La «Marcha de Hierro» reivindica su espíritu treinta años después

Oviedo (EFE).- UGT ha conmemorado este miércoles en Oviedo el treinta aniversario de la «Marcha de Hierro» que llevó a cientos de trabajadores asturianos y vascos a desplazarse a pie hasta Madrid en defensa de la actividad siderúrgica.

El sindicato UGT ha organizado una recreación de esta dura caminata a pie de 500 kilómetros, que se prolongó durante dieciocho días, por algunas de las céntricas calles de la capital del Principado, en la que han participado algunos de los protagonistas de aquella marcha y ha estado encabezada por el secretario general de la central, Pepe Álvarez.

Cerca de 250 obreros asturianos de Ensidesa y 500 trabajadores de los Altos Hornos de Vizcaya salieron en octubre de 1992 desde ambas comunidades en dos columnas que se unieron en Pozuelo de Alarcón, a unos diez kilómetros de la capital, en defensa del mantenimiento de sus empleos.

Los participantes han defendido recuperar el espíritu de esa marcha en defensa del futuro de la siderurgia en un momento en que esta actividad industrial está afrontando un proceso de transformación por la transición ecológica.

Una marcha que supuso un «cambio de paradigma»

«Tenemos que encontrar instrumentos que nos permitan que el acero continúe siendo la columna vertebral de la industria en Asturias. Por eso, es especialmente importante que hagamos esta conmemoración», ha señalado Pepe Álvarez.

El máximo responsable de UGT ha asegurado que las luchas «dan resultados» y cuando la gente «se queda en casa o se conforma, se equivoca».

«Si luchas, como se ve en la negociación de los convenios colectivos, las cosas cambien y mejoran», ha señalado al respecto tras hacer una llamada a los sindicatos a movilizarse porque «estamos en tiempo de cambios y las cosas tienen que cambiar para mejor, no para peor».

Para el secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, Mariano Hoya, la «Marcha de Hierro» supuso un «cambio de paradigma» y pone en evidencia que la siderurgia está viviendo un «momento parecido», dado que el proceso de transformación que tiene que emprender cuenta con «peligros latentes».

El dirigente sindical, que ha urgido al Gobierno a poner en marcha con carácter «urgente» un pacto por la industria, ha señalado que el hito de 1992 debe suponer un «empuje» para que la industria actual cuente con un «futuro similar» al que consiguieron los participantes de la caminata.

En la misma línea se ha pronunciado el secretario general de UGT en Asturias, Javier Fernández Lanero, quien ha sostenido que si Asturias cuenta con una siderurgia integral es fruto de «muchas luchas y movilizaciones».

«Esta marcha forma parte del libro de los grandes hitos de la justicia social», ha afirmado.

Conmemoración del 30 aniversario de la «Marcha de Hierro». EFE/ J. L. Cereijido

Días de miedo y solidaridad

Rafael Alonso, uno de los participantes de aquella movilización, ha recordado que fue una protesta «histórica y modélica», tras la que se consiguieron «todos los objetivos que se querían».

Ha rememorado algunas de las muchas anécdotas de esos días, cargados de «compañerismo» y en los que se contó con el apoyo de muchas instituciones.

Otro de aquellos protagonistas es Javier García, quien ha asegurado que a lo largo de las dieciocho jornadas hubo «miedo» y cansancio, si bien el esfuerzo permitió «reconducir» la situación.

«Nunca vi nada tan grande como aquello, en cuanto a solidaridad, una palabra que se está olvidando», ha subrayado. EFE

Edición web: Gorka Vega.