El panadero Juanma Moreno Pacheco en su obrador de Algatocín (Málaga), que repite como cabeza de lista y que triunfa como distribuidor de pan en la Costa del Sol y a nivel internacional, pretende dar un vuelco histórico, como ya hizo Juanma Moreno en Andalucía, y alcanzar la alcaldía de Benadalid, que nunca ha sido gobernada por el PP.EFE/Jorge Zapata.

El otro Juanma Moreno: el panadero candidato a alcalde en Benadalid (Málaga)

Montserrat Martínez I Málaga, (EFE).- El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (Bonilla), tiene un tocayo que también cuenta en su haber algunos logros históricos, Juanma Moreno (Pacheco), considerado uno de los 80 mejores panaderos de España, que ahora aspira alcanzar la alcaldía de Benadalid (Málaga) por el PP.

Este maestro panadero, que repite como cabeza de lista y que triunfa como distribuidor de pan en la Costa del Sol y a nivel internacional, pretende dar un vuelco histórico, como ya hizo Juanma Moreno en Andalucía, y alcanzar la alcaldía de Benadalid, que nunca ha sido gobernada por el PP.

En una entrevista con EFE, Moreno Pacheco asegura que está “seguro de que los vecinos de Benadalid sabrán valorar la garantía de gestión y progreso que supone el PP frente al “estancamiento histórico que les ha supuesto las políticas de izquierda”.

A por el doblete

“Queremos que la Serranía de Ronda avance y que no se quede descolgada del ritmo de transformación que está viviendo toda la provincia de Málaga de la mano de gobiernos populares y del Gobierno andaluz de Juanma Moreno”, señala el panadero aspirante a alcalde.

El candidato recuerda que Juanma Moreno consiguió un amplio respaldo de la población a sus políticas reformistas y su acción de gobierno en materias como la sanidad, la educación y las políticas sociales, y que él quiere también transformar su municipio. “Si soy alcalde no gano yo, gana el pueblo”, asegura.

“Soy un hombre de verdad, como mis panes. Siempre me estoy marcando retos y qué mejor para los vecinos de Benadalid, para que tengan una mejora de la atención sanitaria, arreglos en la infraestructura, crear una escuela de música, recuperar antiguas tradiciones y fiestas y poner al municipio en el punto de mira del turismo como antiguamente”, detalla.

Explica que antes de presentarse en Benadalid ya consiguió junto a su equipo dar un vuelco electoral en otro municipio malagueño, el vecino Algatocín, donde tiene su obrador. Este pueblo siempre estaba gobernado por los socialistas, hasta que ganó el PP para “llevar el progreso y cambiar” la localidad, señala.

Ahora espera que esta ola de cambio llegue a Benadalid, donde considera que hace falta un cambio en temas como el medio ambiente, el empleo, la economía y la gestión municipal.

Moreno Pacheco recuerda que el PP de Málaga atesora “muchos logros históricos”, algunos desde el ámbito municipal, como tener el alcalde más votado en España: José María García Urbano, en Estepona. La conquista más reciente, sin embargo, apunta, se firmó el pasado verano en San Telmo, con esa mayoría absoluta lograda por Juanma Moreno en las elecciones autonómicas.

Campaña de “marca personal”

Como el presidente andaluz, Moreno Pacheco está casado y es padre de tres hijos, tiene un discurso que busca construir siempre desde la moderación, alejando la bronca política, se apoya en todo su equipo y su nombre de pila es la marca personal a promocionar. Ocupa la parte central de los carteles y, en una pequeña esquina inferior, aparece el logo del PP.

Esta estrategia no es nueva para los populares, pues ya lo hicieron el líder del partido, Alberto Núñez Feijóo, en la última campaña gallega y el presidente andaluz.

Moreno Pacheco regenta la panadería Pan Piña en Algatocín y además de ser uno de los mejores panaderos de España puede presumir de haber hecho el pan artesano más grande del mundo, que entró en el Libro Guinness de los Récords, una pieza de 10 metros de largo, unos 60 centímetros de ancho y 287 kilos.

Cuenta con más de 170 referencias distintas de pan, ha elaborado el más caro del mundo, un producto que lleva oro y plata en polvo, y que tiene enamorado al mercado árabe, ruso y chino con sus productos. EFE