Situación delicada para Barcelona y Atlético en Liga de Campeones

Madrid/Bruselas, 11 oct (EFE).- Dos derrotas seguidas en el grupo B de la Liga de Campeones exponen al Atlético de Madrid a una situación arriesgada contra el Brujas por la primera posición, mientras el Barcelona afrontará la primera final de la temporada contra el Inter de Milán.

La alarma suena de forma nítida en el Atlético, alertado por su dinámica decadente (disimulada con su apretada victoria del sábado contra el Girona por 2-1) y en el borde de un precipicio en Europa cuya caída implicaría unas consecuencias desastrosas para el equipo, entre el abismo de la eliminación y el alivio de la clasificación, entre el impacto que tiene económica y deportivamente seguir o no en la máxima competición.

Tras el sinsabor vivido en el Giuseppe Meazza (1-0), el Barça se situó en el abismo de la eliminación de la máxima competición europea, un escenario posible que el banquillo y la directiva quieren evitar por las consecuencias deportivas y económicas que significaría no estar en el sorteo de octavos.

El Atlético, contra las cuerdas

Dos derrotas seguidas en el grupo B de la Liga de Campeones exponen este miércoles al Atlético de Madrid a una situación arriesgada contra el Brujas en el Metropolitano por la primera posición, una quimera si no consigue la victoria, pero, sobre todo, por el pase a los octavos de final, más que en duda en el ecuador de la primera fase y cuyos cálculos para lograrlo dependen de su resultado contra el conjunto belga, al que recibe con la suplencia reiterada e indicativa de Joao Félix, fuera del once por cuarto duelo seguido.

La alarma suena de forma nítida en el Atlético, alertado por su dinámica decadente (disimulada con su apretada victoria del sábado contra el Girona por 2-1) y en el borde de un precipicio en Europa cuya caída implicaría unas consecuencias desastrosas para el equipo, entre el abismo de la eliminación y el alivio de la clasificación, entre el impacto que tiene económica y deportivamente seguir o no en la máxima competición.

SIMERONE EN RUEDA DE PRENSA ANTES DEL PARTIDO DE LIGA DE CAMPEONES
Diego Simeone, en rueda de prensa, este martes. EFE/Juanjo Martín

El favorito del grupo, indudable desde el momento que quedó configurado el sorteo, es hoy el último, con tan solo tres puntos de nueve posibles, los mismos que suman el Bayer Leverkusen y el Oporto, enfrentados entre sí este miércoles, y a seis del Brujas, el adversario que mide este miércoles cuál es el futuro del Atlético en la ‘Champions’, tenebroso al menos hasta ahora, pendiente de una victoria indispensable para creer aún en ser primero, pero no tan capital para clasificarse como sí lo será ganar a sus otros dos oponentes.

Advertido está el Atlético de hace tan solo una semana, cuando el Brujas rebajó al equipo de Diego Simeone a la nada más absoluta por mérito suyo y por demérito ajeno, desbordado por Ferran Jutglà, Tajon Buchanan o Kamal Sowah.

A los tres los descargó de minutos Carl Hoefkens el pasado sábado en la derrota de su conjunto contra el Westerloo (0-2) -Jutlgà y Sowah ni siquiera fueron convocados y el técnico introdujo siete cambios en su once-, con vistas al encuentro más importante de su equipo en Europa en unos cuantos años, porque le abre una barrera insuperable: no ha alcanzado las eliminatorias de la Liga de Campeones desde que el torneo asumió la actual denominación para sustituir a la Copa de Europa.

El Brujas, el líder incontestable del grupo, además sin ningún gol en contra, avista cada vez más cerca el pase a la siguiente ronda y, a la vez, como primero de grupo. Para lo primero, la bastaría con una victoria; para lo segundo, necesitaría al mismo tiempo un empate en el otro partido del grupo, Bayer Leverkusen-Oporto.

Hay suficientes motivos para la desconfianza en el Atlético, cuyo miedo al fracaso en Europa queda en evidencia cada vez que encara un partido de la ‘Champions’. Sólo ha ganado once de sus 30 duelos más recientes en el torneo, desde aquel ruidoso batacazo que se dio en Turín contra el Juventus en 2019, no ha sido primero de grupo desde 2016-17 y tan solo ha vencido uno de sus últimos nueve choques continentales como local, precisamente el último por 2-1 al Oporto, en la última acción, por medio de Antoine Griezmann.

Entonces, el futbolista francés sólo jugaba media hora. Ahora ya está para todo el tiempo que quiera alinearlo el técnico. Traspasado definitivamente desde el Barcelona, por 20 millones de euros más cuatro en variables, este lunes ya firmó su nuevo contrato con el Atlético hasta 2026, ya sin limitaciones para jugar desde el principio.

ENTRENAMIENTO DEL ATLÉTICO ANTES DE LIGA DE CAMPEONES
El delantero portugués Joao Félix (i) y el defensa mozambiqueño Reinildo Mandava (d), participan en un entrenamiento del Atlético de Madrid este martes. EFE/Rodrigo Jiménez

Y sin ellas es un titular indiscutible en el esquema de Diego Simeone, en el que formará en el ataque bien por el flanco izquierdo o bien como delantero, dependiendo de si Álvaro Morata es el elegido, como así parece, para la titularidad como atacante de referencia o finalmente apuesta el técnico por incluir a un centrocampista más, Thomas Lemar, en su medio campo. En cualquier caso, Griezmann y Ángel Correa (goleador tres veces en sus dos únicos partidos de inicio de este curso) formarán de inicio ante el conjunto belga.

En el once irrumpe Saúl Ñíguez, que retoma el carril izquierdo, con el regreso a la suplencia de Yannick Carrasco. No habrá cambios ni en la portería, con Jan Oblak, reivindicado por su salvadora actuación contra el Girona; ni en el centro de la defensa (Stefan Savic-José María Giménez-Reinildo Mandava); ni en el carril derecho (Nahuel Molina); ni, quizás, en el medio. Ahí es fijo Koke Resurrección y así lo parece Axel Witsel, aunque Simeone probó este martes la alternativa de Geoffrey Kondogbia por el internacional belga.

No habrá sitio en el once para Joao Félix, suplente por cuarto choque seguido. Cada vez es menos noticia, porque ya ocurre en algún tramo de cada una de las cuatro temporadas, incluida la actual, que lleva a las órdenes de Simeone. Son baja Marcos Llorente, Sergio Reguilón y Felipe Monteiro, los tres por lesión

Alineaciones probables:
Atlético de Madrid: Oblak; Molina, Savic, Giménez, Reinildo, Saúl; Correa, Witsel o Kondogbia, Koke, Griezmann; Morata.
Brujas: Mignolet; Odoi, Mechele, Sylla, Meijer; Onyedika, Vanaken, Nielsen; Sowah, Jutglà, Buchanan.
Árbitro: Danny Makkelie (Países Bajos).
Estadio: Metropolitano.
Hora: 18.45 (16.45 GMT).

Una final para el Barça en el mes de octubre

El Barcelona, sumido en un mar de dudas, afrontará este miércoles (21:00 CET) en el Spotify Camp Nou la primera final de la temporada contra el Inter de Milán en pleno mes de octubre, un duelo decisivo en la pugna por conseguir un billete para los octavos de final de la Liga de Campeones.

Tras el sinsabor vivido en el Giuseppe Meazza (1-0), el Barça se situó en el abismo de la eliminación de la máxima competición europea, un escenario posible que el banquillo y la directiva quieren evitar por las consecuencias deportivas y económicas que significaría no estar en el sorteo de octavos.

En el ecuador de la liguilla de la ‘Champions’, suma tres puntos el equipo azulgrana, tres menos que el conjunto italiano, y a seis del Bayern de Múnich, líder del denominado ‘grupo de la muerte’.

Rueda de prensa de Xavi antes del partido de Liga de Campeones
El entrenador del FC Barcelona, Xavi Hernández, en rueda de prensa. EFE/Enric Fontcuberta

Para formar parte del bombo de los octavos de final sin depender de los resultados de sus rivales, el conjunto azulgrana necesitaría vencer los tres partidos que le quedan -Inter, Bayern y Viktoria Pilsen- y, además, ganarle el ‘goal average’ al conjunto ‘neroazurro’ en el Spotify Camp Nou.

Un empate dejaría al equipo azulgrana al borde de la eliminación, pues debería sumar un pleno de puntos en los dos próximos duelos y esperar que el equipo italiano pinche en las dos últimas jornadas.


Una derrota azulgrana ante el Inter sumado a un triunfo o un empate del Bayern el mismo miércoles en Pilsen implicaría la eliminación prematura de la ‘Champions’ por segundo curso consecutivo.

Con todo, llega el Barça al primer momento clave del curso con muchos nubarrones en su juego, sobre todo debido a las malas sensaciones mostradas en los tres partidos que ha disputado después del parón de selecciones.

Ante el Mallorca (0-1) y el Celta (1-0), los pupilos de Xavi solventaron por la mínima dos encuentros grises que se decidieron por el acierto ofensivo y la aparición de Marc-André ter Stegen, que solo ha recibido un gol en ocho partidos de LaLiga.

Contra el Inter, el árbitro y la falta de ideas apartaron al Barça del empate, lo que le obliga ahora a jugar un todo o nada en el mes de octubre, todo ello con el clásico que se disputará el próximo domingo en el Santiago Bernabéu en el horizonte.

Entrenamiento del FC Barcelona
Los jugadores del FC Barcelona Pedri (i) y Eric García participan este martes en una sesión de entrenamiento. EFE/ Enric Fontcuberta

Las bajas en defensa continúan siendo un quebradero de cabeza para el técnico Xavi Hernández. Las lesiones de los zagueros Jules Koundé, Andreas Christensen, Ronald Araujo y Héctor Bellerín, a las que se suman las ausencias del delantero Memphis Depay y del centrocampista Franck Kessie, obligan al preparador egarense a hacer equilibrios atrás.

Éric Garcia, suplente ante el Celta, y Piqué parecen tener un puesto asegurado. Tampoco se descarta que Marcos Alonso pueda convertirse en el tercer central, si Xavi apuesta por un 3-4-3 para contrarrestar el sistema de dos puntas con el que habitualmente juega el equipo Simone Inzaghi.


El Camp Nou presentará una muy buena entrada para presionar al Inter, de nuevo mermado por las bajas, que buscará hacer bueno el resultado obtenido en el Giuseppe Meazza para acercarse a la clasificación a octavos en el grupo C.

Pese a llegar séptimo en el campeonato doméstico italiano y a ocho puntos del líder, el conjunto ‘nerazzurri’ llega al enfrentamiento con la moral subida tras las dos victorias seguidas ante el Barcelona y el Sassuolo (1-2), que le han hecho recuperar sensaciones y volver a sentirse competitivo.

El equipo que dirige Simone Inzaghi, pese a que parece haber abandonado un mal momento, no está en su mejor nivel y gran parte de culpa la tienen las lesiones de importancia en la plantilla.

El técnico no recupera para el choque ni al belga Romelu Lukaku, en el ataque, ni al croata Marcelo Brozovic, en el centro del campo, ambos piezas indiscutibles en el esquema y bajas muy sensibles que, eso sí, ya suplieron con creces el argentino Joaquín Correa como atacante y el turco Hakan Calhanoglu como pivote, marcando el tanto de la victoria.

Sin embargo, el ‘Tucu’ Correa no se ha recuperado a tiempo de sus molestias en la rodilla izquierda y desajusta el plan interista, que pierde velocidad en la punta de ataque. Partirá de inicio, por tanto, el bosnio Edin Dzeko junto al argentino Lautaro Martínez, que espera reencontrarse con el gol después de más de un mes sin anotar en partido oficial.

En la portería está previsto que repita el camerunés André Onana, que ya fue titular en Serie A este fin de semana por primera vez. El arquero volverá a la que es su casa, donde militó en las categorías inferiores antes de firmar por el Ajax neerlandés.

Alineaciones probables:
Barcelona: Ter Stegen; Eric García, Piqué, Marcos Alonso; Busquets, De Jong, Gavi, Pedri; Dembélé, Raphinha y Lewandowski.
Inter de Milán: Onana; Skriniar, De Vrij, Bastoni; Darmian, Barella, Calhanoglu, Mkhitaryan, Dimarco o Gosens; Dzeko y Lautaro.
Árbitro: Szymon Marciniak (POL)
Estadio: Spotify Camp Nou
Hora: 21.00 CET.

Edición web: Nuria Santesteban