44 líderes europeos muestran su unidad con Ucrania y el deseo de más cooperación

Praga (EFE).- La primera cumbre de la Comunidad Política Europea, un nuevo formato ideado por el presidente francés, Emmanuel Macron, que ha reunido en Praga a 44 líderes del continente europeo, ha mostrado la unidad del continente frente a Rusia en apoyo a Ucrania, así como su deseo de estrechar más su cooperación.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE y de otros 17 países europeos visibilizaron anoche en la capital checa la existencia de un frente común frente a la agresión de Rusia y el aislamiento de Moscú y su aliada Bielorrusia, dentro de un continente que trabaja para reforzar sus lazos.

Macron, que propuso la creación de este foro en mayo pasado, celebró la materialización de su proyecto al reunir a países que comparten “el mismo continente” y que intentan «arreglar problemas”.

También habló de la importancia de contar con una estructura europea para defender infraestructuras esenciales como los gasoductos o los satélites, tras el presunto sabotaje sufrido por los gasoductos Nord Stream 1 y 2, y respaldó una estrategia en materia energética para bajar los precios del gas, aprovechando la presencia en la reunión de productores como Noruega y Azerbaiyán.

El presidente francés, Emmanuel Macron, en la rueda de prensa ofrecida al término de la primera cumbre de la Comunidad Política Europea celebrada el jueves en Praga. EFE/EPA/Filip Singer

Aislamiento de Rusia y apoyo a Ucrania

Aunque la reunión no produjo, como estaba previsto, ninguna declaración conjunta, una de las cuestiones que quedaron patentes fue el aislamiento de Rusia del resto del continente europeo por la invasión de Ucrania y el respaldo a este país, como subrayaron diferentes líderes.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, participó por videoconferencia y pidió que este nuevo foro se convierta en una “comunidad europea de la paz”.

Por su parte, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, confió en que la cumbre sirva para intentar crear «un nuevo orden sin Rusia» y mandar el mensaje de que el Kremlin está “aislado».

La primera ministra británica, Liz Truss, aprovechó igualmente para instar a los líderes de Europa a mantenerse «unidos» y «firmes» contra a la «agresión rusa”, ya que el continente afronta “su mayor crisis desde la Segunda Guerra Mundial».

El contrapunto lo puso el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, quien reiteró desde la capital checa que hay que «repensar» las sanciones del bloque contra Moscú porque no han tenido resultados hasta el momento.

España, organizadora de la tercera cumbre

Entre los líderes de fuera del bloque, el primer ministro de Albania, Edi Rama, incidió en que la idea de este foro «no es nueva» sino que «renace en tiempos de crisis», por lo que instó a «no tener que esperar a tener otra crisis para repetir una reunión» .

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, recogía el guante, y proponía durante la cena que Moldavia, España y Reino Unido albergasen las siguientes citas de esta comunidad y la sugerencia fue recibida con «aplausos» en la sala, quedando así aprobada según han explicado fuentes comunitarias.

De esta forma, España asumirá el compromiso de organizar la cumbre, coincidiendo con su presidencia de turno de la UE, en el segundo semestre de 2023.

Tras España, será el turno de Reino Unido, por lo que el nuevo foro continental se desplazará de nuevo fuera de las fronteras de club comunitario.

YouTube player

En la cita en la capital checa participaron los veintisiete Estados miembros de la UE, Reino Unido, Suiza, Turquía, Noruega, Islandia, Liechtenstein, Ucrania, Moldavia, Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Albania, Bosnia y Herzegovina, Kosovo, Montenegro, Macedonia del Norte y Serbia.

Edición web: Mar Monreal