Marcos Líndez pide cambios que aseguren nexo entre Constitución y ciudadanos

Oviedo (EFE).- El presidente de la Junta General del Principado, Marcelino Marcos Líndez, ha reclamado cambios constitucionales que permitan perfeccionar y acomodar a los nuevos tiempos el Estado social y democrático de derecho que disfrutan los españoles desde 1978 y que eviten que la Carta Magna pierda el necesario nexo con la ciudadanía.

«Debemos hacerlo porque una constitución nunca puede ser indiferente a las categorías espacio y tiempo; y porque el poder democrático nunca se puede relajar; tiene que mantener la tensión y el pulso que le marca la sociedad», ha subrayado en el acto institucional celebrado hoy en parlamento asturiano para conmemorar el Día de la Constitución, que se celebra mañana.

En su opinión, tras 44 años de democracia, en España aún falta «cultura y mentalidad constitucional» y se sigue pensando que afrontar cambios en la Constitución supone debilidad o agotamiento del sistema democrático, cuando en realidad es todo los contrario.

No obstante, ha reconocido también que las adaptaciones que ha sufrido, algunas de ellas controvertidas, se han realizado como consecuencia de tratados internacionales, leyes orgánicas o sentencias del Tribunal Constitucional que en algunos casos «han supuesto la devaluación de la supremacía normativa de la Constitución».

En cualquier caso, ha señalado que si no se afrontan cambios en la Carta Magna «la erosión de la confianza de los ciudadanos continuará en aumento» en un momento en el que considera que algunos deberían modular el «enfervorecido constitucionalismo» que proclaman.

Menos autoproclamación y más acatamiento

De hecho, ha reclamado «menos autoproclamación constitucionalista y más acatamiento», menos intolerancia y mensajes de odio y más rigor especialmente para los representantes políticos, así como que deje de utilizarse ese término como arma arrojadiza.

Para Marcos Líndez, lo importante es que se cumplan los mandatos que emanan de la Constitución, al margen de que se reforme o no alguno de sus preceptos, «porque su valor como Norma Suprema del Sistema Constitucional español es incuestionable».

El reconocimiento a la Carta Magna española ha tenido lugar hoy en la planta noble del parlamento asturiano, en presencia del presidente del Principado, Adrián Barbón, de los portavoces y diputados de todos los grupos parlamentarios, salvo de Vox, así como de autoridades civiles y militares.

Previamente, el portavoz parlamentario y presidente de Vox, Ignacio Blanco, había justificado su ausencia y la de todos sus representantes municipales con el argumento de que no iba a «formar parte de una farsa con quienes atentan sistemáticamente contra la Carta Magna».

«Nadie respeta más la Constitución que Vox», ha dicho el dirigente de Vox, que ha incidido en que no la mancharán «acudiendo a fiestas con quienes la violan y buscan destruirla», después de que en «los últimos meses se hayan recrudecido enormemente los ataques» del Gobierno del PSOE contra la unidad nacional.

Durante su discurso, Marcos Líndez había señalado a quienes dicen ser constiitucionalistas, pero solo persiguen intereses particulares o partidistas, a quienes la utilizan para crispar la convivencia o la enarbolan para pedir que se eliminen las comunidades autónomas. EFE