Navarra, País Vasco y Francia eliminarán 25 obstáculos de sus ríos

Pamplona, 25 nov (EFE).- Navarra, País Vasco y la región francesa de Nueva Aquitania, socios del proyecto europeo «LIFE Kantauribai para la mejora ecológica de la red fluvial Natura 2000 en el Golfo de Bizkaia», eliminarán en los próximos años 25 obstáculos artificiales de sus ríos para mejorar su biodiversidad.

La consejera de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Itziar Gómez (c), el director de Obras Hidráulicas de la Diputación de Gipuzkoa, Enrique Ramos (2d), Manuel Gutiérrez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (2i), Luis Sanz (i) director gerente de Gestión Ambiental de Navarra y Josu Benaito (d) director de medio ambiente del Ayto de Donostia posan en el exterior del Señorio de Bertiz donde han presentado el proyecto europeo para que Navarra, País Vasco y la región francesa de Nueva Aquitania, socios del proyecto europeo "LIFE Kantauribai para la mejora ecológica de la red fluvial Natura 2000 en el Golfo de Bizkaia", eliminen en los próximos años 25 obstáculos artificiales de sus ríos para mejorar su biodiversidad. En concreto, el proyecto, presentado este viernes en el Señorío de Bertiz (Navarra), prevé la mejora del estado de conservación de especies y hábitats vinculados al ecosistema fluvial en los ríos y afluentes que desembocan en el Golfo de Bizkaia. EFE/ Jesus Diges
La consejera de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Itziar Gómez (c), el director de Obras Hidráulicas de la Diputación de Gipuzkoa, Enrique Ramos (2d), Manuel Gutiérrez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (2i), Luis Sanz (i) director gerente de Gestión Ambiental de Navarra y Josu Benaito (d) director de medio ambiente del Ayto de Donostia posan en el exterior del Señorio de Bertiz donde han presentado el proyecto europeo para que Navarra, País Vasco y la región francesa de Nueva Aquitania, socios del proyecto europeo «LIFE Kantauribai para la mejora ecológica de la red fluvial Natura 2000 en el Golfo de Bizkaia», eliminen en los próximos años 25 obstáculos artificiales de sus ríos para mejorar su biodiversidad. En concreto, el proyecto, presentado este viernes en el Señorío de Bertiz (Navarra), prevé la mejora del estado de conservación de especies y hábitats vinculados al ecosistema fluvial en los ríos y afluentes que desembocan en el Golfo de Bizkaia. EFE/ Jesus Diges

» data-image-caption=»

La consejera de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Itziar Gómez (c), el director de Obras Hidráulicas de la Diputación de Gipuzkoa, Enrique Ramos (2d), Manuel Gutiérrez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (2i), Luis Sanz (i) director gerente de Gestión Ambiental de Navarra y Josu Benaito (d) director de medio ambiente del Ayto de Donostia posan en el exterior del Señorio de Bertiz donde han presentado el proyecto europeo para que Navarra, País Vasco y la región francesa de Nueva Aquitania, socios del proyecto europeo «LIFE Kantauribai para la mejora ecológica de la red fluvial Natura 2000 en el Golfo de Bizkaia», eliminen en los próximos años 25 obstáculos artificiales de sus ríos para mejorar su biodiversidad. En concreto, el proyecto, presentado este viernes en el Señorío de Bertiz (Navarra), prevé la mejora del estado de conservación de especies y hábitats vinculados al ecosistema fluvial en los ríos y afluentes que desembocan en el Golfo de Bizkaia. EFE/ Jesus Diges

» data-medium-file=»https://i0.wp.com/efe.com/wp-content/uploads/2022/11/rss-efedf5c05e123ab35f221064dc7a45c355c4377098aw.jpg?fit=300%2C208&ssl=1″ data-large-file=»https://i0.wp.com/efe.com/wp-content/uploads/2022/11/rss-efedf5c05e123ab35f221064dc7a45c355c4377098aw.jpg?fit=1024%2C711&ssl=1″>

En concreto, el proyecto, presentado este viernes en el Señorío de Bertiz (Navarra), prevé la mejora del estado de conservación de especies y hábitats vinculados al ecosistema fluvial en los ríos y afluentes que desembocan en el Golfo de Bizkaia.

Manuel Gutiérrez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico durante su intervención para presentar el proyecto europeo para que Navarra, País Vasco y la región francesa de Nueva Aquitania, socios del proyecto europeo "LIFE Kantauribai para la mejora ecológica de la red fluvial Natura 2000 en el Golfo de Bizkaia", eliminen en los próximos años 25 obstáculos artificiales de sus ríos para mejorar su biodiversidad. En concreto, el proyecto, presentado este viernes en el Señorío de Bertiz (Navarra), prevé la mejora del estado de conservación de especies y hábitats vinculados al ecosistema fluvial en los ríos y afluentes que desembocan en el Golfo de Bizkaia. EFE/ Jesus Diges
Manuel Gutiérrez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico durante su intervención para presentar el proyecto europeo para que Navarra, País Vasco y la región francesa de Nueva Aquitania, socios del proyecto europeo «LIFE Kantauribai para la mejora ecológica de la red fluvial Natura 2000 en el Golfo de Bizkaia», eliminen en los próximos años 25 obstáculos artificiales de sus ríos para mejorar su biodiversidad. En concreto, el proyecto, presentado este viernes en el Señorío de Bertiz (Navarra), prevé la mejora del estado de conservación de especies y hábitats vinculados al ecosistema fluvial en los ríos y afluentes que desembocan en el Golfo de Bizkaia. EFE/ Jesus Diges

» data-image-caption=»

Manuel Gutiérrez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico durante su intervención para presentar el proyecto europeo para que Navarra, País Vasco y la región francesa de Nueva Aquitania, socios del proyecto europeo «LIFE Kantauribai para la mejora ecológica de la red fluvial Natura 2000 en el Golfo de Bizkaia», eliminen en los próximos años 25 obstáculos artificiales de sus ríos para mejorar su biodiversidad. En concreto, el proyecto, presentado este viernes en el Señorío de Bertiz (Navarra), prevé la mejora del estado de conservación de especies y hábitats vinculados al ecosistema fluvial en los ríos y afluentes que desembocan en el Golfo de Bizkaia. EFE/ Jesus Diges

» data-medium-file=»https://i0.wp.com/efe.com/wp-content/uploads/2022/11/rss-efe01ad439c3128c0e764f7cc158718e56a2a37a344w.jpg?fit=300%2C219&ssl=1″ data-large-file=»https://i0.wp.com/efe.com/wp-content/uploads/2022/11/rss-efe01ad439c3128c0e764f7cc158718e56a2a37a344w.jpg?fit=1024%2C747&ssl=1″>

LIBERACIÓN DE 85 KILÓMETROS DE CAUCES

Liderada por el Gobierno de Navarra, a través de GAN-NIK, esta iniciativa contempla la demolición de 25 obstáculos, entre ellos la presa de Artikutza y la liberación de 85 kilómetros de cauces a lo largo de cinco cuencas fluviales compartidas entre tres regiones: Oria y Urumea (Navarra y Gipuzkoa), La Nive y La Nivelle (Navarra y Nueva Aquitania) y Bidasoa (compartido por las tres regiones).

El presupuesto total del proyecto asciende a 10.858.333 euros, con una cofinanciación de la Unión Europea a través del programa LIFE del 60 % (6.514.995 euros) y su ejecución se extiende del 1 de octubre de 2022 al 30 de septiembre de 2027.

LIFE Kantauribai busca mejorar la fragmentación de los ríos por la presencia de obstáculos que conducen a un mal estado de conservación de las especies y hábitats a través de la restauración ecológica de la conectividad fluvial y la eliminación de las causas de mortalidad.

Se trata de «una iniciativa necesaria para la preservación de la biodiversidad fluvial y la recuperación de la conectividad de los ríos, demasiadas veces troceados y maltratados con infraestructuras y obras hidráulicas hoy en día obsoletas», ha afirmado la consejera de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Itziar Gómez.

Para alcanzar estos objetivos se van a acometer una serie de actuaciones, entre las que destacan la demolición de 25 obstáculos que tendrá como efecto la liberación de un total de 85 kilómetros de cauces, 26 kilómetros de cauces principales (13 en el río Urumea, 6 en el Oria y 7 en el Bidasoa) y 59 kilómetros en cauces secundarios (8,4 en la cuenca del Urumea, 1,2 en la del Oria, 33 en la del Bidasoa y 17 en La Nivelle).

INHABILITACIÓN DE LA PRESA DE ARETIKUTZA

Entre las demoliciones destaca la inhabilitación de la presa de Enobieta (Artikutza), situada en Navarra y propiedad del Ayuntamiento de San Sebastián. Se trata de la infraestructura más grande de España en haberse vaciado y estar tramitando su inhabilitación.

Asimismo, se contempla la permeabilización de otros siete obstáculos cuya demolición no es posible para facilitar el paso de los peces.

Otras actuaciones destacadas son la instalación de sistemas de control y seguimiento automatizado de la especies de peces migradores con mínima intervención humana; la restauración y mejora de los hábitats naturales y los hábitats de las especies; y la mejora del estado de conservación de la margaritífera de los ríos a través de refuerzo de poblaciones y traslocaciones.

También la mejora de estado de conservación del desmán ibérico y visón europeo en los ríos mediante la mejora de la conectividad de sus poblaciones y mediante acciones directas para reducir las principales amenazas para los últimos núcleos de ambas especies.

Asimismo, se contempla el control y/o erradicación de las especies exóticas invasoras (visón americano, coipú, rata almizclera y distintas especies de flora) presentes en los ríos, así como la creación de un organismo de coordinación internacional para la gestión y seguimiento de las especies de peces migradores entre las tres regiones del río Bidasoa.

UN PROYECTO CON 13 SOCIOS

El proyecto cuenta con 13 socios: GAN-NIK; Confederación Hidrográfica del Cantábrico; Diputación de Gipuzkoa; Agencia Vasca del Agua; los ayuntamientos de San Sebastián y Errenteria; Iberdrola; Centro Tecnológico Agrario y Agroalimentario; conservatoire Despaces Naturels de Nouvelle-Aquitaine; Groupe de Recherche pour la Gestion de l’Environment; Institut Nacional de recherche pour l’agriculture, l’alimentation et l’environment; Scimabio interface; y la Agencia EFE.

En Navarra, prevé acciones que ascienden a 3.990.160 euros. El gasto correspondiente al convenio entre la Dirección General de Medio Ambiente y la Sociedad Pública Gestión Ambiental asciende a 961.458 euros.

El director de Obras Hidráulicas de la Diputación de Gipuzkoa, Enrique Ramos, quien ha valorado la importancia de la colaboración entre instituciones, ha destacado que los ríos «son los grandes olvidados», pese a que «son unos grandísimos elementos de biodiversidad».

Manuel Gutiérrez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, ha señalado por los ríos de esta zona son «muy cortos y con una densidad de obstáculos muy elevada». Por ello, la entidad tiene prevista la eliminación de más de 2.600 obstáculos en todo el ámbito, de los que cerca de la mitad no tienen ningún uso (198 de ellos en Navarra).