Los sindicatos advierten: Seguirán movilizándose por una red única y pública

Vitoria (EFE).- Los sindicatos ELA, LAB y Steilas han asegurado que no van a aceptar una ley vasca de Educación que perpetúe el actual sistema dual público-concertado y han afirmado que seguirán movilizándose hasta que se tengan en cuenta sus reclamaciones para lograr una red «única, pública, euskaldun y propia».

Este jueves ha tenido lugar la segunda jornada de huelga convocada por ELA, LAB y Steilas en la enseñanza pública vasca no universitaria para rechazar el borrador del anteproyecto de la Ley de Educación vasca presentado por el Gobierno Vasco, tras el paro celebrado el pasado 30 de noviembre.

Unos 30.000 trabajadores de este ámbito están llamados a parar y, según los convocantes, el seguimiento hoy ha sido «muy amplio», de alrededor del 60 %, con especial incidencia en el consorcio de haurreskolak y en Educación Infantil y Primaria.

El Departamento de Educación ha cifrado por su parte en el 34,1 % el seguimiento de esta segunda jornada según la información remitida por el 90 % de los centros educativos. En el anterior paro la cifra fue del 35,2 %.

Las tres centrales han convocado una manifestación por la mañana en Vitoria a la que seguirán otras ya por la tarde en las tres capitales vascas.

La representante de LAB Irati Tobar ha remarcado antes de la marcha en Vitoria que salen de nuevo a la calle para decirle al Gobierno Vasco que no están de acuerdo con el anteproyecto de ley que han presentado y que quieren que sea diferente y recoja un camino hacia una red «única, pública, euskaldun y propia».

Los sindicatos quieren negociar la ley

Y «ese camino se tiene que hacer con los trabajadores y negociar con sus representantes», ha añadido Tobar, quien ha asegurado que no van aceptar leyes, decretos ni órdenes «que perpetúen el sistema dual. Lo queremos superar», ha zanjado.

Desde Steilas, Nagore Iturrioz ha apelado al Gobierno Vasco y a los partidos a que «escuchen» sus demandas y cambien la «dirección» de lo que han puesto encima de la mesa porque el anteproyecto «viene a perpetuar el sistema público-privado dual» que es «fuente de segregación y de la mayoría de los problemas» que tiene el sistema educativo vasco.

Ha censurado que el Gobierno Vasco «no se atreve a poner medidas concretas para ayudar a reforzar la escuela pública vasca» pero ha dicho que no pararán hasta poder lograr esa red pública fuerte.

Miren Zubizarreta de ELA ha insistido en que ha quedado patente el rechazo de los trabajadores al anteproyecto de ley vasca de Educación y ha remarcado que las reivindicaciones de los sindicatos no han sido tenidas en cuenta en él y tampoco en otros textos anteriormente conocidos.

«Vemos que hay una intención de perpetuar el sistema educativo actual en elementos fundamentales como puede ser la división de redes actual y el tema del euskera», ha asegurado Zubizarreta, quien ha alertado de la alta temporalidad que existe en la Educación, un problema «estructural» que la ley no recoge.

También ha indicado que los trabajadores de la red concertada sufren las consecuencias de un Gobierno que les trata como una «subcontrata barata».

Sindicatos de Educación seguirán movilizándose
Imagen de la manifestación convocada este miércoles por los sindicatos ELA, LAB y Steilas. EFE / L. Rico

Contra la cuotas en la concertada

Las tres centrales reclaman que la futura ley tenga como eje la escuela pública, que prohíba a los centros concertados cobrar cuotas, que garantice que la competencia para determinar el curículum vasco es de Euskadi y que establezca un modelo de aprendizaje basado en la inmersión del euskera.

También que la ley establezca un «marco de publificación» de centros privados, afronte la segregación e incluya inversiones y recursos suficientes, además de garantizar el empleo y las condiciones laborales adecuadas.

El Gobierno Vasco ha mantenido que esta huelga «no se entiende» y que los tres sindicatos, que suman mayoría entre los trabajadores de la escuela pública vasca, han optado por la «presión» en lugar de por la «negociación» con el fin de que EH Bildu y Elkarrekin Podemos, que respaldaron el pacto educativo sobre el que se desarrolló el anteproyecto, se replanteen su postura.

El Ejecutivo autonómico tenía previsto dar luz verde al proyecto de Ley Vasca de Educación en el último trimestre de este año, pero ayer anunció que se retrasa hasta los tres primeros meses de 2023.