Ingresan en prisión dos miembros de una red que traficaba con menores inmigrantes

Santa Cruz de Tenerife, 13 sep (EFE).- Dos personas han ingresado en prisión como presuntos líderes de una red que, a cambio de dinero, facilitaba documentación a menores inmigrantes no acompañados para su traslado a la península desde Canarias, ha informado este martes el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

Otros siete presuntos integrantes de la organización están en libertad provisional con obligación de comparecer en sede judicial cada quince días, investigados todos ellos por «delitos contra los derechos de los extranjeros con ánimo de lucro en el seno de una organización criminal y falsedad documental», según el auto de la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de La Laguna.

Esta organización criminal, que cuenta con «una estructura compleja» y que ha sido investigada durante varios meses hasta que se ha procedido a realizar las detenciones la semana pasada, se dedicaba a lucrarse trasladando a la península desde Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote a menores tutelados en centros de las islas utilizando documentación de terceras personas, según los indicios.

Entre los presuntos implicados hay dos personas que actuaban como líderes, captadores y «pasadores» de los menores, seis que facilitaban los pasaportes y dos que reservaban los vuelos, según el auto judicial.

Según la Policía Nacional, cobraban unos 1.000 euros a los menores tutelados o a sus familias por llevarlos con documentación ajena a Alicante, Málaga, Valencia y Barcelona.

La denominada «operación Akron» comenzó en enero de este año, cuando una responsable de un centro de menores Puerto de la Cruz (Tenerife) avisó a la Unidad contra las Redes de Inmigración Ilegal (UCRIF) (UCRIF) de que había personas que contactaban con internos para convencerlos de que les podían facilitar documentación de sus países de origen para abandonar la isla y viajar a la península ibérica.

El 8 de febrero desaparecieron dos menores del centro de Puerto de la Cruz y la responsable del centro confirmó a la Policía que sus cartas de identidad seguían allí, por lo que se sospechó que tenían intención de trasladarse a la península con documentación falsa.

Posteriormente, los dos menores ingresaron en un centro de menores de Valencia, y manifestaron que habían volado desde Tenerife hasta Málaga con documentación de otras personas.

Otro menor llegado desde Lanzarote al centro valenciano manifestó que había viajado de forma similar.

El 6 de marzo, otros dos menores desaparecieron del centro de Puerto de la Cruz y fueron localizados al día siguiente en el aeropuerto Tenerife Norte cuando intentaban volar a Málaga con pasaportes y tarjetas de embarque a nombre de otras personas.

Las fugas de menores del centro de menores de Puerto de la Cruz prosiguieron y la siguiente se detectó el 24 de marzo, aunque el chico, de 16 años y nacido en Marruecos, fue interceptado en Tenerife Norte cuando iba a embarcar hacia Barcelona con documentación ajena.

Las pesquisas posteriores permitieron detectar durante varios meses nuevas fugas de menores de centros de Canarias, algunos de los cuales fueron interceptados en aeropuertos cuando pretendían volar con pasaportes facilitados por la organización.

La Policía Nacional ha averiguado que la misma documentación con que iban a viajar estos menores era utilizada en diversos vuelos con destino a la península y con origen de Gran Canaria, Lanzarote y Tenerife, en ocasiones con diferencia horaria y con los menores siempre acompañados por un «pasador». EFE