El Tenerife Espacio de las Artes (TEA) se ha adelantado a la celebración el próximo año del centenario del Manifiesto Surrealista con una muestra del tinerfeño Óscar Domínguez, que ocupó un destacado papel en esta corriente artística. EFE/ Alberto Valdés

Una muestra sobre Óscar Domínguez como adelanto del centenario del Manifiesto Surrealista

Santa Cruz de Tenerife (EFE).- El Tenerife Espacio de las Artes (TEA) se ha adelantado a la celebración el próximo año del centenario del Manifiesto Surrealista con una muestra del tinerfeño Óscar Domínguez, que ocupó un destacado papel en esta corriente artística.

La exposición toma el lema “Óscar Domínguez. La conquista del mundo por la imagen”, de la publicación colectiva más celebre de este grupo que vio la luz en 1942 y en la que Domínguez desarrolló la teoría de la petrificación del tiempo.

El título aspira a abarcar una trayectoria que puede concebirse como un intento de conquistar y representar al mundo a través de imágenes vertiginosas e irracionales extraídas de sueños, tal y como marcaban la reglas del Surrealismo.

La muestra en el TEA reúne 70 obras del autor tinerfeño y una treintena de diferentes creadores como, Manolo Millares, André Breton o Maribel Nazco, entre otros.

La exposición se centra en el que está considerado el período más creativo de Domínguez, que se sitúa a finales de los años treinta y comienzos de los cuarenta del siglo pasado, y frente a las otras seis organizadas por el TEA sobre el autor, tiene como novedad que se han logrado reunir más de una decena de obras inéditas.

Las de este grupo proceden de colecciones particulares y préstamos de instituciones españolas, entre las que destacan el “Drago de Canarias” y “Cueva de Guanches”.

La exposición tiene como objetivo que los visitantes puedan redescubrir a un autor que quedó fascinado por el mundo onírico y visionario del movimiento surrealista.

Los organizadores advierten que no se trata de una muestra antológica, sino de un conjunto de trabajos lo suficientemente completo como para que los visitantes comprueben el alcance del legado creativo del autor.

La exposición permanecerá abierta desde hoy viernes hasta el 29 de octubre y podrá visitarse de forma gratuita todos los días entre las 10:00 y las 20:00 horas.

En el futuro está prevista la publicación de un catálogo y de forma paralela durante estos seis meses en los que permanecerá abierta, se llevará a cabo un ciclo de conferencias, motivo por el que es considerada la antesala del centenario del nacimiento de este movimiento que tendrá lugar el próximo año.

El talento del creador tinerfeño es equiparado por algunos críticos a pintores como Dalí o Miró, referentes principales del Surrealismo español.

Domínguez nació en La Laguna pero parte de su vida transcurrió en las plantaciones que su familia tenía en Tacoronte, aunque a partir de 1927 comenzaron a ser más frecuentes sus visitas a París, que en 1936 se convertiría en residencia definitiva hasta su muerte en 1957.

Su principal contribución al mundo del arte del siglo XX fue la invención de la decalcomanía, una técnica que consiste en pasar de un papel a objetos de madera, porcelana o seda imágenes coloridas, y que es considerado uno de los procedimientos más emblemáticos del automatismo gestual.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, ha indicado en a presentación de la muestra que no había resultado sencilla su organización, y ha lamentado no haber podido finalmente adquirir la obra ‘Máquina de Coser’, por la que llegaron a pujar.

Martín está convencido de que la exposición permitirá que los tinerfeños se acerquen a un autor que resulta aún bastante desconocido en su propia isla.

El director artístico de este espacio, Gilberto González, agradeció la colaboración de otros enclaves como el Museo Reina Sofía y de coleccionistas particulares, entre los cuales se encontraba en el acto uno de los representantes de la familia, para poder realizar una muestra lo más completa posible.

El comisario de la muestra, Isidro Hernández, ha resaltado el papel de Óscar Domínguez en un movimiento fundamental en la historia del arte reciente, y que aún quedan muchas obras por ser descubiertas.

El vicepresidente del Cabildo, Enrique Arriaga, se ha mostrado orgulloso de haber podido participar en este proceso que concluye en la exposición inaugurada hoy y que ha calificado como “complicado”.