El impacto covid en el cáncer: Sanidad prevé más casos de pulmón, mama y colon

Madrid (EFE).- El impacto de la pandemia en el cáncer ya está cuantificado: la caída de pruebas y diagnósticos, especialmente en pulmón, donde ha llegado al 23,6 % y 15,6 %, respectivamente, así como de los cribados, hacen prever un aumento de casos en estadio avanzado de ese tumor y de los de mama y colon en los próximos años.

Así lo concluye el informe «Estudio de Impacto de la Pandemia por Covid-19 sobre la Prevención y el Control del Cáncer en el Sistema Nacional de Salud» que el Ministerio presentará a las autonomías en su próximo Consejo Interterritorial ordinario que se celebrará el próximo lunes en Mérida.

El estudio, encargado a la Fundación Avedis Donabedian y al que ha tenido acceso Efe, es fruto del acuerdo que este mismo órgano tomó en febrero de 2021 para medir las consecuencias que se sabía que el parón de la covid iba a acarrear en el abordaje del cáncer.

Y ahora ya se les puede poner cifras, como que el número de pacientes a los que se realizó algún procedimiento relacionado con la patología oncológica bajó más del 13 %, o que la práctica de broncoscopias o citologías cayeron un 25 %.

El de pulmón, el más afectado

El análisis se detiene principalmente en cuatro cánceres -pulmón, mama, colon y hematológicos- seleccionados en base a criterios de incidencia, prevalencia y gravedad. La pandemia ha atacado sobre todo al primero, tanto por la caída del número de pruebas como de diagnósticos.

De este cáncer se hicieron 13.101 exploraciones menos (-23,6 %) respecto a 2019; sobre la positividad de las pruebas -que da una idea del número de diagnósticos, aunque no todas tienen esta finalidad-, las broncoscopias positivas disminuyeron en 2.113 casos (15,4 %).

Vista de pruebas para detectar el cáncer de pulmón, cuando hoy se sabe como ha afectado la covid al cáncer
Vista de pruebas para detectar el cáncer de pulmón, en una imagen de archivo. EFE/Alejandro García

Si se atiende a las pruebas, le seguiría el cáncer de colon (15,16 %) y luego el de mama (10,64 %), al contrario de lo que sucede con los casos positivos, donde el de mama (9,74 %) es el segundo y el de colon, con una bajada del 5,51 %, el tercero.

Ante la «magnitud relevante» de la disminución de los diagnósticos de estos tres tumores, los expertos lanzan esta previsión: «En los próximos años se producirá un aumento de los diagnósticos en estadios más avanzados».

Por su parte, las neoplasias hematológicas permanecen prácticamente igual, con un 4,49 % menos de pruebas y 0,49 % menos de diagnósticos.

Los cribados se resienten

Igualmente, se vieron afectados los programas de cribado de mama y colorrectal con una bajada «significativa» de su cobertura (personas invitadas), pero se logró suavizar la caída de la participación.

El más tocado fue el colorrectal, cuya cobertura, que en 2019 superaba el 70 %, sufrió descensos importantes en todas las comunidades, sobre todo en Navarra, donde se desplomó más de un 70 %. La participación disminuyó en diez, aunque menos acusadamente.

Mientras, la cobertura del cribado de mama disminuyó en todos los territorios -más en Navarra, un 46,6 %, País Vasco y La Rioja, donde la caída roza el 40 %-, excepto en Galicia y Melilla, aunque siete comunidades lograron mantenerla por encima del 80 %.

La participación se mantuvo en niveles similares a 2019 menos Madrid, donde la variación fue del 31 %.

Actividad clínica hospitalaria

Uno de los mejores indicadores para medir el impacto es el de pacientes dados de alta con diagnóstico principal oncológico, que fueron un 12 % menos. Los efectos de la pandemia también se notan en las sesiones de quimio y radioterapia, aunque parte de la variación se puede explicar por la prescripción de terapias de quimioterapia oral.

Como era previsible, en los 3 meses más duros de la covid, las sesiones de quimio bajaron casi el 10 % -solo Andalucía y Extremadura lograron un incremento de la actividad-, y aunque el ritmo se suavizó a lo largo del año, no se recuperaron los niveles de actividad previos. La reducción fue así del 4,2 %, equivalente a 53.588 sesiones menos en toda España.

La actividad radioterápica se sostuvo relativamente durante los primeros meses, pero cayó después, cerrando el año con una disminución del 9,4 % (71.684 sesiones menos). En el caso de las biopsias, se dejaron de practicar casi 608.000.

También bajaron las visitas a oncología médica, sobre todo con el confinamiento (-12 %); las pediátricas son difíciles de valorar pero sí hubo un impacto negativo con una reducción de primeras visitas en oncohematología en aproximadamente 850 unidades.

Lo que sí se conservó

Por el contrario, en lo que parece que la pandemia no tuvo efecto fue en las tasas de vacunación de los pacientes oncológicos frente la Hepatitis B (VHB) y el virus del Virus del Papiloma Humano (VPH) -que incluso aumentó ligeramente-, ni en lo que se refiere a la primovacunación ni en las dosis de refuerzo.

Una enfermera con la vacuna contra el papiloma humano, cuando hoy se conoce como afectó el covid al cáncer.
Una enfermera prepara la vacuna contra el papiloma humano, en una imagen de archivo. EFE/Lavandeira jr

De la información aportada por 46 hospitales, se deduce que los centros pusieron en práctica un abanico de medidas -como consultas telefónicas con psicología y psiquiatría, la puesta a disposición de un teléfono de asistencia psicológica, la elaboración de vídeos de autoayuda o un webinario- para prevenir y abordar la aparición de sintomatología ansiosa y depresiva en los pacientes con cáncer.

No obstante, «haría falta más información para poder abordar» su efectividad.

En general, también se mantuvo el acceso a cuidados paliativos, e incluso la mitad de los hospitales desarrollaron nuevas iniciativas o adaptaron las existentes para garantizar el acceso.

Oncólogos médicos: hay que estar preparados porque el cáncer va en aumento

La presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Enriqueta Felip, considera que «hay que estar preparados» porque el cáncer va a seguir aumentando en los próximos años, de ahí que haya enfatizado la importancia de la prevención, el diagnóstico precoz y el abordaje multidisciplinar de esta enfermedad.

Felip ha hecho estas declaraciones a EFE tras conocerse los resultados del «Estudio de Impacto de la Pandemia por Covid-19 sobre la Prevención y el Control del Cáncer en el Sistema Nacional de Salud» que el Ministerio de Sanidad y las comunidades analizarán en su próximo Consejo Interterritorial del lunes.

A la presidenta de los oncólogos médicos le preocupan especialmente dos hechos, y es el descenso de un 12 % del número de pacientes con diagnóstico oncológico dados de alta y las reducciones «drásticas» de las pruebas, de hasta un 25 % de las broncoscopias y de las citologías.

La presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Enriqueta Felip, habla sobre el cáncer y el informe covid
La presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Enriqueta Felip, en una imagen de archivo. EFE/ Fernando Villar

Pero considera que, a pesar del enorme impacto del frenazo del confinamiento, los hospitales hicieron verdaderos esfuerzos para introducir la telemedicina para hacer el seguimiento de pacientes en tratamiento y control postratamiento, incorporar mecanismos de telefarmacia o mantener los cuidados paliativos.

Con todo, Felip resalta que todos estos pacientes que dejaron de ser diagnosticados en 2020 (15,4 % en pulmón, 9,4 % en mama y 5,5 % en colon, según el informe) «seguro» lo fueron en 2021, lo han sido en 2022 o lo serán en 2023, y «tenemos que estar preparados porque ya la incidencia de cáncer en general es elevada. Ojalá no, pero hay que aprender de las cosas que han pasado para el futuro».

A la directora médica de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), Mariluz Amador, la noticia no le ha sorprendido porque otros estudios impulsados por esta organización ya apuntaron los estragos de la primera ola.