Bach admite el «dilema» del COI ante el veto de los países a Rusia

Oviedo (EFE).- El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, ha asegurado este jueves que el pronunciamiento de los distintos gobiernos contra Rusia después de que este país invadiera Ucrania coloca al organismo olímpico ante un «dilema» que no puede «resolver» porque su misión es que todos los atletas del mundo se puedan reunir, incluso cuando sus equipos se encuentran en guerra o tienen un conflicto.

Bach se ha expresado en estos términos en una rueda de prensa en Oviedo, acompañado de varios miembros de la Fundación Olímpica para Refugiados y del Equipo Olímpico de Refugiados, que han sido distinguidos con el Premio Princesa de los Deportes 2022, cuyo galardón recogerán mañana en una ceremonia presidida por los reyes.

Una situación singular

«Esta es una situación singular», ha dicho el presidente del COI, que ha apuntado que a diferencia de cómo actuaron los países ante otros conflictos, en el caso de la invasión de Rusia a Ucrania es la «primera vez» en la que se produce un posicionamiento gubernamental en el que «empezaron decidiendo por sí mismos quién podía participar en qué competiciones internacionales y quienes no».

«Debido a la reacción de los gobiernos tuvimos que tomar estas medidas de protección para poder garantizar la integridad de las competiciones internacionales, porque han de ser justas, y esto significa que las autoridades deportivas tienen que poder decidir quién está clasificado para participar en una competición», ha indicado.

Bach ha afirmado que este planteamiento de los gobiernos coloca al organismo olímpico ante un «dilema» que no puede «resolver» porque su misión como organización del deporte y como COI es que todos los atletas del mundo se puedan reunir, incluso cuando sus equipos se encuentran en guerra o tienen un conflicto.

«Incluso más en esas circunstancias», ha subrayado Bach, que ha reseñado el valor del deporte para demostrar que las competiciones deportivas son pacíficas, y como ocurre en los JJOO «ahí todo el mundo acepta las mismas reglas».

La intervención de los gobiernos impide al COI «cumplir con esta misión», aunque ha apostado por continuar con los «esfuerzos» a la espera de que en el futuro «se pueda unir el mundo» a través del deporte y de las competiciones pacíficas.

Sanciones para los responsables de la guerra

Bach ha querido «dejar claro» que «esto es muy diferente a las sanciones que se han tomado contra los responsables» de esta guerra, en el sentido de que ninguna competición internacional se va a celebrar en Rusia, ni ningún himno, bandera o identificación rusa se puede mostrar en las pruebas, además de que «por primera vez» han retirado del «orden olímpico» al presidente ruso, Vladimir Putin.

«Estas son las acciones tomadas contra los responsables de la guerra pero los atletas no deben de ser castigados por las acciones de sus gobiernos si no están activamente apoyándolos», ha incidido Bach.

El presidente del COI ha apostado por seguir de cerca la situación y hacer todos los esfuerzos para poder proteger a los atletas y los valores de las competiciones internacionales.

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach (d), y el boxeador venezolano Eldric Sella (i), en Oviedo. EFE/ J. L. Cereijido.

El deporte sin discriminación alguna

Preguntado por casos de atletas transgénero, ha afirmado que el planteamiento del COI es «muy claro» en cuanto a que en el deporte «todo el mundo, sin discriminación alguna, es bienvenido», y ha apuntado que las organizaciones tienen que velar por una competición «justa» de manera que debe de haber reglas que garanticen esta equidad.

Estas reglas pueden ser diferentes entre algunos deportes y disciplinas, ya que en algunos compiten hombres y mujeres unos contra otros, como el equitación o vela, lo que hace que «no sea necesario algún reglamento en este sentido», mientras que «puede haber una diferencia muy clara» en saltos de esquí. levantamiento de pesas o el atletismo.

«Ahí las federaciones internacionales reciben un asesoramiento muy claro «, ha explicado Bach, que ha mencionado que se elevan un buen número de consultas, entre las que figuran las realizadas a expertos médicos y éticos antes de emitir las recomendaciones, y luego en base a estos pronunciamientos «científicos» se emiten los reglamentos en cada disciplina para «garantizar una competición justa».

Una oportunidad para los refugiados

Bach recogerá mañana el premio concedido a la Fundación y el Equipo Olímpico de Refugiados del COI, que fueron creados para apoyar y ofrecer a los potenciales atletas de élite con el estatus de refugiados de las Naciones Unidas la oportunidad de clasificarse y participar en los Juegos Olímpicos.

El galardón ha recaído sobre estas organizaciones por facilitar el desarrollo de la actividad tanto deportiva como personal a los deportistas en zonas de conflicto y lugares donde los derechos humanos se ven vulnerados.

En la misma rueda de prensa, la responsable de la Fundación Olímpica de Refugiados, Jojo Ferris, ha afirmado que en los últimos veinte meses ACNUR ha tenido que afrontar 32 crisis.

«No podemos comprometer el futuro de las personas pero lo que podemos decir es que hay muchas oportunidades para formar parte de la comunidad olímpica», ha señalado.

El Equipo de Refugiado cuenta con «excelentes resultados», algunos de los atletas han podido instalarse en terceros países, según ha apuntado Ferris, que ha considerado que constituyen una parte «muy pequeña de todos los desplazados, cuando cientos de millones de personas ha tenido que huir de sus casas apenas se asienta el uno por ciento». EFE

Edición web: Gorka Vega