La ULPGC celebra comenzar un curso académico de «maravillosa normalidad»

Las Palmas de Gran Canaria, 16 sep (EFE).- La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) ha celebrado este viernes el acto de apertura del curso académico 2022-23 tras un año de vuelta a la presencialidad y una «maravillosa normalidad», como ha celebrado en su discurso su rector, Lluís Serra.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres (c), asistió al acto de apertura del curso académico en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, acompañado por su rector, Lluís Serra (2i), y la rectora de la Universidad de La Laguna, Rosa Aguilar (2d). EFE/Ángel Medina G.

Catedrático de Salud Pública y portavoz durante buena parte de la pandemia de covid-19 del comité científico que asesoró al Gobierno canario en la emergencia sanitaria, Serra ha enfatizado esa «normalidad» con la que esta vez se retoman las clases y ha puesto en valor el momento de cambio y adaptación por el que pasa la educación superior.

Cercanas ya los mil años de existencia en Europa, ha dicho el rector, para las universidades adaptarse a las nuevas necesidades «no será fácil, pero que no lo sea es precisamente lo que lo convierte en algo enriquecedor».

Ha hecho hincapié en la necesidad de que «docentes e investigadores combinen lo mejor de ambos mundos para enseñar y aprender» y «difundir el trabajo de una manera atractiva y comprensible» en lo relativo a la investigación.

Serra ha celebrado que, por primera vez en su historia, la ULPGC ha aprobado la evaluación del Comisionado de Transparencia de Canarias, pasando del «suspenso al sobresaliente».

La Universidad, ha dicho, cubre «parte de la deuda que tenemos con la sociedad» como una «inversión de futuro» y un «motor de creación de empleo» y tiene el objetivo de ser «la primera opción de calidad para la formación de los jóvenes» y en esta línea ha recordado que se han incorporado «570 alumnos mentores».

Ha marcado como reto el «mejorar la porosidad de nuestras titulaciones con la formación profesional» y mantener «el rigor en el control de la calidad de las titulaciones» en «compromiso» con los estudiantes.

Para Lluís Serra, la Universidad «no es solo docencia», es una herramienta para «potenciar la investigación de calidad y su transferencia y también fomentar la proyección internacional» de las islas, y muestra de la «hospitalidad y acogida» con sus programas erasmus.

«Posicionar a la región en el mundo» es otro de los retos destacados por el rector de la ULPGC, en su potencialidad tecnológica, investigadora y como «potencia turística» y ser, a su vez, «polo de atracción de talento».

La apertura del curso escolar renueva el compromiso con la «investigación y docencia de calidad» y, aunque «queda aún mucho por hacer, y hemos tomado el relevo en una situación muy crítica, el camino ha comenzado», ha dicho, gracias a la «complicidad de la población civil».

El objetivo es ser una «universidad más moderna e innovadora de una forma rápida» para llegar «lo antes posible» a un modelo de «eficacia, eficiencia y servicio útil a la comunidad» y un modelo en el que «todos se miren y un referente al que todos acudan», tal y como «merece» Canarias.

Dentro del acto de apertura se ha realizado un reconocimiento a la labor de los investigadores de la ULPGC en el proceso eruptivo en La Palma, entre los que han figurado Francisco José Pérez Torrado y 84 investigadores e investigadoras de la ULPGC de áreas como vulcanología, geología, oceanografía, física, química, biología o arquitectura, entre otras.

La lección inaugural del catedrático en Historia Contemporánea de la ULPGC, José Miguel Pérez García, ha abordado los sucesos de Cataluña en mayo de 1937, información extraída de los archivos de la Fundación Juan Negrín para mostrar, como ha señalado, la utilidad de revelar la Historia y la utilidad del trabajo Historiográfico como disciplina científica para los tiempos del presente. EFE

Durante el acto, la secretaria general de la ULPGC, Inmaculada González, ha destacado algunos de los datos más relevantes de la memoria académica 2021-22, curso que terminó con 21.000 estudiantes, un 8 % más.

La ULPGC impartió 43 títulos de grado, seis de doble grado, siete dobles titulaciones internacionales, 26 Másteres oficiales, seis de ellos conjuntamente con otras universidades, además de 13 programas de doctorado y 92 títulos propios.

Los alumnos recibieron 9.000 becas y ayudas, por un importe total de 1,8 millones de euros.

En lo relativo al personal docente e investigador, la ULPGC ha contado con 1.565 profesores, un 1,9 % menos, y 840 personas en Administración y Servicios.

En lo relativo a la labor investigadora, los once institutos universitarios y 117 grupos han captado más de 22 millones de euros en financiación, que ha permitido contratar a 213 personas, un 19 % más que en el año anterior.

1011668

lbl/jmr (foto)