Una nueva tecnología permitirá fabricar calzado de seguridad más seguro

Pilar Mazo

Logroño, (EFE).- El Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja (CTCR) trabaja en el desarrollo de una novedosa tecnología, que permitirá fabricar calzado profesional más seguro, al conseguir una mayor adhesión o resistencia de la suela al deslizamiento y agarre, y cuya técnica también se aplicará a guantes profesionales.

El proyecto, cofinanciado con fondos del Gobierno de La Rioja y del FEDER, permitirá obtener sus resultados a mediados de este año para transferirlos a la industria y fabricar materiales avanzados, que aporten nuevas prestaciones en protección y sostenibilidad, ha informado a EFE el director de I+D+i del CTCR, Javier Cortés.

Esta tecnología, que une el uso de materiales avanzados, con robótica y visión artificial, también permitirá incrementar la adhesión de los guantes de uso profesional, a través de un agarre superior, cuyo uso proteja a máximos niveles de cualquier objeto punzante o cortante, ha explicado Cortés.

Con ello, ha precisado, se conseguirá dar solución a un gran problema actual en la fabricación de varios tipos de Equipos de Protección Individual (EPIS), que es el uso de compuestos halogenados contaminantes en el sector del calzado y sustituirlos por esta nueva tecnología, que no solo permite sustituir el proceso, sino mejorar las propiedades finales y automatizar un proceso de fabricación muy complicado en el sector.

TECNOLOGÍA PUNTERA

El proyecto, ha informado, utiliza la tecnología de plasma polimerizaión atmosférica, que consiste en «un haz de luz de iones, que generan una energía muy grande, y que, al contactar con un material, en este caso, el caucho o la goma de la suela del calzado, permite modificar sus propiedades y mejorarlas de manera considerable».

«Aplicada esta tecnología también sobre los textiles de un guante de uso profesional -ha subrayado- permite también modificarlo y dotarlo, en este caso, de una mejora de la adhesión, de manera que el usuario final va a poder trabajar, agarrar y, en definitiva, utilizar esos guantes de una manera más segura y más eficiente».

El alcance científico de este proyecto reside en la combinación de todo este procedimiento, de uso de materiales avanzados, con a la robótica y un sistema de visión artificial, que permite el escaneo automático de los guantes y de las suelas.

Al combinar todas estas tecnologías se consigue determinar, de forma automática, dónde hay que aplicar directamente el plasma para conseguir el resultado final, ha informado.

De forma adicional y no menos importante, ha recalcado, esta tecnología tiene un impacto medioambiental, dado que se dejan de utilizar compuestos tóxicos halogenados con el beneficio que ello tiene para la sociedad y el medio ambiente.


NOVEDAD PARA EL CALZADO DE SEGURIDAD

En la actualidad, no existe nada en el mercado en el sector del calzado con características similares a este proyecto, ha explicado Cortés.
«Hay otra serie de tecnologías que pudieran aplicarse, pero no con los beneficios y con las ventajas que conlleva esta tecnología, tal cual como se está actualmente desarrollando en el CTCR»,centro ubicado en Arnedo -ciudad del calzado-, ha detallado.

Una vez finalizado el proyecto, el CTCR lo explotará mediante patente y venta de licencias a las empresas interesadas para poder adoptar sus procesos productivos al nuevo proceso desarrollado por este Centro y lograr que sea totalmente personalizado a cada empresa.

«En el caso concreto del calzado -ha precisado- la empresa interesada en este proyecto tendría que cambiar su proceso de pegado del corte con la suela por la tecnología que estamos desarrollando».

TECNOLOGÍA COMPETITIVA

Según Cortés, se trata de un importante avance en la fabricación de nuevas o mejoradas propiedades del calzado de seguridad, que permitirá a las empresas que adquieran esta nueva tecnología posicionarse en el mercado con un valor añadido y diferenciarse de la competencia.

En este proyecto, «no solo trabajamos en una mejora de propiedades de impacto medioambiental, sino que, a la vez, se digitaliza y automatiza la industria del calzado con todos los beneficios que ello conlleva», ha indicado.

El proyecto se desarrolla con parte de sus 120 socios nacionales, europeos y regionales, que «nos permiten transferir esta tecnología y aplicarla a la sector del calzado y el textil» y ya hay empresas interesadas en adquirir esta tecnología, pensada para su uso al mercado.

Cortés ha recordado que el calzado de seguridad tiene una normativa regulatoria, que exige superar para poder introducir cualquier calzado o guante de uso profesional en el mercado.

Uno de los aspectos más limitantes del calzado de uso profesional -ha explicado- es el deslizamiento; es uno de los parámetros más críticos y que todos los fabricantes de calzado de uso profesional buscan siempre mejorar e incrementar.

SEGURIDAD LABORAL

Desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales, esta tecnología va a permitir un entorno laboral más seguro y sostenible con el medio ambiente, ha precisado Cortés.

Al fabricar suelas y guantes más seguros, ha dicho, se evitarán accidentes laborales de los usuarios finales de estos artículos.

Además, esta tecnología también constituye un avance en la prevención de riesgos en el proceso de fabricación, al quedar totalmente semiautomatizado, ha precisado.

La Rioja, ha informado, es una de las regiones con mayor cantidad de fabricantes de calzado de uso profesional; es un referente en España y Europa y los socios del subsector de calzado de uso profesional del CTCR plantearon la necesidad de desarrollar nuevos materiales para mejorar el deslizamiento. EFE