Mallada renuncia a repetir como presidenta al frente del PP de Asturias

Oviedo (EFE).- La presidenta del PP de Asturias, Teresa Mallada, ha anunciado este jueves su decisión de no optar a repetir como máxima dirigente del partido en el Principado en el próximo congreso de los populares asturianos, que todavía no ha sido convocado por la dirección nacional.

Mallada ha hecho estas afirmaciones durante una comparecencia sin preguntas en la sede regional de su partido después de que trascendiera que el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, le había trasladado el pasado lunes la decisión de Génova de que no encabece la candidatura popular en las elecciones autonómicas del próximo mes de mayo.

«Siempre he antepuesto los intereses generales a los míos»

Según la dirigente del PP asturiano, en el que la decisión de Génova ha provocado una fractura en el seno de la organización entre quienes respaldan a Mallada y quienes apoyan la medida adoptada por la dirección nacional, su decisión de «dar un paso al lado» es «la más adecuada» y responde a un «acuerdo» con Núñez Feijóo «para buscar la mejor solución para el futuro del partido».

Trabajar para que Feijóo sea presidente del Gobierno

«Siempre he antepuesto los intereses generales a los míos y quiero contribuir desde el lugar que los afiliados quieran que ocupe para mejorar la vida de los asturianos. Mi compromiso el mismo que he tenido desde los 18 años y quiero seguir trabajando junto a mis compañeros para que Feijóo sea el próximo presidente del Gobierno», ha añadido.

Según Mallada, su decisión de no optar a la reelección como presidenta, cargo para que el fue nombrada en 2020 por unanimidad de la Junta Directiva del PP asturiano sin que se celebrase un congreso regional, fue adoptada en el encuentro que mantuvo el lunes con Feijóo, un día antes de que varios medios de comunicación adelantasen que Génova le había notificado que no sería candidata.

No obstante, según el sector del PP asturiano que respalda las tesis de la dirección nacional -al que se han sumado en las últimas horas diversos cargos públicos y dirigentes locales-, Mallada era conocedora desde el pasado mes de abril, poco después de la llegada de Feijóo a la presidencia del PP, de que no contaba con la confianza de Génova para encabezar la candidatura autonómica.

La todavía presidenta y portavoz parlamentaria, acompañada en la sede regional del partido por el ex presidente Isidro Fernández Rozada y por tres de los diputados autonómicos Javier Brea, Pablo Álvarez Pire y Reyes Hurlé), ha recordado que desde que se afilió en 1993 trabajó en distintos ámbitos «desempeñando las responsabilidades que los asturianos y los responsables quisieron que tuviera».

«Siempre he formado parte de las soluciones y nunca de los problemas»

La presidenta del PP de Asturias, Teresa Mallada, durante su comparecencia. EFE/J.L.Cereijido.

«Siempre he formado parte de las soluciones y nunca de los problemas y siempre he contribuido a que el PP saliera adelante intentando que se dejaran de lado los intereses personales», se ha reivindicado Mallada tras defender «el trabajo riguroso» realizado en el partido y en el parlamento que hace que su partido tenga ahora «posibilidades reales de gobernar en 2023» en Asturias.

Mallada, que llegó al liderazgo del PP asturiano tras la crisis abierta con su antecesora, Mercedes Fernández, tras la decisión de Génova de poner a Mallada como candidata en la etapa de Pablo Casado, ha recordado además que su partido ha vivido en su historia «situaciones muy complicadas», en alusión a las escisiones protagonizadas por Francisco Álvarez-Cascos y por el único presidente popular que ha tenido el Principado, Sergio Marqués.

Un momento crucial para Asturias

En este sentido, y ante un momento «crucial» para Asturias en el que «necesita» un gobierno del PP, ha señalado que, a lo largo de su trayectoria y ante las sucesivas crisis de su partido, contribuyó siempre «a que saliera adelante intentando que se dejaran de lado los intereses personales».

Mallada fue designada por la dirección liderada por Pablo Casado como candidata a las elecciones autonómicas de 2019, en las que el PP obtuvo 10 escaños, uno menos que los obtenidos en 2015 por su predecesora, Mercedes Fernández.

Su designación provocó un enfrentamiento con la anterior presidenta, con la que llegó a intercambiar críticas en público durante una reunión de la Junta Directiva, que se resolvió con la renuncia de Fernández renunciase al cargo, para el que había sido elegida mediante primarias por los afiliados del PP, y fuese incluido en un puesto de salida en la candidatura al Senado. EFE

Edición web: Gorka Vega