La inflación y la energía, el «mayor» problema de las telecos en 2023

Belén Molleda |

Madrid (EFE).- El «mayor» problema de las telecos a nivel mundial en 2023 será la inflación y, en particular, el coste de la energía, una situación que atañe también a España, donde operadores como Telefónica han anunciado subida de tarifas y han suscrito acuerdos para evitar sorpresas con el gasto energético.

Tras una década de baja inflación y reducidos tipos de interés, los operadores de telecomunicaciones se enfrentan al problema de administrar los costes crecientes y la incertidumbre sobre cuánto pueden aumentar sus propios precios para hacer frente al contexto económico.

Según las predicciones para el sector de telecomunicaciones, medios y tecnología en 2023 de la consultora Analysys Mason, la inflación y el coste de la energía serán «el mayor» problema de las telecos.

Para afrontar esta situación, las principales telecos ya han tomado medidas y han anunciado subidas de tarifas.

La primera en materializarlas fue Orange, al aplicar una subida de tarifas en agosto; seguida de Telefónica, que anunció un aumento de precios para enero; y por último Vodafone. Son las tres principales telecos españolas.

telecos
Un tienda de Huawei, en una imagen de archivo. EFE/Ballesteros

Este incremento de tarifas se debe al aumento de costes de operación, logística, entre otros, y no a que se haya activado cláusula alguna por el IPC, ha puntualizado Telefónica.

Movistar (Telefónica) ha anunciado una subida de precios en enero de media del 6,8 %, mientras que Vodafone aplicará un encarecimiento de 4 euros de media sus tarifas a finales de enero. Orange, el segundo operador en España, ya aplicó las subidas en agosto.

Para reducir la exposición a la subida de precios de la energía, el principal problema de las telecos, operadores como Telefónica han cerrado este otoño nuevos acuerdos a largo plazo para el suministro de electricidad renovable, de manera que se asegura un precio fijo para más del 50 % del consumo de los emplazamientos propios en 2022 y más del 70 % en 2023.

En el caso de Telefónica, el proceso de transición del cobre a la fibra también le beneficia hasta el punto que, según sus cálculos, el consumo de energía en esta última es un 85 % más eficiente.

El encarecimiento de los servicios, un tema político

Los operadores y reguladores «estarán bajo presión para moderar los aumentos de precio», según predice esta consultora, que explica que esta situación marca la diferencia con respecto a hace una década, cuando los gobiernos dejaban en gran medida los problemas de tarifas en manos de los organismos reguladores durante la última década.

telecos
Antena para redes, en una imagen de archivo.. EFE/Fernando Bizerra Jr.

Ahora, las telecos se verán obligadas a lanzar tarifas sociales para los consumidores vulnerables, especialmente en los servicios de banda ancha fija, abunda.

La consultora cree que, pese a la subida de tarifas de los operadores, sus ingresos por servicios (Arpu) no crecerán al mismo ritmo que la inflación.

La CNMC pide ofertas para pensionistas

En España, con la nueva ley de telecomunicaciones, todos los operadores que presten el servicio universal de telecomunicaciones (banda ancha y voz) deberán aplicar precios asequibles.

Al respecto, la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC) ya ha advertido de que velará por que esto se cumpla, al tiempo que ha propuesto incorporar alguna previsión sobre el acceso a estos servicios para jubilados y pensionistas con renta familiar baja, y para determinados colectivos (usuarios ciegos, sordos o mundos, o con grave discapacidad), según fuentes del organismo regulador.

En su informe, la consultora recuerda que los operadores de telecomunicaciones salieron «relativamente ilesos» de la pandemia pero ahora deben afrontar el reto de reducir los costes y al mismo tiempo de seguir invirtiendo en infraestructura de fibra y 5G.

telecos
Un usuario de teléfono móvil, en una imagen de archivo. EFE/Miguel Gutiérrez

En España, ya se han subastado las tres bandas de espectro previstas para el 5G, la última de ellas la de 26 Ghz, un proceso que concluyó hace unas semanas, en el que se pujó menos de lo previsto inicialmente.

Los operadores hubieran preferido que esta subasta se hubiera realizado un poco más adelante precisamente por el contexto económico actual, pero el Gobierno sacó a subasta esta última banda este otoño, según han reconocido a EFE fuentes del sector.

El 2030, el año del metaverso

En cuanto al metaverso, la consultora no enmarca hasta el 2030 el año de esta tecnología, aunque considera, no obstante, que los operadores tratarán en su hoja de ruta adaptarse a un futuro centrado en la realidad extendida (realidad virtual, la realidad aumentada, y la mixta).

Así, se tomarán más en serio los casos de uso como llamadas inmersivas de realidad virtual o videollamadas en 3D en 2023.
Entre otras predicciones, Analysys Mason considera que Apple, Globalstar, SpaceX/Starlink y T-Mobile seguirán dando pasos para la conectividad directa de satélite a dispositivo; y que Inmarsat, Iridium y Samsung pueden darlo en 2023.

Según sus datos, la conectividad directa de satélite a dispositivo tendrá más de 25 millones de suscriptores a fines de 2023.