Fien deja ríos al límite, carreteras cortadas y colegios cerrados por nieve

Oviedo (EFE).- La borrasca Fien ha dejado este miércoles mucho frío, abundantes nevadas y precipitaciones generalizadas en todo el Principado, que ha visto cómo el caudal de sus ríos ha aumentado hasta niveles próximos a su desbordamiento, vías cortadas o condicionadas por la nieve, clases suspendidas en seis concejos y una flota pesquera amarrada a puerto por un temporal que ha dejado olas de hasta seis metros.

La masa de aire ártico que se empezó a notarse el lunes, y que desde ayer afecta de lleno a buena parte de la península, ha obligado este miércoles a cortar de forma intermitente el tránsito de camiones por la autopista AP-66, la principal vía de comunicación entre Asturias y La Meseta.

Esta vía ha visto a lo largo del día cómo la circulación de camiones y vehículos articulados quedaba restringida durante horas y en distintos momentos de la jornada, a la vez que se recomendaba a los turismos no circular a más de cien kilómetros por hora.

La otra gran vía de comunicación entre Asturias y el centro peninsular, la N-634, también ha sufrido restricciones ya que el puerto de Pajares ha permanecido todo el día cerrado para el tráfico pesado, mientras que los turismos han podido circular con cadenas, una situación que se ha repetido en otros 25 puertos de montaña de la red autonómica y en muchos tramos de carretera de montaña.

Los puertos de San Ignacio, en Ponga, y el de Tarna, en Caso, han sido los que más han sufrido las inclemencias del tiempo y han permanecido cerrados durante buena parte del día por la acumulación de nieve y el riesgo de aludes, peligro que ha impedido también el tráfico entre Ujo y el puerto de San Isidro; entre Tielve y Sotres; de Riaño al puerto de Tarna, en el concejo de Caso: y entre Trubia y el puerto de Ventana.

Riesgo de aludes

El riesgo de aludes no sólo ha afectado a estas carreteras, también ha llevado a la Agencia Estatal de Meteorología a lanzar un aviso de riesgo importante de aludes en Picos de Europa, donde la nieve ha alcanzado espesores de entre uno y dos metros en cotas superiores a los 500 metros, que además se están viendo alterados por los fuertes vientos que azotan la zona.

El acceso a Los Lagos de Covadonga y la circulación entre Tuiza y el puerto de La Cubilla también han permanecido cerrados por la acumulación de nieve, que ha hecho presencia hoy en el Principado en cotas situadas en torno a los 300 metros y que ha dejado estampas como el monte Naranco cubierto por un manto blanco, visible desde la capital asturiana.

La nieve no sólo ha condicionado hoy las comunicaciones por carretera en una gran parte del territorio, también ha obligado a suspender las clases en colegios de seis concejos -Ibias, Degaña, Aller, Ponga, Cangas del Narcea y Caso- y ha alterado las rutas de los autobuses que cubren zonas de montaña, por lo que muchos alumnos tampoco han podido asistir a sus clases.

Vehículos estacionados bajo una gruesa capa de nieve en Pajares. EFE/ J. L. Cereijido.

El primer gran temporal de invierno, que dejado granizadas en el litoral y puntos bajos de la rasa costera, y en puntos del interior, como Oviedo, también ha dejado importantes precipitaciones en todo el territorio asturiano, donde los ríos han visto cómo aumentaban su caudal hora tras hora.

Los puntos más críticos se han dado en el río Navia, a su paso por Villayón, y en el Narcea, con un caudal preocupante en el puente de acceso a la pesa de La Barca (Belmonte de Miranda), en Requejo (Salas) y en Quinzanas (Pravia).

Riesgo de crecida de los ríos

Aunque hoy no han llegado a desbordarse, la consejera de Presidencia, Rita Camblor, ha mostrado su preocupación por el hecho de que mañana pueda darse una crecida aún mayor como consecuencia de un rápido deshielo favorecido por un «aumento notable» de las temperaturas que prevé para el jueves la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Para la cuarta jornada de este temporal de invierno, la AEMET prevé que se mantengan las lluvias persistentes en todo el Principado, con una cota de nieve que aumentará a lo largo del día desde los 600 a los 1.600 metros altitud y que se verá influenciada también por un viento fuerte de componente oeste y suroste, con rachas muy fuertes en el litoral.

El viernes subirán también notablemente las temperaturas en casi todo el país, especialmente las nocturnas, en las que el ascenso puede ser de hasta 8 grados con respecto al jueves, con heladas acotadas a zonas montañosas.

Hoy la lluvia ha seguido cayendo de forma persistente en toda la comunidad, con acumulaciones de más de 30 litros por metro cuadrado en Salas y Pajares, y de más de 20 en Oviedo, Mieres y Lena, que se suman a las abundantes precipitaciones que ya se registraron el lunes y el martes.

El viento ha amainado respecto al martes, pero aún se han registrado rachas de hasta 94 kilómetros por hora en Villayón y en el entorno de los 65 en Llanes, el aeropuerto, Pajares y Castropol.

Las mínimas han bajado por debajo de los 5 grados en Pajares y Leitariegos, y han rondado los 4 negativos en Degaña y por debajo de cero en Ibias y Aller, mientras que las máximas no han superado los 10 grados, salvo en Castropol.

Para mañana, el temporal mantendrá a prácticamente toda la comunidad, salvo el litoral, en aviso naranja por el riesgo de nevadas de hasta 20 centímetros, y de cinco centímetros en cotas de entre 300 y 500 metros, así como olas de hasta seis metros en toda la costa. EFE