El arzobispo de Oviedo critica la aprobación de «leyes que matan»

Oviedo, 8 sep (EFE).- El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, ha criticado este jueves a los políticos que aprueban «leyes que matan», como la de la de la eutanasia, que se presenta como «un derecho al suicidio desesperado o un homicidio encubierto», o la de la reforma del aborto, que «desprotegen a las mujeres más jóvenes y promueve la maternidad malograda».

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz (i), conversa con el jefe del Ejecutivo asturiano, Adrián Barbón, en el marco de la eucaristía celebrada con motivo de la festividad del Día de Asturias este jueves en la Basilica de Covadonga. EFE/Eloy Alonso

Sanz, durante la eucaristía que ha presidido hoy en la basílica de Covadonga con motivo de la festividad del Día de Asturias, ceremonia que ha contado con la asistencia del jefe del Ejecutivo asturiano, Adrián Barbón, entre otras autoridades, ha apostado por que las personas en fase terminal sean acompañadas con cuidados paliativos.

«Una vida siempre es digna, hasta el final», ha recalcado durante su homilía el arzobispo de Oviedo, que, aunque ha rechazado que utilice su púlpito como «una tribuna política», ha criticado a aquellos que solo buscan como objetivo el «derruir» al adversario.

En este caso, ha indicado, «la política se pervierte, comienzan las trampas y la violencia con el objetivo de querer controlar todo, desde los medios de comunicación hasta los jueces, como ocurre en países como Nicaragua o Venezuela y en otros lugares no tan lejanos».

En el comienzo del nuevo curso político, Sanz ha advertido de las muchas «preocupaciones» que mantienen en vilo el panorama internacional derivado de la guerra entre Rusia y Ucrania, que «ha roto el equilibrio económico».

Ha lamentado la influencia que está suponiendo para las familias, que se ven afectadas «de forma severa», por las repercusiones de esta guerra que está provocando un aumento de la inflación, la pérdida de puestos de trabajo, mientras que hay gente que se está aprovechando de esta situación para obtener ganancias.

Por último, el arzobispo de Oviedo ha pedido a los políticos «un esfuerzo para construir una Asturias unida» y «para solventar las dificultades compartidas».