A su turno, la Dirección Regional de Salud (Diresa) del departamento amazónico de Madre de Dios, vecino de la región Puno, donde murieron 17 civiles y un policía en enfrentamientos que comenzaron el lunes, informó que un grupo de manifestantes retuvo una ambulancia que trasladaba a tres pacientes, entre ellos una mujer embarazada.

El incidente se produjo en el distrito de Inambari, a la altura del kilómetro 182 de la vía Interoceánica, indicó la Diresa, que sostuvo que el vehículo fue detenido «en plena carretera por más de una hora, poniendo en riesgo a los pacientes que eran trasladados y al personal de Salud que se encontraba a bordo de la ambulancia».

Un grupo de personas protestan hoy en la ciudad de Tacna, (Perú). EFE/Rafael Arancibia
Un grupo de personas protestan hoy en la ciudad de Tacna, (Perú). EFE/Rafael Arancibia

«Desde la Diresa, nuestro rechazo a estas actitudes violentas de algunos manifestantes y exigimos a las autoridades su intervención inmediata para salvaguardar la integridad de nuestro personal y de los bienes que se utilizan para atender a nuestra población», señaló el organismo en sus redes sociales.

En la región sureña de Ayacucho se cumple este miércoles el segundo día de una paralización de 48 horas convocada por organizaciones sociales contra el Gobierno de Boluarte.

Durante las primeras horas de la mañana, la ciudad de Ayacucho permaneció sin transporte público, aunque las demás actividades comenzaron sin que se reporten incidentes, pero se ha convocado a movilizaciones ciudadanas durante el día.

Medidas del Gobierno

Tras los violentos enfrentamientos desatados en la ciudad de Juliaca, en la región de Puno, el Gobierno peruano formalizó este miércoles la imposición del toque de queda en la zona durante tres días, desde las 20.00 horas hasta las 4.00 del día siguiente (1.00 – 9.00 GMT).

La medida había sido anunciada este martes ante el pleno del Congreso por el presidente del Consejo de Ministros, Alberto Otárola, «en salvaguarda de la vida y la integridad, de la libertad de todos los ciudadanos de Puno», según dijo.

El Gobierno también declaró este miércoles «día de duelo nacional» con motivo de los enfrentamientos que dejaron 17 civiles y un policía muertos en Juliaca, una ciudad ubicada a más de 1.200 kilómetros al sur de Lima.

Personas sostienen un ataúd con el cuerpo de uno de los fallecidos durante las protestas en días pasados, mientras recorren en procesión la avenida Huancané hoy en Juliaca (Perú). EFE/Stringer

En esa ciudad, un grupo numeroso de familiares y amigos de los fallecidos se mantuvo a las afueras de la morgue del hospital de Juliaca, donde tres de los fallecidos siguen sin ser identificados, según informó el diario La República.

Las manifestaciones en el interior de Perú, sobre todo en las regiones sureñas del país, exigen la renuncia de Boluarte y el cierre del Congreso, así como la convocatoria a elecciones generales y a una asamblea constituyente.

Al inicio de la mañana de este miércoles, la Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías (Sutran) informó que hay 61 puntos de tránsito interrumpido, entre los que se encuentran 12 vías nacionales, en 6 regiones del país, que incluyen a las sureñas Puno, Arequipa, Tacna, Cuzco y Madre de Dios, y la norteña San Martín.