Hallan los antibióticos más efectivos contra un tipo de bacterias resistentes

Santander, 27 oct (EFE).- Un grupo de investigadores ha determinado que la colistina y la amikacina, dos antibióticos, son los agentes que mejor resultado dan contra las bacterias productoras de carbapemenasas de tipo IMP, que tienen un mecanismo de resistencia a los fármacos muy poco estudiado.

Los investigadores, que pertenecen al Centro Nacional de Microbiología- Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), al Instituto de Investigación Valdecilla (Idival) e investigadores del área de Enfermedades Respiratorias del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, han elaborado un estudio que se ha publicado en la revista ‘Frontiers in Microbiology’.

Según detalla el Gobierno de Cantabria en un comunicado, los investigadores han secuenciado el genoma completo de todas las bacterias productoras de IMP recibidas en el Programa de Vigilancia de Resistencia a Antibióticos del Centro Nacional de Microbiología del ISCIII en un periodo de 9 años (2012-2021), proporcionando datos actualizados de la propagación interregional de estas bacterias en España, que pueden causar brotes hospitalarios.

Los investigadores han señalado que «algunas enterobacterias tienen la capacidad de producir carbapenemasas, unas enzimas que degradan los antibióticos carbapenémicos», una familia de antimicrobianos de última línea terapéutica que se emplean para tratar infecciones en las que fallan otros antibióticos.

Entre estas enzimas se encuentran las del tipo IMP. “Aunque la detección de enterobacterias productoras de IMP sigue siendo infrecuente en España, sí se ha observado que están causando recientemente brotes en hospitales”, han explicado los investigadores.

El principal objetivo de esta investigación es contribuir a resolver la falta de información unificada sobre las IMP a nivel nacional.

Este equipo ha recogido los datos remitidos por un total de 19 hospitales de 13 provincias españolas.

En total se han analizado 50 aislados de enterobacterias productoras de IMP con el fin de caracterizarlas, analizar los métodos de identificación más eficaces, la sensibilidad a diferentes familias de antibióticos y su propagación en España.

Estos aislados habían producido infecciones clínicas (64%) –incluidas infecciones del tracto urinario (32%), infecciones del tracto respiratorio (10%), casos de bacteriemia (8%) y otras infecciones (14%)–, y otros que se correspondieron con muestras rectales (36%).

Además, el estudio ha aportado datos para la mejora de los métodos de detección actuales, determinando que dos tipos de test (test beta-CARBA y test de Hodge modificado) presentaron la mayor sensibilidad para la identificación fenotípica de este tipo de bacterias frente a otras técnicas empleadas.

El uso de estos test, que han conseguido en las pruebas una sensibilidad del 100%, podría contribuir a avanzar en la vigilancia de estas bacterias.

«Una vigilancia microbiológica y molecular activa es esencial para la mejor comprensión y control de la diseminación de enterobacterias productoras de IMP», han señalado los autores.