El rey pide dar futuro a los jóvenes para escapar del despoblamiento rural

Cadavedo (Asturias), 29 oct (EFE).- La parroquia de Cadavedo, en el municipio de Valdés, ha recibido este sábado a los reyes y a la princesa Leonor para entregar el premio al pueblo ejemplar de Asturias, un acto al que finalmente no ha podido acudir la infanta Sofía al encontrarse indispuesta, según han señalado fuentes de la Casa Real.

La reina Letizia saluda a una pequeña, que les ha regalado un dibujo, en presencia del rey Felipe VI, la princesa de Asturias Leonor (i), el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón (2d), y el alcalde de Valdés, Óscar Pérez (d), durante la visita de los miembros de la familia real a la parroquia de Cadavedo, en el municipio de Valdés, tras ganar el premio al pueblo ejemplar de Asturias, este sábado. EFE/ Ballesteros

Enclavado en la costa occidental del Principado, a 18 kilómetros de Luarca, capital del concejo, Cadavedo cuenta con una población de 435 vecinos, una cifra que ha logrado mantener en los últimos años gracias a su diversidad productiva y que en verano se multiplica por sus atractivos turísticos.

Con casi una hora de retraso ante el contratiempo de la infanta, la familia real ha sido recibida por el presidente asturiano, Adrián Barbón, y por el alcalde de Valdés, Óscar Pérez, y a su llegada el grupo de baile La Regalina ha interpretado la tradicional ‘Jota de Cadavéu’ ante la casa El Queimao, una de las viviendas tradicionales de la localidad, que combinan en sus cubiertas teja y pizarra.

“Muy felices. Llevábamos tanto tiempo sin ver llover que lo de hoy nos encoge el espíritu”, señalaba Rosi, una costurera del pueblo, ante la lluvia que ha precedido a la llegada de los reyes y de su hija, a los que ha dado la bienvenida una familia con tres niñas, dos gemelas de dos años y otra de cinco, ataviados con trajes tradicionales.

La madre, Almudena, aseguraba que su familia, escogida como representativa del pueblo para darles la bienvenida, estaba «muy contenta» con tener la oportunidad de vivir una experiencia ante la que estaban ilusionados «y que le viene muy bien al pueblo».

Durante hora y media, la familia real va a recorrer diversos puntos del pueblo para charlar con sus vecinos y conocer sus costumbres, su gastronomía y su riqueza arquitectónica, al contar con un amplio número de hórreos, paneras y casonas tradicionales.

Entre ellas visitarán la casa natal del padre Galo (1884-1939), uno de los poetas más importantes en lengua asturiana, que contribuyó a la recuperación de la faliecha, una de las variantes del bable.

La vivienda del sacerdote va a ser la sede del Centro de Traducción al Asturiano promovido por el Gobierno autonómico.

Cadavedo alberga cada último domingo de agosto la fiesta de La Regalina, unas de las romerías más populares en Asturias dedicada a la Virgen de Regla que se remonta a 1931.

Junto a un grupo de alumnos de la escuela, la princesa va a plantar un tejo como recuerdo de su estancia en la explanada situada delante de la iglesia, además de ver una actuación de danza prima, característica de Asturias.

El recorrido por Cadavedo, por donde atraviesa el Camino de Santiago del Norte, incluye un paseo por la cornisa costera para contemplar la panorámica sobre la playa de La Ribeirona.

La visita se va a completar con el tradicional almuerzo con los vecinos del municipio, que en los dos últimos años se tuvo que cancelar debido a la pandemia.

Es la cuarta vez en la que Leonor de Borbón acompaña a don Felipe y doña Letizia al pueblo ejemplar, después de que lo hiciera en 2019 en Asiegu, en 2020 en Somao y el pasado año en Santa María del Puerto.

Con la visita al pueblo ejemplar, la familia real cierra su estancia en Asturias con motivo de los actos de los Premios Princesa de Asturias, que la heredera al trono entregó ayer, viernes, en el Teatro Campoamor de Oviedo.