La misión del BIE ve viable la Expo 2027 en Málaga

Málaga, (EFE).- La delegación de la Oficina Internacional de Exposiciones (BIE, por sus siglas en francés) encargada de analizar las cinco candidaturas para la Expo 2027, ve viable la opción de Málaga al ser «una ciudad completa y reúne todas las cualidades» para organizar el evento.

La implicación de la sociedad civil y su hospitalidad, la infraestructura existente, su capacidad de atracción como destino turístico, el clima, y el consenso en torno a la propuesta (La era urbana: hacia la ciudad sostenible), son algunos de los aspectos que han destacado los representantes de la delegación como fortalezas de Málaga.

El presidente del comité ejecutivo del BIE, que ve viable a Málaga, Alain Berger, y el secretario general del organismo, Dimitri Kerkentzes, han comparecido en conferencia de junto al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre y el director general del Ayuntamiento para la Expo, Jerónimo Blasco.

Un potencial que impresiona

«Cuando se ve el potencial de Málaga, uno queda impresionado», ha afirmado Berger, quien ha elogiado la «localización estratégica» de los terrenos en los que se ubicaría la Expo -en la zona de Campanillas-, y ha calificado de «excelente» el concepto de anillo porque permite que los trayectos sean relativamente cortos.

El presidente de la Oficina Internacional de Exposiciones (BIE, por sus siglas en francés), Alain Berger (2d), organismo encargado de analizar la candidatura de Málaga para la Expo 2027, junto al alcalde de la capital malagueña, Francisco de la Torre. EFE/Jorge Zapata.

Tras destacar la experiencia que tiene España en la organización de grandes eventos, ha señalado: «no hay nada que nos eche hacia atrás», si bien no ha querido entrar en comparaciones con las otras candidaturas.

Berger ha dicho que han sido «muy bien acogidos» en Málaga y Madrid, donde han mantenido diversas reuniones, una de ellas con el rey Felipe VI, en la que pudieron comprobar que «al más alto nivel del país todo el mundo está a su favor (del proyecto)».

Por su parte, el secretario general de la Oficina de Exposiciones ha subrayado la «enorme implicación» de la sociedad civil como uno de los «puntos fuertes» de la propuesta, ya que es «vital para el éxito de cualquier Expo».

Todas las infraestructuras necesarias

Además, la BIE ve viable la opción de Málaga al tener «toda la infraestructura necesaria para este evento», por lo que «se pueden centrar en el valor de los mensajes», ha indicado Kerkentzes, que ha ensalzado el dinamismo turístico de la ciudad: «ya tiene visitas suficientes para tener una Expo a rebosar».

El tema elegido tendrá «un impacto increíble» en las ciudades, ha opinado Kerkentzes, que ha ensalzado la «hospitalidad malagueña», porque «una Expo es reunir el mundo en un momento en el tiempo», y por ello esta amabilidad es «esencial».

La misión del BIE, que elaborará un informe para que los delegados de 170 países tomen su decisión sobre la sede ganadora, culmina este viernes su visita de cinco días a España -tras su paso por Madrid- para evaluar la candidatura de Málaga, que compite con las de Argentina, Estados Unidos, Serbia y Tailandia.

Hasta la fecha, esta delegación ha visitado todas las candidatas menos Bloomington (Minnesota, EEUU), adonde se desplazará la próxima semana.

El trabajo de los embajadores

«Queda el trabajo que tienen que hacer los embajadores» para la difusión de la candidatura entre los países, ha manifestado el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que concibe la Expo como una «oportunidad para el mundo» y abierta a universidades, empresas, centros de investigación y organizaciones ambientales.

Málaga deberá defender su propuesta en las asambleas de la Oficina Internacional de Exposiciones del próximo noviembre, y junio de 2023, fecha en la que se anunciará la ciudad elegida.

Su candidatura tiene de fondo los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU para 2030 y plantea la reflexión en torno al desafío de hacer compatibles el crecimiento demográfico y el desarrollo urbanístico con la protección del medio ambiente y la mejora de la calidad de vida de los residentes en las ciudades.

De resultar ganadora, tal y como la BIE ve viable, la Expo se celebraría del 5 de junio al 5 de septiembre, un periodo en el que recibiría unos 7,5 millones de visitas, según los cálculos de los promotores del evento, que supondría un coste de 859 millones de euros, incluidos los gastos e inversión necesaria para construir el recinto. EFE

Edición Web: Luis Ortega