La ministra de Transportes, Raquel Sánchez (c), y el presidente del Principado, Adrián Barbón (d), en un viaje de prueba en la variante de Pajares. EFE/ J. L. Cereijido/Archivo.

Asturias pide duplicar las plazas de tren y un servicio diario desde Avilés

Oviedo (EFE).- El Gobierno del Principado pedirá a Renfe que, una vez se ponga en servicio en noviembre la variante de Pajares que posibilitará la llegada de la alta velocidad ferroviaria a Asturias, se duplique la capacidad de plazas disponibles con origen y destino en la región y que Avilés cuente con un servicio diario de enlace con Madrid en ambos sentidos.

La futura operativa de la línea de alta velocidad entre Gijón y Madrid, con parada en Oviedo, será objeto de negociación con el operador ferroviario una vez superadas las elecciones autonómicas del próximo día 28 cuando el Gobierno asturiano tiene previsto reunirse con los agentes sociales y económicos de la comunidad para diseñar las necesidades de la región cuando disponga de AVE.

Así lo ha asegurado el consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, tras participar en la reunión que hoy han mantenido en la sede de la Presidencia del Principado el secretario general de Infraestructuras, Xavier Flores, y la presidenta de Adif, María Luisa Domínguez, con el jefe del Ejecutivo asturiano, Adrián Barbón.

Tras conocer las nuevas previsiones del Ministerio, que sitúan en noviembre la puesta en servicio de la variante de Pajares, Calvo ha abogado por “aprovechar al máximo” el tiempo que queda hasta entonces para exprimir al máximo las potencialidades de la llegada de la alta velocidad a Asturias tras la “decepción” que supuso el retraso de su inauguración, prevista inicialmente para mayo.

Cerca de 600.000 pasajeros

Un informe elaborado por el Gobierno asturiano preveía que, una vez que la línea entre Madrid y Asturias se consolide, el número de viajeros que llegarán al Principado por tren se elevará a casi 600.000, un 147 por ciento más que los 241.700 de 2019, último año antes de la pandemia, lo que hará necesario, según Calvo, aumentar progresivamente la capacidad de la línea.

No obstante, ha admitido, ese incremento podría estar vinculado a la incorporación al servicio de los trenes Avril para circular por la línea -que podrán alcanzar velocidades de hasta 330 kilómetros entre Madrid y León y un máximo de 250 en el resto del trayecto-, unas unidades aún en proceso de homologación y cuya entrega ha sufrido un retraso respecto a las previsiones del Ministerio.

Además, el consejero ha incidido en la necesidad de definir con los representantes de una sociedad “un poco agotada” y en la que se detecta “falta de credibilidad” con los plazos del AVE -se han dado ya 17 fechas distintas de puesta en servicio- la futura oferta para el transporte de mercancías impulsando una “autopista ferroviaria” para ese objetivo.

Reducción de costes para las mercancías

Según Calvo, la puesta en servicio de la variante, que supondrá eliminar del trazado la antigua rampa de Pajares construida en el siglo XIX cuyo diseño condicionaba su uso para mercancías, permitirá reducir hasta en un tercio el coste para las empresas del Principado, desde donde salieron en tren unos 2.000 millones de toneladas en 2019, según los últimos datos disponibles.

Además, en cuanto al transporte de viajeros, Calvo ha considerado que la alta velocidad servirá para desestacionalizar el turismo en Asturias y, en este sentido, ha pedido que las semanas previas a su entrada en servicio, dado que será en temporada baja, se aprovechen para impulsar alguna de las “ambiciosas” campañas de promoción de Renfe en las que oferta miles de billetes a bajo coste. EFE