El Principado toma el control de la Zalia para darle solvencia y acabar las obras

Oviedo (EFE).- El parlamento asturiano ha dado hoy su visto bueno a que la administración autonómica se haga con el control de la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (Zalia), sociedad con una deuda de más de 120 millones a la que se quiere dar solvencia financiera para finalizar las infraestructuras pendientes y favorecer la comercialización de las primeras parcelas.

Lo hará a lo largo de los próximos meses mediante la conversión en capital de los préstamos participativos que se han concedido a la sociedad en los últimos años, en su mayoría por parte del Principado, que pasará de contar con un 40 por ciento del accionariado a más del 86 por ciento.

El Ayuntamiento de Gijón pasará de contar con el 10 por ciento del accionariado al 9,36 por ciento, mientras que las autoridades portuarias de Gijón y Avilés, que ahora ostentaban el 45 por ciento, y por tanto daban el control a la administración central, pasarán a tener una participación testimonial, al igual que el consistorio avilesino.

Con la oposición de Podemos y Vox, y la incorporación de las dos enmiendas presentadas por el PP, el pleno de la Junta General del Principado ha autorizado hoy este cambio accionarial reflejado en un proyecto de ley que también contempla la entrada en el proyecto de la sociedad pública estatal Sepides.

Finalización de obras

Esta empresa colaborará en la finalización de las obras de urbanización y de construcción de una subestación eléctrica, ahora pendientes y valoradas en unos 15 millones de euros, y comenzará la comercialización de las parcelas.

De las 400 hectáreas que la Zalia prevé ocupar en el área de San Andrés de los Tacones, en Gijón, la primera fase prevé la comercialización de 70.000 metros cuadrados repartidos en 60 parcelas, si bien desde la oposición parlamentaria han advertido de que éstas aún no disponen de luz, servicios o conexiones.

De hecho, prácticamente todos los grupos de oposición han coincidido en criticar la gestión que han llevado a cabo los socialistas en la Zalia, constituida hace 17 años con el objetivo de convertirse en un polo de atracción de empresas transformadoras e industriales, así como en el principal intercambiador intermodal de mercancías del Principado, pero que sigue sin ponerse en marcha.

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, se ha mostrado convencido de que la capitalización de los préstamos concedidos dará como resultado una nueva sociedad con mayor capacidad y más viable con la que se favorecerá la entrada de un nuevo socio, Sepiedes, para la finalización de la primera fase y la comercialización de las primeras parcelas.

Entre tanto, el proyecto de ley aprobado dispone también que este mismo año el Principado deberá dar una subvención de 450.000 euros a la Zalia para la cancelación del préstamo bancario formalizado en 2021 y que fue avalado en su totalidad por el Gobierno asturiano, y que aporte otros 550.000 euros para cubrir los gastos de funcionamiento de la sociedad y equilibrar.

 El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo (d), y el diputado del PP Pablo González (i) en la Junta General. EFE/ J.L.Cereijido.

130 millones de deuda desde 2005

Desde el PP, Pablo González ha asumido que «hay que hacer algo» con la Zalia, pero también reconocer los «enormes errores, ineficacias e inoperancias en la gestión» de una sociedad que ha acumulado cerca de 130 millones de deuda desde 2005.

González ha incidido, tal y como plantea en las enmiendas aprobadas, que el límite de la aportación del Principado debe ser el resultante de convertir los préstamos participativos actuales en capital, aunque ha mostrado sus dudas de que esta reestructuración no vaya a ser un nuevo fracaso.

«Son parches tras parches que no alumbran una solución», ha afirmado desde las filas de Ciudadanos Sergio García, que ha calificado la Zalia como un «enorme agujero negro» que, sin embargo, precisa de una solución.

Para Podemos, según Ricardo Menéndez Salmón, la solución planteada para la Zalia no deja de ser «una huida hacia adelante» de una «herencia envenenada» que responde a un «proyecto industrial obsoleto» con el que se van a «nacionalizar unas pérdidas de casi 80 millones de euros que van a tener que pagar todos los asturianos».

Con este planteamiento ha coincidido el portavoz de Vox, Ignacio Blanco, que ha acusado al Gobierno de Adrián Barbón de «socializar las pérdidas» de una sociedad cuya viabilidad futura «es muy cuestionable» y que no cuenta con un plan de futuro.

El portavoz de Foro, Adrián Pumares, también ha criticado que no haya un plan de viabilidad para la Zalia después de «todo el dinero público que se ha dilapidado por negligencia o incompetencia del PSOE«, mientras que el diputado Pedro Leal ha incidido en que se va a inyectar dinero a este proyecto «a costa de la sanidad, la educación y servicios sociales».

Desde IU, Ángela Vallina, ha mostrado su esperanza en que esta sea la solución para iniciar la comercialización de la Zalia y que ésta se convierta en una plataforma líder del noreste de España y que posicione a Asturias como referente logístico en el Arco Atlántico. EFE

Edición web: Gorka Vega.