Vilagrà apela a la responsabilidad a PSC y JxCat para pactar ya los presupuestos

Barcelona (EFE).- La consellera de Presidencia, Laura Vilagrà, ha pedido «responsabilidad y sentido común» a PSC y JxCat para cerrar de una vez un pacto presupuestario, si bien ha sido tajante al asegurar que proyectos como el Hard Rock, la B-40 o el aeropuerto de Barcelona quedan totalmente «fuera» de la negociación.
En una entrevista con EFE en el marco de las negociaciones para los presupuestos de 2023, la número dos del Ejecutivo ha hecho un «llamamiento» a esas formaciones para que sean conscientes de que a Cataluña le convienen cuentas nuevas «lo más pronto posible».
Ya no solo para atender a las urgencias de la ciudadanía, ha planteado, sino también por una cuestión «práctica y de ejecución de presupuestos, ya que cuantas más semanas pasen, menos meses tendremos para ejecutarlos».
«Nuestro objetivo es que pudiéramos tenerlos lo máximo de rápido posible. Creemos que en días se podría cerrar este acuerdo presupuestario, porque hemos avanzando en la inmensa mayoría de propuestas. Ahora quedan aspectos concretos en los que no hay acuerdo y que podremos ir concretando en próximos días. Nada debe hacer esperar esta cuestión», ha sugerido.
Para Vilagrà, el Govern pondrá todo de su parte para que «en el primer pleno» del Parlament de la próxima semana se pueda empezar a tramitar los presupuestos, siempre que haya un acuerdo cerrado antes, con la aspiración de que sea un pacto «a cuatro». «Por nosotros no quedará», ha expresado.
«No contemplamos la idea de que no haya un acuerdo y llevar los presupuestos al Parlament sin que haya un acuerdo -ha señalado-. Creemos que no hay ningún escollo ni obstáculo importante que no pueda hacer posible que llevemos las cuentas pronto».

La consellera Laura Vilagrà durante la entrevista con la Agencia EFE. EFE/Quique García


Es por ello que ha apelado directamente a PSC-Units y a JxCat para apremiarlos a cerrar ese pacto inminente: «Apelamos a la responsabilidad y el sentido común para aprobarlos lo máximo de rápido posible y ejecutar el máximo posible de partidas. No tendría sentido que se aprobaran en marzo y ejecutar solo 9 o 10 meses».

Las condiciones del PSC, «fuera» de la negociación


Preguntada sobre si el Govern se abriría a estudiar los proyectos que el PSC reclama desbloquear, como el complejo del Hard Rock, la ampliación del aeropuerto de Barcelona o el Cuarto Cinturón del Vallès, Vilagrà ha admitido que son cuestiones «importantes», pero de gran «complejidad».
Ha recalcado que se trata de cuestiones «extrapresupuestarias», por lo que ha exigido que se «aparten» de la negociación: «Por responsabilidad y coherencia, hay que cerrar una negociación presupuestaria que llega a la recta final. No quiero desmerecer esos temas, pero deben quedar fuera de la negociación del presupuesto».
Y es que Vilagrà, que está implicada directamente en las negociaciones junto a la consellera de Economía, ha insistido una y otra vez en reclamar a esa «responsabilidad» a los socialistas para «no centrarse» en dichos proyectos, sobre los que el Govern «tiene propuesta, pero las pondrá sobre la mesa cuando toque».
Para la dirigente de ERC, se trata de cuestiones que no se solucionarán «en pocos días», sino que requieren de trabajos técnicos, exigencias medioambientales y consensos territoriales; en cambio, sí ha apostado por abordar el traspaso de Rodalies «lo más rápido» posible, porque afecta al día a día de los catalanes.

«Esperamos que Junts pueda aprobar los presupuestos»

Por último, ha celebrado también los «avances» y la cincuentena de acuerdos con JxCat. «Hemos planteado cuáles deben ser las prioridades y temas estrella que hagan que JxCat pueda aprobar estos presupuestos. Somos optimistas. Esperamos que Junts pueda aprobarlos», ha confiado.
Sobre la escuela concertada, uno de los ámbitos para los que JxCat reclama partidas, Vilagrà ha explicado que «el sistema catalán es uno, aunque haya una parte pública y una concertada», por lo que se ha mostrado partidaria de garantizar su «viabilidad» en un contexto de «incremento de precios energéticos».
«No está acabado de cerrar -ha matizado-, pero lo estamos negociando por un tema de lógica, de garantizar la sostenibilidad de una escuela que está dando un servicio público».