El niño Oliver llega a Barcelona para operarse de un tumor cerebral

Barcelona (EFE).- Oliver, el niño de dos años y medio que tiene un tumor cerebral, ha llegado este miércoles a Barcelona en un avión medicalizado procedente de Cancún (México) para ser operado por un equipo médico del hospital Sant Joan de Déu.

El avión, cuyo vuelo cuesta alrededor de 200.000 euros y que ha pagado un empresario español que prefiere mantener el anonimato, ha llegado a Barcelona pasadas las 11 de la mañana y en él viajaban el pequeño y su madre, Lena.

Acto seguido, a Oliver se le traslada a Sant Joan de Déu, donde ya está ingresado para la preceptiva valoración médica, han informado fuentes de la familia del menor.

Los padres del niño, que residen en México, lo llevaron al hospital en ese país el pasado 13 de octubre al notar que le costaba andar, estaba apático, débil y había perdido el apetito.

Oliver empeoró en cuestión de días

Allí le realizaron varias pruebas diagnósticas que concluyeron que Oliver tenía un tumor cerebral en la fosa posterior y también hidrocefalia, es decir, acumulación de una cantidad excesiva de líquido cefalorraquídeo en el cerebro.

El estado de Oliver empeoró notablemente en cuestión de días, hasta el punto de que dejó de comer, hablar y caminar, por lo que el pasado miércoles le extrajeron de urgencia el líquido que presionaba su cerebro y le hacía perder funciones cognitivas.

Sin embargo, el hospital mexicano en el que estaba ingresado Oliver no se atrevía a extirparle el tumor y le daba «entre quince días y un mes de esperanza de vida».

oliver
El malagueño Alejandro Romero, padre del pequeño Óliver, el niño de dos años y medio que tiene un tumor cerebral, atiende a los medios para comunicar que el niño ha llegado este miércoles a Barcelona en un avión medicalizado procedente de Cancún (México) para ser operado por un equipo médico del hospital Sant Joan de Déu. EFE/Marta Pérez

Al conocer su caso, el hospital Sant Joan de Déu de Barcelona se puso en contacto con la familia y se ofreció a valorar a Oliver y a realizar la operación.

El pequeño Oliver, enfermo de un tumor cerebral, ya está ingresado en el Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona para someterse a todas las pruebas pertinentes antes de pasar por quirófano, algo que su padre confía en que pueda llevarse a cabo cuanto antes, con un deseo: «Que se recupere y que se ponga bien».

La operación no será inmediata

En declaraciones a la prensa a las puertas del Hospital de Sant Joan de Déu, Alejandro Romero, el padre de Oliver, ha manifestado su alivio por poder estar ya en Barcelona.

«Estamos bien, contentos de que por fin Oliver esté aquí; él está bien, esperando le hagan todas las pruebas y que mañana nosotros podamos hablar con los neurocirujanos, para empezar lo antes posible», ha destacado Alejandro.

Como el diagnóstico es de otro hospital de otro país, Sant Joan de Déu va a llevar a cabo las pruebas preceptivas para «corroborar toda la información» sobre el tumor, por lo que la operación no será inmediata, ha detallado el padre.

Su deseo es que el pequeño Oliver «se recupere y que se ponga bien», ha resaltado su padre, emocionado.

Sobre el «ángel de la guarda» que ha hecho posible el traslado de Oliver hasta Barcelona en un avión medicalizado, Alejandro ha destacado que es una persona que quiere mantener el anonimato y que, desde el pasado sábado, ha estado «minuto a minuto» al lado de la familia, para analizar e ir solucionando todas las trabas que se han encontrado para poder salir de México cuanto antes. EFE

Edición Web: Luis Ortega