Los prorrusos de Jersón dicen que continúa la evacuación de la región

Moscú (EFE).- Las autoridades prorrusas de la región ucraniana de Jersón, anexionada por Moscú en septiembre pasado, afirmaron este sábado que la evacuación de la zona continúa y reconocieron que «es difícil» para los lugareños abandonar sus tierras.

«Muchas veces es muy difícil para la gente, porque tienen que abandonar sus casas, sus vidas», admitió el vicegobernador prorruso, Kiril Stremoúsov.

El funcionario dijo en Telegram que las autoridades tratan de convencer a los habitantes de Jersón de la necesidad de dar ese paso a fin de no poner en riesgo su seguridad.

«A la gente le cuesta aceptar la nueva realidad, pero tratamos de convencerlos. Les aseguramos que todo esto es temporal y es por su propio bien, es para salvar vidas», recalcó.

Agregó asimismo que a la tarea de la evacuación «ayudan» los ataques de las fuerzas ucranianas, incluido «contra casas de civiles».

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, llamó ayer a evacuar a los civiles de Jersón ante la contraofensiva ucraniana, mientras Kiev y Occidente intentan descifrar si se prepara una retirada de las tropas o se trata de una emboscada para las fuerzas ucranianas.

«Por supuesto, los que viven en Jersón deben ser sacados de la zona de las acciones más peligrosas, porque la población civil no debe sufrir bombardeos, ofensivas, contraofensivas y otras medidas relacionadas con operaciones militares», señaló el jefe del Kremlin.

El propio Stremoúsov volvió a pedir este viernes a los habitantes de Jersón que se trasladen a otras zonas seguras ya que «pronto es posible un bombardeo masivo de la capital regional».

Éste llegó a anunciar incluso un toque de queda las 24 horas del día en la ciudad, pero después rectificó y dijo que «no hay restricciones para los residentes» más allá del toque de queda de siete horas por la noche.

Las autoridades impuestas por Rusia en Jersón ordenaron en octubre la evacuación en la región de unos 80.000 ciudadanos de la ribera derecha a la orilla izquierda del río Dniéper ante el acercamiento de las fuerzas rusas y hace dos semanas incluyeron a la capital provincial.

Esta semana extendieron la medida también a la margen izquierda del Dniéper para sacar de allí a hasta 70.000 personas.
Según el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania, las tropas rusas están tratando estos días de localizar a civiles que se niegan a abandonar Jersón.